Emilio Botín se hace presente en la última cena

emiliobotinDesde hace un año (creo que con la última reunión ya son 13 meses) me reúno con un grupo de amigos a cenar el segundo miércoles de cada mes en un txoko, ese lugar, sagrado para los vascos, en el que el hombre se resguarda de su mujer. En ese recóndito espacio se da una transformación maravillosa. El hombre sabe cocinar, y no sólo sabe, sino que además cocina. El hombre sabe servir la mesa, y no sólo sabe, sino que además la sirve. El hombre sabe fregar, y no sólo sabe, sino que además friega.

Y el hombre, y esta contribución se la debemos a Joserra (porque los vascos cuando nos reunimos y tomamos dos tintos acabamos las reuniones cantando, “el vino que vende Asunción, no es blanco ni es tinto ni tiene color”, “boga, boga, marinela”, y toda esa  retahíla), además de tener ideas y pensamientos, que tener las tiene, aunque a veces no lo parezca, las expresa, y surgen en ese proceso entes nuevos, pensamientos elaborados, monstruos divertidos.

Alguien piensa que el hombre, además, tiene emociones. Pero esa es una teoría que no está probada, y vamos a tener que seguir experimentando. No hay pruebas concluyentes al respecto, y no podemos aventurar respuestas a esta intriga por ahora, por lo que, para empezar, queda apuntado que el hombre puede cocinar, poner la mesa y quitarla, y entablar una conversación amigable sin agarrarse a mamporrazos y sin insultar.

Nuestro txoko lleva el nombre “a la sal”, y es un invento reciente. No nos caracterizamos todavía por la exquisita logística, ni por la complejidad de los menús. Como ejemplo, lo que nos ha pasado de vuelta de vacaciones. íbamos a hacer un proceso sencillo de plancha de animales del mar, chicharros, sardinas, antes de que se acabe la temporada, quizás algo de atún, hasta que nos dimos cuenta de que la plancha estaba en Segovia. Y como sin plancha (el hombre parece que también sabe planchar) es muy difícil, finalmente cambiamos el menú. Yo propongo hacer una ensalada y unos chipirones en su tinta. Y me ofrezco voluntario. El chipirón no es difícil de hacer, antes al contrario, lo que es terrible es limpiarlo, pero a lo mejor de eso hablamos luego, más de 2 horas limpiando chipirones es algo que no se me va a olvidar fácil. Este miércoles la cena coincide con el partido de basket España-Francia, con resultado hoy tan conocido como adverso, la puntilla para una generación de oro que no supo ganar su torneo en casa, y no llegó tampoco al bronce.  Como Joserra y otro par de compañeros son muy de basket (el hombre sabe jugar al basket, y le encanta la tele), se mueve una propuesta de cambiar el miércoles por el jueves, de cambiar la comida a la tercera semana, y una contrapropuesta para cenar el martes. Finalmente cenamos, como única excepción en estos 13 meses, un martes, el  09 de Setiembre de 2013.

A la cena asiste Antonio por primera vez, un nuevo socio de “a la sal” para cubrir una baja de un compañero. Se sienta en la cabecera de la mesa. Con tupida barba y pelo largo, joven, Antonio podría ser el doble de Jesucristo. A su alrededor 10 compañeros. María Magdalena y Judas han salido a hacer unos recados y todo parece indicar que esta noche se pierden la cena.

Empezamos con las quiches que ha hecho Carlos, otra vez me pierdo cómo se hacen, porque es difícil estar en misa y repicando (a los hombres se nos da muy mal hacer dos cosas a la vez, ya sea los chipirones y aprender cómo se hace una quiche, el sexo y la lista de la compra, conducir y hablar por teléfono, pintarnos las uñas y poner orden entre los niños, un desastre), y que están muy ricas.

Y seguimos con los chipirones, que se han convertido en un juego. Como no me gusta hacer la comida como si fuera rancho (en la mili, los que la hicieron, algo aprendieron), me he traído de casa un juego de sartenes y una cacerola, y he preparado cuatro guisos de chipirón. Vamos a jugar a cuál te gusta más. El 1 es un invento en el que añado a la receta tradicional un poco de fruta (melón y piña) y queso. El 2 es una variante de materia prima, pota en vez de chipirón. El 3 otra variante, jibia en vez de chipirón, y el 4 chipirón chiquitín.

Terminamos la cena, los postres, este primer juego, y Antonio, tras revisar el estado económico, cómo no, de la asociación, y las últimas noticias, nos propone una conversación.

El tema de hoy va a ser la prosperidad. Enrique se queja, ¿es eso un tema? Parece como si un tema de conversación tuviese que ser muy elaborado para ser interesante o para dar desarrollo. La primera respuesta a qué es prosperidad, parece confirmar la duda de Enrique. Prosperidad es una estación metro de Madrid. Yo me acuerdo de una de nuestras dinámicas y entiendo lo que va a pasar. La prosperidad, como palabra abstacta que es, no es nada, al menos hasta que nosotros le dotemos de contenido. A la definición de diccionario siempre le sigue una definición personal, que le da a la palabra contenido, sabor, y a la que asociamos emociones (no está probado en el caso de los hombres). Si ahondamos en el tema, como va a ser el caso, una palabra tan positiva como prosperidad, nos va a llevar a una pregunta, ¿es positiva la prosperidad, o tal vez puede llegar a ser negativa?

emiliobotincirculo

Y te puedes estar preguntando cómo hemos llegado ahí. Muy sencillo. A la prosperidad como metro de Madrid, le sigue una idea, prosperidad como crecimiento, generalmente económico, asociado a un entorno (un pueblo, una comarca, una nación). El concepto de crecimiento lleva asociado dos, el de burbuja económica, por un lado, y el de sostenibilidad. Nos preguntamos qué tanto de ese concepto, prosperidad, es sano, y qué tanto no lo es.

Sin quererlo, el lado material, el lado oscuro de la fuerza, está dominando la conversación. La prosperidad parece ceñirse únicamente a bienes materiales, mayor capacidad de producción, mayores beneficios, y nos estamos desconectando de lo sutil (el desarrollo personal, el conocimiento compartido, el bienestar con mayúsculas, el vivir bien en comunidad, el ser capaces de compartir lo que hay).

Ahí, vuelve a intervenir Antonio, y nos pregunta literalmente. ¿Vosotros creéis que Emilio Botín es una persona próspera? La conversación sigue, y vamos formando todos nosotros un mapa de lo que es la prosperidad. En el mapa de más de un presente se vislumbran las patas de otros conceptos, como compartir. ¿Es más próspero el que más acapara para sí? ¿Es más próspero el que más tiene y ya?

Es la una de la mañana, nos lo estamos pasando bien de nuevo. Una andanada de risas se abre en la noche de Torrelodones. Una persiana que se cierra le sigue. Una voz (la persiana no se ha cerrado, sino que se ha abierto, horror, estamos molestando desde el patio a los vecinos) nos pide que dejemos de hacer ruido. El día siguiente es miércoles, día laborable, el primer día en la vida reciente de Emilio Botín, un día en el que Emilio no irá a trabajar. A pesar de haber cambiado los estatutos del banco para poder seguir trabajando pasados los 72 años, en su nuevo puesto le han dado el día libre. Esa es la noticia buena. En contrapartida, Emilio no se va a llevar nada de las riquezas que ha atesorado en la tierra. Allá donde está se ha quedado con sus obras en vida, con el desarrollo de su ser. Si fue próspero, si fue feliz, si fue poderoso y rico, es una asunto que ya no le tiene que preocupar. Tal vez ocupe un tiempo de la conversación de un grupo de hombres en una cena, rondeando a Antonio, nuevo socio de “a la sal”.

