¿dónde está el interruptor de la oscuridad? quiero bañarme en tu luz

elinterruptor preparando la noche de halloween, mi portal está poblado de calaveras, telarañas y brujas. Es el tercer año en el que disfruto de esta festividad americana en mi nueva casa. Abro la puerta y casi me cago de miedo al encenderse la luz, si no fuese por la agradable presencia de un grupo de enanos que juegan en la planta baja junto al ascensor, corre para alante, corre para atrás, sobre sus patines. Ellos no tienen miedo, están jugando. Y además, cómo se van a asustar, si ellos mismos han preparado el teatro para el cada vez más conocido «truco o trato».

Pienso en qué se encuentra detrás de esa expresión tan vulgar utilizada un poco más arriba: «cagarse de miedo». Para ello, busco en el archivo de la memoria, y me acuerdo de dos películas épicas, de esas que nos gustan a los hombres (esto es género) y a la gente menor (niños y niñas de cualquier edad). Me refiero a «Harry Potter» y a «el Señor de los Anillos». Si te fijas, las dos películas comparten un trasfondo. En las dos, la personificación del mal es muy clara, por medio de lord Voldemort y el ojo de Sauron.

La energía del mal es tan potente que pasan a ser figuras que es mejor no nombrar (innombrables / mejor no repetir su nombre) y mejor no ver (no encararlas / no hacerles frente con la mirada).

En nuestra vida, la energía del mal se hace presente cuando tenemos la vibración energética más baja posible. Esa energía que todos conocemos y tiene un nombre común: el miedo.

Rectifico este extremo en todas mis fuentes de conocimiento. Entre ellas, la última, el libro que me ha regalado Rocío este viernes pasado: «Manifiesta tus deseos», de los autores de «Pide y se te dará», libros en los que nos explican la teoría de la atracción. En este libro, que habla de energía, el ranking de emociones, empezando por el

1. Alegría / conocimiento / poder personal / libertad / amor / aprecio,

termina en el

22. Temor / desconsuelo / depresión / desesperación / impotencia.

Amor en el top 22 como vibración más positiva, y su contrario, que no es el odio, sino el temor, puntuando bajo que te mueres en el ranking.

La luz se apaga en el portal y me encuentro sumido en el pánico. El temor, ese otro nombre del miedo, la imagen de lord Voldemort y el ojo de Sauron se hacen presentes, y busco el interruptor de la luz.

Como está escrito en «manifiesta tus deseos»

no puedes entrar en una habitación muy iluminada y empezar a buscar el «interruptor de la oscuridad». No podrás encontrar un interruptor que la inunde para tapar la luminosidad; en todo caso encontrarías un interruptor estropeado que no pudiera dar la luz, pues en ausencia de luz hay oscuridad. Del mismo modo, no hay fuente del «mal», pero podría haber una resistencia a aquello que crees que es Bueno, como tampoco hay una fuente de enfermedad, sino una resistencia al Bienestar natural.

Con la luz ya encendida, el día prendido, y los fantasmas en fuga, comienza otro día.

elinterruptormon   Así lo vimos…

Me voy a acostar cuando aparece Carlos por skype, y me regala un texto de Goethe, ese autor que no me acuerdo si es de la generación del 98 o del 27, ah, no, que éste es alemán,

Johann Wolfgang von Goethe

y que sabía bastante del interruptor de la luz:

«Hasta que uno no se compromete, está la duda, la posibilidad de retroceder, siempre sin provecho. Por lo que se refiere a todos los actos de iniciativa (y de creación), hay una verdad cuya ignorancia mata un sinnúmero de ideas así como espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete de veras la Providencia también actúa.

Para ayudar a uno, ocurren todo tipo de cosas que, sin decisión, no ocurrirían jamás. Toda una corriente de acontecimientos se desprende de la decisión, provocando, a favor de uno, todo tipo de incidentes imprevistos, encuentros y ayuda material que nunca nadie hubiera soñado que sucederían.

Cualquier cosa que puedes soñar que puedes hacer, empieza a hacerla.

El atrevimiento conlleva genio, poder y magia.

EMPIEZA AHORA«.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en 4 elementos, autores, espíritu, Mikel y etiquetada , , , por mikeloecorazon. Guarda enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

1 comentario en “¿dónde está el interruptor de la oscuridad? quiero bañarme en tu luz

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s