Finalmente, ya hemos recogido y lavado, ni María ni Judas vuelven antes de que nos retiremos a casa. No puedo evitar el pensamiento de que ha sido la última cena de Emilio Botín. Tal vez no nos enteramos y se juntaron a cenar con él.

emiliobotinmon Así lo vimos…

Es miércoles por la mañana. El wasap echa humo para empezar el día, y el grupo se va animando para la próxima cena del txoko, que cuando se celebre también será la última, como ésta, y tenemos fijo nuevos temas de conversación. Una propuesta muy salerosa propone hablar el próximo miercoles (segundo miércoles, ya de octubre) de Esperanza Aguirre. Supongo que el concepto asociado será la esperanza. Otros opinan que es mejor empezar con Mariano Rajoy, en cuyo caso hablaremos de los brotes verdes que no sé por qué me han traído a la cabez la soja, natural o transgénica. O tal vez hablemos del arte de hacer preguntas en vez de implicarse con una respuesta.  El melón de la última cena no ha hecho sino empezar.

En “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos” trabajamos con los valores que se plasman en comportamientos, en un movimiento que asimilamos a traer el azul al verde, bajar el cielo a la tierra. Pero, en contra de los usos y costumbres de empresas de consultoría convencionales, en oé corazón, cómo podemos ser convencinoales con ese nombre, no empezamos con los valores de la organización, sino con los valores de las personas que forman parte del grupo de cuentacuentos.

Permitiendo que la definición de mis valores sea totalmente personal, totalmente mía,  facilitamos que haya una confluencia natural entre mis valores y los valores de la organización en la que trabajo, y a la que doy vida.

emiliobotincirculo2En este proceso de compartir nuestras definiciones de nuestros valores en grupo, trabajamos ese área de confluencia en el que tú eres yo, y yo soy tú, y nos reconocemos.

Emilio, donde quiera que estés, descansa en paz.

chipisalasalmon

estos son mis principios, si no le gustan tengo otros (epílogo de “organizaciones que enCUENTrANy cuentan cuentos”)

GROUCHOGroucho Marx es un genio de la comunicación que, diciendo las cosas del revés, nos ayuda a pensar en las cosas al derecho.

Porque nuestros principios son nuestros, y los tuyos son tuyos. Los de la organización con la que colaboramos, sea cual sea, están ahí escritos. Los de las personas que forman un grupo de cuentacuentos, los vamos descubriendo y afinando, definiendo y matizando en el camino.

En el camino, cosas que parecían distintas, con diferente forma y color, se van acercando.

Tus principios son tus principios, y los míos son los míos. Pero aquí, en vez de hacer un corta y pega, jugamos con plastilina. ¿Me puedes explicar qué es para ti la honestidad? ¿Nos cuentas qué es para ti la transparencia?, ¿y la igualdad?, y vamos haciendo el dibujo de tu honestidad, que, qué curioso, puede ser diferente de mi honestidad. O del dibujo que yo hago de mi honestidad.

Por eso, te esperamos con nuestras plastilinas, con nuestros papeles y lapiceros, con los juguetes y dinámicas que hemos preparado para un camino de ida y de vuelta, un viaje precioso por tus creencias, por tus pasiones, por tus valores, y por las historias y canciones que dan forma a tu vida, y a la organización en la que habitas.

—-

oldamsterdam
Como no queremos ponernos muy místicos ni muy tiernos, acabamos con una trivialidad. Ayer, 08 de Setiembre, tras dejar preparado para su publicación el séptimo movimiento, y pensar ¿y ahora qué?, después de dos reuniones en las que presentamos “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos”, camino de una tercera reunión, hay que ver cómo me gusta el 3, me encuentro una carta en la acera, boca abajo.

Como tengo complejo de barrendero, de vez en cuando retiro un plástico o una lata de la acera (una acción muy sencilla que me enseñó Gidor, ese amigo viejo que me acompaña en la vida, qué regalo, una especie de “deja los sitios un poco mejor de lo que estaban cuando tú llegaste, y si no puedes mejorar busca el empate”), recojo el naipe para tirarlo a la basura. En el reverso una imagen que se me hace conocida. El juego de naipes lo tengo en casa. Debí comprar la misma promoción de quesos hace unos años. Antes de darle la vuelta, como creo en las señales, me pregunto qué naipe se esconde en el reverso (el reverso del reverso es el anverso).

8deoros

Qué curioso. Es el 8 de oros, un naipe difícil de encontrar, porque los juegos de la baraja española van del 1 (el as) al 7, para terminar con la sota, el caballo y el rey. 8 como el movimiento que cierra la presentación, el número que va después del 7, y oros, en referencia a esa historia con la que empieza el cuentacuentos, que no es otra que la de Pegar y pegar. El inicio de esta historia es éste.

Un día me invitaron a una feria en México, supuestamente para presentar una aplicación TIC en una feria orientada a las Pymes. La invitación inicial a participar en un stand en el hipódromo del Distrito Federal, con una apertura solemne por parte del presidente de la República, derivó en un fin de semana en Puebla, en “la ciudad de las ideas”, una feria en la que a todos los ponentes (la mayoría gurús estadounidenses) les invitaron a condensar todo su conocimiento en una presentación de 10 minutos, con la ayuda de un libro que facilita las claves para que una idea sea “contagiosa”, para que una idea “pegue”. Más de una vez he bromeado que es el libro más caro que me he comprado en la vida, ya que me costó un billete de avión Madrid – DF (creo que no hace falta comentar que la feria TIC en el DF fue una ruina).

Como en el movimiento de la lemniscata, el oro que salió por el oro que entra. Mi padre decía que lo barato sale caro. Y me acuerdo de un dicho que cuenta que “el pobre y el mezquino hacen 2 veces el camino”, o en otra formulación, que “el dinero del pobre va dos veces al mercado”.

El 8 de oros trae un regalo este 8 de Setiembre. El libro más caro de mi vida, de vuelta en ese movimiento sin retorno de la lemniscata, que vuelve sobre sus pasos, lleva camino de convertirse en el más barato.

8deorosmonAsí lo vimos …

Y ya que hoy algo hemos contado de valores y de canciones para acompañar el camino, ahí van algunas de las nuestras. ¿Cuántas? Unas cuantas pues, como los oros.

Esta explicación es el epílogo de “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”, como va después del 7 bien podría ser el 8, ese número tan parecido a la lemniscata, el símbolo del infinito, una curva cerrada que vuelve sobre sí misma, sin principio ni final.

los 7 movimientos para entender “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos” se encuadran en la presentación que preparamos para el 23 de Setiembre del 2014 en el centro de innovación del BBVA (el BBVA Innovation Center),  para dar a conocer y compartir la metodología por medio de la cual cualquier organización puede promover una nueva comunicación interna y externa diferente.  Una comunicación nueva desde las personas que dan vida a la organización, desde la autenticidad de sus historias, desde las emociones, desde el corazón.

Si lees este post antes del 23 de Setiembre del 2014, puedes inscribirte a la presentación en la web del centro de innovación del BBVA

Puedes acceder en el siguiente enlace al blog de “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”

desde dónde creamos la realidad por venir (organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos, movimiento 7)

7enanitosTerminamos esta breve introducción de 7 movimientos con el número 7. El número 7 de 7 es muy parecido al 10 de 10. Es el último. De hecho, en éste, como en todos los impares, hemos hecho trampa. ¿Y en los pares?, te preguntarás. Pues también.

El 7 es un número que nos recuerda a los 7 magníficos, a 7 novias para 7 hermanos, a los 7 enanitos de blancanieves, tan bien dibujados por Disney, o a los 7 pecados capitales, tan bien narrados en seven. Si además echamos un vistazo a la wikipedia, nos acordamos de las 7 notas musicales o los 7 días de la semana, ya sabía que se me olvidaba algo.

En lo que a nuestra metodología de comunicación se refiere, el 7, el último en llegar, es uno de los números que más aporta, si no el que más. Tomamos prestado un libro de Miriam Subirana, Indagación apreciativa, escrito conjuntamente con David Cooperrider, padre de este movimiento, y empezamos a estudiar los 10 principios (algo así como los 10 mandamientos) que le dan vida. En el texto del libro de Miriam aparecen 5 principios originales, y 5 principios adicionales, que acaban de conformar la metodología.

Sin entrar a juzgar el texto, empezamos a estudiar los principios, y a agrupar conceptos que se nos hacen cercanos. El resumen, independiente de este texto, y no intencionado, termina con 7 principios, que son los siguientes:

– las imágenes (y las ideas crean),

– las palabras crean

– las historias (déjame que las llame cuentos) crean,

– las preguntas crean,

– las personas crean,

– los grupos de personas crean, y , finalmente,

– el desde dónde hacemos las cosas, crea.

Nota: Si tienes interés en información de detalle, puedes abrir la presentación adjunta en slideshare

7creacionesverde

 

En estos 7 nuevos principios, una división se hace clara. Los 6 primeros y el último. Porque todos los anteriores,  los seis primeros, sea cual sea la creación, en forma imágenes o palabras, historias o preguntas, personas o grupos de personas, pueden trabajar o ser definidos en diferentes “desde dóndes”. Y para resumirlo muy sencillito, en este universo dual, podemos crear desde nuestra luz o desde nuestra sombra (o ausencia de luz). Es por ello que el último principio, aplicable a todos los anteriores, se convierte en el principio fundamental, de vuelta al uno.

Todas las propuestas anteriores, necesarias, no son suficientes si no conseguimos que las personas que participan de esta nueva comunicación, de forma totalmente voluntaria, se posicionen en una comunicación desde su luz. Luz individual que se convierte en luz compartida, que se convierte en un proceso en el que un grupo de personas, redactoras, se convierten en apóstoles de la organización. Personas que son libres en un proceso de comunicación ancha, sin restricciones (o con un número de restricciones muy limitado), desde su responsabilidad personal, desde sus principios, sus pasiones, y sus valores, esos valores que tienen un área de solape muy amplia con los de la organización, coincidencia que se va haciendo más grande cuanto menos forzamos.

YO me reconozco, yo te reconozco, y en el proceso reconocemos nuestro territorio. Un territorio de caza para el que sea cazador, de cultivo para el agricultor, de paseo para el montañero, y de juego para la niña.

7enanitosmon   Así lo vimos…

10 principios que se convierten en 7, para terminar 7 movimientos , todos ellos magníficos.

los 7 movimientos para entender “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos” se encuadran en la presentación que preparamos para el 23 de Setiembre del 2014 en el centro de innovación del BBVA (el BBVA Innovation Center),  para dar a conocer y compartir la metodología por medio de la cual cualquier organización puede promover una nueva comunicación interna y externa diferente.  Una comunicación nueva desde las personas que dan vida a la organización, desde la autenticidad de sus historias, desde las emociones, desde el corazón.

Si lees este post antes del 23 de Setiembre del 2014, puedes inscribirte a la presentación en la web del centro de innovación del BBVA

Puedes acceder en el siguiente enlace al blog de “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”

 

una nueva comunicación de ÉXITO (organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos, movimiento 6)

El movimiento 6, para algo estamos llegando al final, es un movimiento serio. Es, de hecho, el movimiento por el que inicialmente estamos aquí. El 6 es el movimiento que nos trae al cuentacuentos, un movimiento de éxito. Por eso, y porque el inglés vende mucho, podemos decir que el SIX is SUCCESS. El 6, formal, serio, es el movimiento del ÉXITO.

——

ideasquepegan2Cualquier persona que esté al cargo de un equipo de personas, o cuyos resultados se vean condicionados por un buen (o mal) proceso de venta, debería estar al corriente de 6 claves, sólo 6, que un buen mensaje debe tener, para que se propague como el fuego.

Estos 6 contenidos se pueden encontrar en la palabra inglesa SUCCESS, una palabra con 7 letras.

En este mundo en el que vivimos, en el que vendemos y vendemos, ideas y proyectos, y no paramos de vender, muchas veces, un directivo termina satisfactoriamente una presentación, normalmente en powerpoint, en la que que ha pinchado sus conclusiones, y cree que ha conseguido comunicar con éxito sus ideas, aunque lo único que ha hecho es compartir datos. Y donde está escrito cualquier directivo podemos escribir y leer cualquier persona, tú, o yo.

Sin embargo, algún día se dará cuenta, nos daremos cuenta, de que nada de lo dicho ha causado efecto. Porque hemos compartido datos, pero no hemos creado ideas útiles y duraderas. No hemos contagiado nada. Nuestra idea no pega, y no se ha pegado, y nadie se la lleva puesta a su casa.

Para que una idea sea contagiosa, útil y duradera, debe conseguir que el público:

  1. Preste atención
  2. La comprenda y recuerde
  3. Esté de acuerdo o la crea.
  4. Le importe
  5. Sea capaz de actuar al respecto.

La clave para que se den estos 5 movimientos se encuentran en las letras de la palabra inglesa SUCCESS

  • S de simple (y aquí coinciden inglés y castellano),
  • U de Unexpected (Unívocamente inesperado),
  • C de Concrete (Concreta)
  • C de Credible (Creíble)
  • E de Emotional (Emotiva).
  • SS de Sequence os eventS (Sucesión de hechos).

Unívocamente inesperada para que el público preste atención,

concreta para que cualquiera pueda comprender y recordar,

creíble para que cualquiera pueda estar de acuerdo, o al menos creer,

emotiva, para que a las personas que la escuchan les pueda importar,

y en sucesión de hechos para que cualquiera sea capaz de actuar, para que la historia mueva a la acción.

En este resumen final, como observarás, hemos dejado uno de los elementos, simple, fuera del listado, ese simple que permite compactar el mensaje y limar la esencia del mensaje. El mismo simple que facilita todo el proceso, pero sobre todo que las personas asistentes comprendan el mensaje y actúen. Porque el fin último de una comunicación que pega es que mueva a la adhesión y a la acción.

Por cierto, y para enlazar el 6 con todo lo anterior. El primer movimiento de “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos” ha sido contar una historia personal que inicie una nueva comunicación personal, el conocerse desde el ser. El sexto, en un ejercicio de didáctica, no es enseñar las claves, sino descubrirlas. ¿Hay algún atributo que hace especialmente interesante la historia que has contado? Ejercicio para hacer en parejas, restableciendo las parejas iniciales, y formando pequeños grupos.  ya sabes, 1, 2, 3, hasta 6.

ideasquepeganmon   Así lo hemos visto…

Si entendemos y analizamos a qué nos referimos con un proceso de venta, al final creo que podemos estar de acuerdo en que no paramos, todo el tiempo, de vender algo, cualquier cosa (en forma de ideas, proyectos, productos y servicios, nuestra capacidad para hacernos cargo de algo, y ahí también incluimos el ámbito familiar y a los niños, la comprobación de la mochila para el viaje del fin de estudios del mayor o la tartera con el sanchwich y la bebida de la pequeña, así como cosas con más enjundia, como colgar la ropa sin que se note el hilo del tendedero, o su contraria, encontrar el hilo por el que sí se dobla y plancha la manga de la camisa, siempre en el mismo sitio), en todos los ámbitos de nuestra vida.

Por ello, es extraño que nos hayamos pasado más de 20 años estudiando, si contamos primaria, secundaria, bachillerato y universidad, más posteriores cursos de especialidad y formación, y muchos no hayamos asistido a un buen taller de ventas.

O tengamos capacidad retórica, capacidad de exposición oral, y no hayamos recapacitado qué elementos tiene que tener un mensaje para que se propague como el fuego.

A mí el destino me llevó a un evento en el que personalidades de la investigación y de la divulgación, mayormente norteamericanos, recibieron un mensaje del organizador y un regalo.

  • Todo su saber se podía y debía aquilatar en una presentación de divulgación que captara la atención de los asistentes en 10 minutos.
  • Y el regalo, en forme de libro, con título Pegar y Pegar, de los hermanos Chip Heath & Dan Heath.

Yo lo compré (a veces bromeo, y cuento que es el libro más caro que he comprado en mi vida, ya que me costó 2040 €, 2000 € del viaje hasta Puebla, México, pasando por DF, 20 de la primera vez que lo compré, y del préstamo que hice sin devolución, 20 € más al volverlo a comprar). El libro se reeditó, pero no lo encontré por espacio de dos años largos. Pasaba por una librería, y me decían que estaba descatalogado, pasaba por otra, y me contaban que me podía apuntar, y que me avisarían cuando se reeditara.

Hasta que me decidí a buscar diferente, y busqué por autor, cosa que no se les había ocurrido a los libreros que me atendieron. Los mismos hermanos tenían otro libro, qué curioso, que se titula Ideas que pegan, MADE TO STICK. Efectivamente, lo único que le habían cambiado al libro era la portada y el título, ese pequeño detalle que, a veces, permite vender mejor.

Por qué algunas ideas sobreviven y otras mueren

IDEAS QUE PEGAN, MADE TO STICK,

un título contundente, de Chip Heath & Dan Heath,

una obra que te recomiendo,

aunque a mí la otra portada me gustara más.

pegarypegarmon   Así lo vimos (hace unos años ya) …

Si te interesa, hemos editado posts independientes para cada una de las 6 claves de una comunicación contagiosa, a modo de ejemplos, no de receta. Espero que te sirvan para comunicar cada día mejor. Ideas que el público recuerde, que crea, ideas que le permitan emocionarse y vibrar contigo, y que le muevan, definitivamente ese es el objetivo, a la acción.

6 Sucesión de hechoS http://wp.me/p3iA9W-Mr

4 creíble, La tren-bu-cleta http://wp.me/p3iA9W-Mz

2 con sorpresita, Juan Carlos tercero, donde tus sueños te lleven, http://wp.me/p3iA9W-MD

5 emotiva, un poco de emocionalidad, por favor,  http://wp.me/p3iA9W-N4

3 concreta,  el lobo de Wall Street, cuando más no es mejor, http://wp.me/p3iA9W-Nv

Como puedes ver, hemos dejado el 1, simple, para otra vida.

“Mejor muerta que simple.”

Comunicar para crear nuevos escenarios, para crear juntos. Un mundo bueno, bello y justo. Aprender (conocernos) y comunicar (hacer contacto) para transformar.

Aplicamos la metodología de Ideas que pegan, en programas de story telling empresarial.

los 7 movimientos para entender “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos” se encuadran en la presentación que preparamos para el 23 de Setiembre del 2014 en el centro de innovación del BBVA (el BBVA Innovation Center),  para dar a conocer y compartir la metodología por medio de la cual cualquier organización puede promover una nueva comunicación interna y externa diferente.  Una comunicación nueva desde las personas que dan vida a la organización, desde la autenticidad de sus historias, desde las emociones, desde el corazón.

Si lees este post antes del 23 de Setiembre del 2014, puedes inscribirte a la presentación en la web del centro de innovación del BBVA

Puedes acceder en el siguiente enlace al blog de “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”

a cinco patas, o la comunicación animal (movimiento 5 de “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”)

5lobitosEl 5 es un número mágico donde los haya, a la vez que grosero, por el culo te la hinco. Y es otro de los números de transición en “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”, un número de relleno, que nos lleva del 1, del 2 y del 3, hasta el seis, 1+2+3 = 1*2*3, curiosas coincidencias.  Es por ello que nada de lo que hoy leas tienes que tomártelo extremadamente en serio. Ni para bien ni para mal.

El cinco es un número que, no obstante, nos gusta mucho.  Tanto es así que uno de los pocos programas que lanzamos desde oé corazón, se aprovecha de su fuerza, y  lleva por título “bitácora de navegaçao, las 5 copas para brindar por la vida y la muerte”. Sí que es cierto, nos gusta el cinco.

Es el 5 un número que nos acerca al juego, uno de esos elementos imprescindibles en una correcta aplicación del desarrollo personal, elemento o pieza fundamental para una comunicación diferente. Yo, cuando me quiero divertir, en mi tiempo de ocio, cuando quiero realmente jugar, no competir, promuevo entre los amigos jugar al mus a cinco, al padel a cinco (a seis y a siete, también es posible), o vuelvo a ver la serie meteoro, otro 5 célebre, los picapiedra (pedro, pablo, betty, Wilma y Dino), o alguna perla similar.

Pero, si nos centramos en comunicación, nos ponemos formales, y nos preguntamos por las 5 “pes” que rigen la comunicación en una organización. A ver que me acuerde, eran producto, precio, promoción, plaza y partners, uy no, que eso era para otra cosa. Aquí queríamos hablar de las 5 preguntas que definen un canal de comunicación. A saber, y si sobra o falta alguna a quejarse al maestro Armero, son las siguientes:

– ¿quién?

– ¿qué?

– ¿cuándo?

– ¿cómo?

– ¿en qué canal?

Como podrás observar, todas van entre los signos de interrogación (“¿”, ese que casi no usamos, tan anglófilos nosotros, y “?”), por lo que son preguntas, y van con acento, porque si no estaríamos errados con hache (que para algo nos han enseñado ortografía, ¿no?).

A estas 5 preguntas que rigen nuestra comunicación se les puede llamar “el miedo de comunicar mal”. Porque detrás de todas ellas se encuentra el temor a hacer algo mal, con un interlocutor no adecuado, con la información no adecuada, en el momento erróneo, de mala manera y con un canal que no nos sirve al propósito que buscamos.

Como el 5 es un número broma, nos vamos a permitir jugar, y cambiar la teoría totalmente.  Imagínate que no te importa mucho quién, qué, cuándo y cómo, ni quieres controlar el canal por el que se comunica. ¿Qué tal te sientes? ¿Intranquila? ¿Molesto?

Es normal. Estamos acostumbrados al control.

Y ya que estamos en un modo trampa, vamos a hacer un ejercicio. ¿Por qué preguntas reemplazarías las 5 anteriores, para vivir mejor, y propiciar una nueva comunicación, más sensible, más natural, más transparente, más humana, más auténtica, más creíble?

Nosotros, desde “oé corazón”, 2 palabras, acrónimo de “organizaciones con espíritu y corazón”, 5 palabras, qué curioso, promovemos 2 preguntas muy tontas, no 5, que no se usan mucho en este mundo de hoy, para afrontar un nuevo modo de comunicación no basado en el temor, sino en su contrario, el amor. Las preguntas son:

– ¿para qué?

– ¿desde dónde?

Como observarás, son como las otras, ya que llevan los mismos signos de interrogación y los mismos acentos. Y además, son casi nuevas, porque las usamos muy poco.

El para qué de una comunicación es fundamental, como lo es el desde dónde. Qué nos mueve en un proceso de comunicación para estar libres del miedo. Cuando lo sepamos, el quién no importa, el qué no importa, el cuándo no importa, y el cómo nos es ensimismóvil (en sí mismo no nos mueve, ni frío ni calor, a mí plin). Aún estando de acuerdo en que no es exactamente como lo pintamos, es una aproximación para cambiar un esquema de comunicación que fomenta puertas estrechas para que pocos comuniquen, normalmente de arriba hacia abajo, mensajes grandilocuentes, relacionados con grandes programas y cumplimiento de objetivos especataculares.

En su lugar, con el para qué y desde dónde compartidos, muchas personas, ahí posicionadas, pueden crear una comunicación ancha, de abajo hacia cualquier sitio, no necesariamente hacia arriba, de cualquier sitio a cualquier sitio, si somos sinceros, una comunicación más cercana al mundo que vivimos, un mundo sin limitaciones (de ancho de banda y de caudal).

5lobitosmon así lo vimos…

por cierto, yo me emocioné cuando contraté fibra óptica, un programa que ya no va por cobre. Tiene varias ventajas. La primera es que no se roban la fibra, de escaso valor (al menos frente al cobre), por lo que no te quedas sin conexión. La segunda es que por esos hilos caben muchos más datos de los que puedo mandar y recibir. La tercera es que una vez que he pagado, cuanto más lo utilice, más barato me resulta (pensamiento éste de una época pasada, de escasez, que me es muy difícil erradicar totalmente). Si sigo pensando seguro que llego a 5, pero está bien así. 3 ventajas y 2 prenguntas también suman cinco.

De la misma forma que los Tres Cerditos, el Lobo Feroz y Papá Noel, 3+1+1, también suman cinco,

Y para las almas sensibles, que entendemos que abundan, otra aproximación al 5, por el culo te la hinco, también bastante animal…

los 7 movimientos para entender “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos” se encuadran en la presentación que preparamos para el 23 de Setiembre del 2014 en el centro de innovación del BBVA (el BBVA Innovation Center),  para dar a conocer y compartir la metodología por medio de la cual cualquier organización puede promover una nueva comunicación interna y externa diferente.  Una comunicación nueva desde las personas que dan vida a la organización, desde la autenticidad de sus historias, desde las emociones, desde el corazón.

Si lees este post antes del 23 de Setiembre del 2014, puedes inscribirte a la presentación en la web del centro de innovación del BBVA

Puedes acceder en el siguiente enlace al blog de “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”

logo organizaciones que encuentran y cuentan cuentos

no sé si me acuerdo de 4 tipos diferentes de comunicación (movimiento 4 de organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”)

4palos cuatro no es lo mismo que 2 parejas, pero muchas veces se le parece. Es el cuatro un número de transición entre el número 3 y el número 5, números mágicos. Es el número en el que los vascos nos paramos y disfrutamos jugando al mus. Porque nos encanta jugar al mus y perder. En el cuatro nos olvidamos del misterio de la trinidad (yo, tú, ella), y nos encontramos en el nosotros. Es un número que no nos tiene gran cosa para contar en clave comunicación, que yo me acuerde.

si hago el esfuerzo y me intento acordar de algo, me acuerdo de los modelos de comunicación tipo que estudié cuando era universitario. No puedo distinguir bien si me los contaron así o me acuerdo de una forma un tanto interesada. Sea por lo uno o por lo otro, vamos a decir que hemos llegado aquí. Me acuerdo de la comunicación descendente, tan común en el mundo en el que vivimos como en las nubes, las montañas y los valles, que llevan el agua suspendida en el aire, pasando por las torrenteras, que forman cauces, riachuelos y ríos de vuelta al mar. Me acuerdo de la comunicación ascendente de la que existe menos, aunque en ejemplo del agua  parezca indicar lo contrario, ya que no puede bajar el agua que antes no subió. Vamos a pensar que se da en la misma medida pero en la organización es menos formal. Me acuerdo de la comunicación horizontal, que se da entre iguales, en personas que realizan actividades y funciones que se encuentran al mismo nivel, y en foros multidisciplinares, que se desarrollan con ese objetivo, que la información relevante fluya lo antes posible entre especialidades lo antes posible, en el desarrollo de proyectos complejos, y me acuerdo de la comunicación informal.

Y es en este último punto donde no estoy seguro si la clasificación es interesada o es real, pero vamos a decir que nos puede dar para discutir y comentar. Con la llegada de las tecnologías de internete, la comunicación ha cambiado sustancialmente. Por ejemplo, para verlo rápido, fuera del ámbito de la organización de servicios o productiva, vamos a fijarnos en un periódico. Antes, si no eras un reportero de plantilla, o un colaborador, la únicas secciones en las que podías participar más o menos activamente era en los espacios de necrológicas, anuncios por palabras y cartas al director.  Hoy, cualquiera, literalmente cualquiera (y en ese saco me incluyo), puede dar difusión a sus palabras e ideas por medio de una plataforma en internet. Otro tanto ha pasado en la industria del libro, con la autoedición digital, por poner un ejemplo, o en el acceso al conocimiento (la wikipedia vino a sustituir a la enciclopedia britannica) y a la información (la red como centro de información a surfear).

Lo aceptemos o no, la cuarta forma de comunicar, la informal, se empieza a convertir en la más usada. Cualquier cliente de nuestra organización puede ser una persona extremadamente activa e influyente en la red. La reputación está en manos también de la masa social, que ya sí puede escribir utilizando otros canales informales de comunicación. Este cuarto canal lo podríamos definir como “todos contro todos”, una comunicación multidireccional, muy difícil de encauzar y de domeñar.

La reflexión llega hasta ahí, o llega hasta donde llega, porque no nos acordamos de más tipos de comunicación, ni de temas relacionados con el número 4.

Si acaso, el título de un libro. No está en las estanterías al uso de los responsables de comunicación de las organizaciones, al menos por ahora, aunque no lo dejamos de recomendar. “Los 4 acuerdos”, de Miguel Ruiz, son un regalo para cualquier persona que quiera comunicarse mejor, y aquí sí que hemos topado con pared, porque la comunicación son personas. Ahí van:

1 – no hagas suposiciones,

2 – no te tomes nada personalmente,

3 – sé impecable con tus palabras,

4 – haz siempre lo máximo que puedas

son las 4 máximas que Miguel Ruiz nos regala. Son 4 propuestas para una vida mejor, para una comunicación + limpia, mejor, una comunicación en la que entramos en contacto con nuestro Ser. Estas 4 máximas son tan sencillas de leer como divertidas (por no decir complejo) de aplicar. Miguel nos introduce en la sabiduría tolteca (ay, cuánto podemos aprender de los pueblos indígenas, aborígenes y gente del campo). En algún sitio del camino, sentados bajo el quicio de la puerta, ojalá que a la sombra del sol de una tarde de verano, nos podemos encontrar charlando sobre la diferencia de datos, información, conocimiento y sabiduría. Como nos podemos encontrar charlando sobre el número 4, ese número que  hace la transición entre el tres y el cinco, números mágicos.

Como no me acuerdo de para qué hablamos de todo esto, ya vamos terminando .

 

4palosmonAsí lo vimos …

Con tanto agua para arriba y para abajo, todo lo que sube baja, y viceversa, vamos a ocuparnos del mar, con Alberto, Javier y Joaquín, en la Mandrágora.

Por cierto, ahora que el público se ha hecho presente, y la gente escucha, nos encanta el mus, el mus y perder, y los cuatro palos de la baraja. En “organizaciones que enCUENTraAN y cuentan cuentos” desarrollamos un movimiento que empieza en amarillo (desinhibición, comunicación), como los oros, para subir al azul de los valores, como las espadas, para bajar a los comportamientos observables, observados, otra vez desde el quicio de la puerta, y compartidos (verdes, como la vida sana), bastos, y para enlazar, si así lo quiere la organización, con el rojo (como la curiosidad, convertida en creatividad, actividad de crear que se plasma en innovación amplia, que va más allá del producto), simbolizadas por las copas. Copas al viento, chin chin, se permite brindar y celebrar …

los 7 movimientos para entender “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos” se encuadran en la presentación que preparamos para el 23 de Setiembre del 2014 en el centro de innovación del BBVA (el BBVA Innovation Center),  para dar a conocer y compartir la metodología por medio de la cual cualquier organización puede promover una nueva comunicación interna y externa diferente.  Una comunicación nueva desde las personas que dan vida a la organización, desde la autenticidad de sus historias, desde las emociones, desde el corazón.

Si lees este post antes del 23 de Setiembre del 2014, puedes inscribirte a la presentación en la web del centro de innovación del BBVA

mis valores, mis pasiones, mis creencias (movimiento 3 de “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”)

3globos Si el número 1 (yo soy) es un número potente, como potente es el número 2 (yo me reconozco, yo te reconozco), qué podemos decir del 3 (ese número que abre la puerta a los otros (yo, tú, ella, él), el número de la trinidad (y no nos referimos a la de Trinidad y Tobago, ni a le seguían llamando Trinidad, ni a la de un globo, dos globos, tres globos). Tal vez por eso el tres sea el número que rige la comunicación.

Y 3 personas nos juntamos para desarrollar un modelo de desarrollo de personas que se basa en tres movimientos propios del desarrollo del Ser. Para no hacerlo largo, vamos a incluirlos a continuación, sin orden ni concierto, para ayudar una reflexión

– mis pasiones,

– mis creencias,

– mis valores.

3 son los tiempos que manejamos en el reloj:

– antes de ahora (pasado),

– ahora (presente),

– mañana (futuro).

El ejercicio que planteamos es sencillo.

Se trata de relacionar los tres elementos que constituyen el desarrollo del Ser (mis pasiones, mis creencias, mis valores) con los tres momentos del reloj (pasado, presente y futuro).

Para hacerlo, podemos jugar de formas varias. Imagínate que tienes delante un grupo de 30 personas. Repartes 3 grupos de 10 etiquetas (mis valores, mis creencias, mis valores) a las personas del grupo. dibujas 3 círculos de color en el suelo, sobre una línea de tiempo (3 hulahops pueden valer, o una recta dividida en tres segmentos en los que indicas ayer, hoy y mañana. Y le pides a cada persona que se ponga con su etiqueta al espacio en el que cree que debe estar.

Si quieres hacer el ejercicio más divertido, puedes tirar un rollo de papel blanco y repartir rotuladores de  colores, para que cada persona elija de qué color pintaría la burbuja que le rodea.

Aunque no lo creas, a la gente, cuando se encuentra como público pasivo, le gusta decir que ya lo sabía, que es muy obvio, y que eso es una tontería que no aporta ná de ná. Sin embargo, la misma persona, cuando se encuentra con un ejercicio en el que tiene que tomar una opción, se pone a pensar. En algunos casos, alguien te dirá que no se te entiende ná de ná. No importa, vuelve a explicarte. En la línea de tiempos del pasado-presente-futuro, ¿dónde dibujarías mis valores?, ¿dónde dibujarías mis pasiones?, y para terminar, para que sean 3 también las preguntas, ¿dónde dibujarías mis creencias?

yo no te voy a resolver el ejercicio, entre otras cosas porque es posible que no tenga solución, aunque yo tengo la mía. Porque siempre es más divertida una pregunta mala que una certeza fija.

En cualquier caso, el populacho, también conocido como la marea, está en movimiento. Están pensando y se están moviendo. Algún día se acordarán de aquellas dinámicas en las que contaron una historia que les cambió la vida, saltaron a la pata coja (con la pata izquierda y con la derecha), jugando al 2,  y en las que pusieron, quién sabe con qué criterio, la etiqueta que les tocó, dentro de un hula-hop en la línea temporal que vivimos todos los días (ayer, hoy y mañana).

una nota de agradecimiento a Irene y Mario:

El año pasado tuve el inmenso placer de coincidir con Irene y con Mario, para trabajar todos nuestros roles, en un proceso de desarrollo personal compartido. Por azares del destino, empezamos con la rueda de la vida, y decidimos desarrollar tres roles. El rol de hijo, el rol de ocio y el  rol desarrollo espiritual. Irene y yo estábamos en esa fecha peleados con el rol laboral, de pareja y con el dinero, así como con el de madre. Los tres roles que desarrollamos tienen su correlación con la línea del tiempo (pasado, presente, futuro), y con los tres epígrafes de las etiquetas (mis valores, mis creencias, mis pasiones).

Si te interesa, tú también puedes intentar este ejercicio.

 

3globosmon   Así lo vimos…

Si el uno tiene 1 canción, el dos tiene 2 canciones, el 3 puede llevar alguna más, ¿no?

Una de toda la vida, para acordarnos de dónde venimos,

otra, para introducir la fuerza del amor, la energía más grande del universo, y la pasión que hay que tener para seguir una estrella en el cielo,

y una tercera happy, porque en nuestros valores también caben la ligereza, la alegría, el buen rollito, si así lo decidimos, convertidos en acción (hay 3 cosas que hago)

los 7 movimientos para entender “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos” se encuadran en la presentación que preparamos para el 23 de Setiembre del 2014 en el centro de innovación del BBVA (el BBVA Innovation Center),  para dar a conocer y compartir la metodología por medio de la cual cualquier organización puede promover una nueva comunicación interna y externa diferente.  Una comunicación nueva desde las personas que dan vida a la organización, desde la autenticidad de sus historias, desde las emociones, desde el corazón.

Si lees este post antes del 23 de Setiembre del 2014, puedes inscribirte a la presentación en la web del centro de innovación del BBVA

mis valores, mis pasiones, mis creencias (movimiento 3 de “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos)

3globos Si el número 1 (yo soy) es un número potente, como potente es el número 2 (yo me reconozco, yo te reconozco), qué podemos decir del 3 (ese número que abre la puerta a los otros (yo, tú, ella, él), el número de la trinidad (y no nos referimos a la de Trinidad y Tobago, ni a le seguían llamando Trinidad, ni a la de un globo, dos globos, tres globos). Tal vez por eso el tres sea el número que rige la comunicación.

Y 3 personas nos juntamos para desarrollar un modelo de desarrollo de personas que se basa en tres movimientos propios del desarrollo del Ser. Para no hacerlo largo, vamos a incluirlos a continuación, sin orden ni concierto, para ayudar una reflexión

– mis pasiones,

– mis creencias,

– mis valores.

3 son los tiempos que manejamos en el reloj:

– antes de ahora (pasado),

– ahora (presente),

– mañana (futuro).

El ejercicio que planteamos es sencillo.

Se trata de relacionar los tres elementos que constituyen el desarrollo del Ser (mis pasiones, mis creencias, mis valores) con los tres momentos del reloj (pasado, presente y futuro).

Para hacerlo, podemos jugar de formas varias. Imagínate que tienes delante un grupo de 30 personas. Repartes 3 grupos de 10 etiquetas (mis valores, mis creencias, mis valores) a las personas del grupo. dibujas 3 círculos de color en el suelo, sobre una línea de tiempo (3 hulahops pueden valer, o una recta dividida en tres segmentos en los que indicas ayer, hoy y mañana. Y le pides a cada persona que se ponga con su etiqueta al espacio en el que cree que debe estar.

Si quieres hacer el ejercicio más divertido, puedes tirar un rollo de papel blanco y repartir rotuladores de  colores, para que cada persona elija de qué color pintaría la burbuja que le rodea.

Aunque no lo creas, a la gente, cuando se encuentra como público pasivo, le gusta decir que ya lo sabía, que es muy obvio, y que eso es una tontería que no aporta ná de ná. Sin embargo, la misma persona, cuando se encuentra con un ejercicio en el que tiene que tomar una opción, se pone a pensar. En algunos casos, alguien te dirá que no se te entiende ná de ná. No importa, vuelve a explicarte. En la línea de tiempos del pasado-presente-futuro, ¿dónde dibujarías mis valores?, ¿dónde dibujarías mis pasiones?, y para terminar, para que sean 3 también las preguntas, ¿dónde dibujarías mis creencias?

yo no te voy a resolver el ejercicio, entre otras cosas porque es posible que no tenga solución, aunque yo tengo la mía. Porque siempre es más divertida una pregunta mala que una certeza fija.

En cualquier caso, el populacho, también conocido como la marea, está en movimiento. Están pensando y se están moviendo. Algún día se acordarán de aquellas dinámicas en las que contaron una historia que les cambió la vida, saltaron a la pata coja (con la pata izquierda y con la derecha), jugando al 2,  y en las que pusieron, quién sabe con qué criterio, la etiqueta que les tocó, dentro de un hula-hop en la línea temporal que vivimos todos los días (ayer, hoy y mañana).

una nota de agradecimiento a Irene y Mario:

El año pasado tuve el inmenso placer de coincidir con Irene y con Mario, para trabajar todos nuestros roles, en un proceso de desarrollo personal compartido. Por azares del destino, empezamos con la rueda de la vida, y decidimos desarrollar tres roles. El rol de hijo, el rol de ocio y el  rol desarrollo espiritual. Irene y yo estábamos en esa fecha peleados con el rol laboral, de pareja y con el dinero, así como con el de madre. Los tres roles que desarrollamos tienen su correlación con la línea del tiempo (pasado, presente, futuro), y con los tres epígrafes de las etiquetas (mis valores, mis creencias, mis pasiones).

Si te interesa, tú también puedes intentar este ejercicio.

 

3globosmon   Así lo vimos…

Si el uno tiene 1 canción, el dos tiene 2 canciones, el 3 puede llevar alguna más, ¿no?

Una de toda la vida, para acordarnos de dónde venimos,

otra, para introducir la fuerza del amor, la energía más grande del universo, y la pasión que hay que tener para seguir una estrella en el cielo,

y una tercera happy, porque en nuestros valores también caben la ligereza, la alegría, el buen rollito, si así lo decidimos, convertidos en acción (hay 3 cosas que hago)

los 7 movimientos para entender “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos” se encuadran en la presentación que preparamos para el 23 de Setiembre del 2014 en el centro de innovación del BBVA (el BBVA Innovation Center),  para dar a conocer y compartir la metodología por medio de la cual cualquier organización puede promover una nueva comunicación interna y externa diferente.  Una comunicación nueva desde las personas que dan vida a la organización, desde la autenticidad de sus historias, desde las emociones, desde el corazón.

Si lees este post antes del 23 de Setiembre del 2014, puedes inscribirte a la presentación en la web del centro de innovación del BBVA

hemisferio norte y hemisferio sur para conectar la creatividad (movimiento 2 de “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”)

cerebro el uno es un número precioso, que mejora cuando le sumas uno más, convirtiéndolo en dos. Tenemos un único cerebro, pero maravillosamente dividido en dos hemisferios, el derecho y el izquierdo. Se sabe mucho del funcionamiento del cerebro, pero queda mucho más aún por descubrir. Un mundo tan complejo que casi se puede definir como mágico. Hemisferio derecho y hemisferio izquierdo, dos mitades para cubrir todas las funcionalidades de las que se encarga a la perfección, para analizar, procesar información, interpretar mapas y hacer la lista de la compra, sentir un peligro inminente y reaccionar correctamente, sentir el cambio de emoción de una persona que nos acompaña en el viaje y reaccionar, un cerebro o dos mitades para analizar, procesar, digerir, sentir, comunicar …

dos son también los géneros en los que se divide la humanidad. Una unidad dividida en dos tipos de seres tan iguales y tan diferentes, complementarios o contrarios, depende del día y del pensamiento de cada quien. Dos géneros que, según indican ya varios estudios, hacen un uso ligeramente diferente del cerebro.

en este segundo movimiento animamos a las personas que nos acompañan a hacer un ejercicio sencillo. Por ejemplo, caminar a la pata coja. Sólo hacen falta dos indicaciones sencillas. Utilizando la pierna derecha empezamos a hacer un círculo en sentido contrario a las agujas del reloj, de tal forma que no nos tropecemos unos con otras. Cuando alguien se cansa de caminar a la pata coja se puede retirar del círculo facilitando la circulación. Terminamos con la pierna derecha cuando sólo quedan dos personas en el ejercicio y repetimos en sentido contrario. Con la pierna izquierda describimos un círculo en sentido de las agujas del reloj hasta que sólo quedan dos personas. Otra vez 2.

a partir de ahí aumentamos la complejidad, pedimos a las personas que intenten un acto coordinación sumamente complejo. Ahora tienen que andar primero posando el pie derecho, luego el izquierdo, luego el derecho, luego el izquierdo, para terminar parando cuando no puedan más. Si se quiere aumentar la complejidad del ejercicio, se pueden dibujar dos círculos concéntricos, en el que las mujeres giran en sentido de las agujas del reloj y los hombres en sentido contrario, porque todo el mundo sabe que a los hombres nos gusta desobedecer. Llegados a este punto observamos la mayor parte de las veces que los dos grupos siguen y siguen, y parece que no tuvieran problema alguno para realizar tan complejo ejercicio. ¿Qué está pasando que pueden caminar con los dos pies con suma facilidad?

Se interrumpe el ejercicio, y se comparte una pregunta con el respetable.

¿Por qué, si tenemos dos hemisferios cerebrales, estamos tan inclinados a utilizar en el trabajo exclusivamente el hemisferio izquierdo, ese hemisferio analítico, secuencial, yo diría que duro, y tan poco el hemisferio derecho, intuitivo, holístico (que es capaz de ver el dibujo completo, las interrelaciones, las relaciones no evidentes de causa y efecto), experiencial, emocional y relacional?

Dependiendo las reacciones de las personas asistentes, se pueden derivar dos o tres dinámicas, mejor 2, y aprovechamos el número, en las que se profundizan en actividades de hemisferio derecho y de hemisferio izquierdo.

Nota del autor: hacer macramé, hacer punto, pintar acuarelas, bailar, cantar, practicar deportes, cocinar y lavar los platos, dibujar, hacer teatro, jugar al mus y perder, transitar por un laberinto y contar historias, déjame que las llame cuentos, son actividades de cerebro derecho. Nos han enseñado a hacer algo de eso, pero podemos mejorar, también en el trabajo.

Si queremos gente creativa que facilite el desarrollo de organizaciones innovadoras, seguramente tenemos que apuntar a un nuevo universo de actividades, que fomentan esa parte del cerebro, ahí en la mitad de nuestra cabeza, con la que también podemos convivir.

cerebromon Así lo vimos …

Podemos entender la creatividad como algo muy complejo, destinado a las castas de los elegidos, o como algo muy sencillo, consustancial con el ser humano. Algo que todos llevamos dentro y podemos desarrollar con facilidad. Creatividad como actividad de crear. Curiosidad al aire, que alimenta ese proceso de prueba y error, que nos permite explorar nuevos territorios sin temor. Creatividad que se convertirá con el paso del tiempo en algo natural, ya se aplique a productos, a procesos, a relaciones (con los clientes, con los proveedores, internas en la organización), al propio modelo de negocio (negación del ocio, que feo palabro) y de crear universo. De forma compartida y en relación. Creatividad que da paso al maravilloso mundo de la innovación.

Si echas de menos la parte derecha de tu cerebro, siempre puedes llamarle a tu lado, por ejemplo por medio de la canción de Pink Floyd, Wish you were here

Una vez esté a tu lado, puede valernos I´m yours, una “canción tú”, de Jason Mraz

los 7 movimientos para entender “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos” se encuadran en la presentación que preparamos para el 23 de Setiembre del 2014 en el centro de innovación del BBVA (el BBVA Innovation Center),  para dar a conocer y compartir la metodología por medio de la cual cualquier organización puede promover una nueva comunicación interna y externa diferente.  Una comunicación nueva desde las personas que dan vida a la organización, desde la autenticidad de sus historias, desde las emociones, desde el corazón.

la historia que cambió mi vida (organizaciones que cuentan y encuentran cuentos, movimiento 1)

LUKA Durante toda mi vida no me ha gustado presentarme en público. En cualquier ronda de presentación en la que una persona se tiene que presentar en estricto orden, ya sea en sentido horario o antihorario, lo he pasado bastante mal. Por algún extraño motivo, desenchufo según se acerca mi turno. Dejo de escuchar la presentación de la persona ante-anterior y de la anterior a mí. No entro en pánico, para qué voy a mentir, pero sí noto cierto nerviosismo. Eso de forma general.

Como todo hijo de vecino, tengo mis rasgos diferenciadores. A la dificultad de hablar en público se le une la facilidad para sudar. Soy de los que sudan la camiseta, el pantalón del traje, la chaqueta del traje, y la corbata a la vez. Me acuerdo de el peor rato que he disfrutado en mi vida. Entonces trabajaba para AENOR, y tenía una presentación de 2 horas frente a un auditorio de 200 personas, para presentar el nuevo referencial del mundo del automóvil, una norma que se llama ISO / TS 16949, como agente 007 pero en raro. Aquellas fueron las dos horas más largas de mi vida. De esa presentación tengo una lección aprendida. Quise ser como mi jefe funcional de entonces, José Manuel Riaño, en vez de ser yo, en un periodo de mi vida en el que no andaba sobrado de confianza personal. Mala combinación para empezar. Para resumirlo en pocas palabras, Mudito lo podría haber hecho mejor. Eso de forma particular.

Y como la vida nos pone allí donde tenemos algo que aprender, sigo en mi trayectoria profesional hasta un día en el que tengo que hacer una presentación de un proyecto que lidero a nivel nacional, soportado con una subvención del Ministerio correspondiente en la sede de la asociación de los empresarios españoles en Madrid. Aunque yo era el que tenía que hablar de tecnología se me ocurre contarles una historia sobre la colaboración. En vez de parecerme a nadie, decido parecerme a mí mismo, y tomo como hilo conductor de la presentación un corte de uno de mis héroes favoritos, el capitán Sparrow, en la segunda entrega de los piratas del Caribe. Hablo después de Paco Sosa, un mocetón con unas ideas muy claras y mucha pasión en vena. El último en hablar, al que he escuchado perfectamente, lo ha dejado difícil. Empiezo a hablar sin ningún tipo de vergüenza y les estoy contando, ayudado por Sparrow, una historia de mi vida, que encierra una enseñanza, o un aprendizaje, depende cómo lo mires, un algo que me pasó y que me dejó huella, que me anima en un trabajo compartido en el que muchos pequeñitos pueden hacer una gran diferencia. La historia de cómo desfallecí en la media maratón de Madrid en el kilómetro 7 y de cómo hice 30 kilómetros 2 semanas después en la maratón de Madrid (qué curioso, en ambos casos me faltaron 13 kilómetros) es parte de la historia de mi vida. Y eso es un ejemplo de como lo particular se convierte en general.

Ahí empiezo a valorar la importancia del cuento y de la fábula.

Y aunque el camino siempre es más largo, y hay más piedras en el camino, me acuerdo de un libro de story telling que es el libro más caro de mi vida, ya que me costó un billete de avión entre Madrid y México de ida y vuelta más el precio del libro, y que hoy empieza a ser el libro más barato de mi vida, en tanto en cuanto lo he integrado en un servicio innovador que denominamos “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos”, me acuerdo de la influencia de Gidor, de mi abuelo José, de mi primer jefe, Jesús Calderón, todos ellos grandes contadores de fábulas, historias míticas, cuentos e historias, hasta llegar a una forma diferente de presentarse en un taller que imparte Miriam Subirana en Barcelona. En vez de presentarnos en corro, nos presentamos 2 a 2. Hasta ahí, todo normal. La pregunta que guía la conversación podría ser del estilo de:

Cuéntame un episodio de tu vida en el que has experimentado la responsabilidad / la felicidad / la ilusión / la compasión / lo que quieras poner en clave positiva.

Cuéntame un suceso de tu vida en el que has sentido la unidad con los animales / la naturaleza / el sol / las estrellas / una gota de rocío / sigue con la lista como quieras.

Cuéntame un momento en tu vida en el que te has visto tal como eres / en el que te has comprendido / en el que has captado parte de la esencia de tu ser.

A continuación, después de contar y de escuchar, en vez de transmitir al grupo la historia de la persona que te acompaña, surge una pregunta preciosa, diferente. “¿Qué emoción te despierta la historia que te han  contado?”

En ese momento, está claro que no conoces a nadie, pero has entrado en un plano emocional, tan distinto al mental en el que estamos acostumbrados a trabajar. La emoción que cuenta una mujer respecto a su compañero de presentación, positiva, la ternura, te lleva a mirar a ese hombre desconocido de una forma diferente, y algo se cuela en la explicación posterior de su biografía. Nos estamos conociendo desde un sitio diferente. Han pasado 30 minutos, y hemos conseguido lo más difícil. Hemos entrado en un plano emocional. Desde ahora, nada será igual a como era antes.

Puedes probar la eficacia del método. Deja que cualquier persona te responda a cualquiera de las preguntas que enunciamos en la cabecera. Si me dejas que las transforme en una, a mí me gusta la siguiente:

¿Cuál es la historia que cambió tu vida?

Hay muchas, no hay una respuesta única. Deja que la persona con la que conversas se abra, escucha escuchando, y deja que surja esa emoción que sus palabras despiertan. Una nueva relación ha iniciado. En un movimiento. En 7 minutos, o en media hora, qué más da. Al final, tenemos más tiempo que vida.

 

luka mikelmon   Así lo vimos …

Por cierto, me llamo Mikel. O, como cantan a continuación, mi nombre es Mikel.

los 7 movimientos para entender “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos” se encuadran en la presentación que preparamos para el 23 de Setiembre del 2014 en el centro de innovación del BBVA (el BBVA Innovation Center),  para dar a conocer y compartir la metodología por medio de la cual cualquier organización puede promover una nueva comunicación interna y externa diferente.  Una comunicación nueva desde las personas que dan vida a la organización, desde la autenticidad de sus historias, desde las emociones, desde el corazón.

Para celebrar que ya estamos en Setiembre abrimos un nuevo blog que se especializado en comunicación interna y externa que titulamos “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”. Esperamos que te guste.

Esta entrada está disponible en este enlace.