San Mikel, el dragón y una nueva metodología (cómo entrenar a tu dragón)

fidelentrenaasudragonhoy es lunes 29 de Setiembre, día de San Miguel. Las líneas de hoy han empezado de una forma extraña. De aquella forma. Enlazando la última comunicación de “historias que transforman organizaciones” en el centro de innovación del BBVA, me he visto escribiendo en la línea del tiempo de la historia de mi vida, esa que lleva desde mi abuelo, que se llamaba José, a mi padre, que como nació el día de San Miguel, hijo de José, se llamó José Miguel, y termina en mí mismo, que naciendo el día de San Prudencio, nieto de José (por partida doble), hijo de José Miguel, y ahí tengo que agradecer la prudencia de mis padres, sólo me llamo Miguel, que pasado el tiempo, para no ser tan parecido a mi padre, se quedó en Mikel.

Mi hijo, si la línea del tiempo tiene alguna relación más allá de mi ombligo, en vez de José cuarto, o Miguel tercero, se llama Gorka, Jordi ahora que somos todos más catalanes que nunca, con lo que se demuestra que aprendemos a cambiar cambiando.

Celebrando mi santo, y el de mi padre, además de su cumpleaños, que no es cosa pequeña, el día de San Miguel, me tomo un vinito en vez de una cerveza. Me preparo un sushi, regalo de mi hermana, una anchoas en aceite, regalo de mi familia vasca, y unas aceitunas rellenas de jalapeño, regalo de mi familia mexicana.

En la línea de mi vida se encuentra el pasado que no soy yo, pero me ha condicionado tanto. “Lo que te toca es lo que te toca en la vida”, escucho a Fidel en off. Ese regalo que es elástico, “puedes encontrar una forma que no es la que traía”, minuto 31 del video al pie del post, lo transformamos en vida. Si esa forma que has encontrado con el material que te fue depositado en custodia, es reconocible, significa que has mutado. “¿Has convencido a alguien de tu forma distinta?”

Sigo escuchando a Fidel lo que es una tontería, y la diferencia con la sabiduría, cuando me llama por teléfono para confirmar la cita que tenemos mañana a medio día, a las 12:00, que se convierte en juntada para comer si encontramos un sitio cerca del Santiago Bernabeu. Un vegetariano o un chino por la zona de Chamartín, tal vez el FresCo, enfrente de la estación, un restaurante con una historia asociada.

Y sigo y sigo escuchando, ahora lo que es estar des-traído (cerca de lo de fuera, y lejos del ser, lejos de mí mismo).

En este proceso que es la vida, me doy cuenta de que he estado un periodo muy largo de mi vida des-traido, en una vida, y una forma de mirar la vida, y de vivirla, que no es la mía. La vida de mis padres, la vida de mi pareja, que se puede perpetuar si quiero mirar como sigue mirando a las cosas mi madre, o como ven la vida mi hermana, o mis hijos, por no hacer la lista larga.

En este proceso, estoy muy contento de haberme encontrado un poquito en el camino. En este 29 de Setiembre, día de San Miguel, me acuerdo de la imagen del santo, no sé si le pones una imagen mental, generalmente caracterizado por un guerrero, montado a caballo, que sujeta, y mantiene a raya, a un dragón.

San Miguel no mata al dragón, no lo somete hasta la muerte. Sólo le mantiene a raya. Pone a raya sus miedos, pone a raya su crítica y su juicio. Pone a raya sus límites, como nosotros tenemos la obligación de marcar los límites a las personas que nos rodean. Esto sí, esto no, esto de esta forma vale, de esta otra no. De esta forma elegimos quién sí y quién no entra en nuestro territorio, en un ejercicio de “Yo soy” que se ensancha, lejos del yo pequeñito, del ego encogido en un papelín, que puedes llamar careta, tal vez muerto de miedo al fondo de la cueva, sometido por el dragón.

fidelentrenaasudragonmon Así lo vimos…

una de mis películas favoritas se titula “cómo entrenar a tu dragón”. la he visto un ciento de veces (6 o 7), y esta tarde, si el universo conspira a mi favor, me voy a dar otro atracón de ragón, y de película transformadora, porque transforma la visión que tenemos todos del ragón. San Miguel, el día de mi santo, me ha hecho el regalo de un José que se convirtió en Mikel, y de ragones que se transforman en el amor, en vez de en la guerra, pero me parece que eso es objeto de otras líneas.

comoentrenaratudragon3ragones

comoentrenaratudragon3ragonesmon

comoentrenaratudragonmonEste pensamiento florece hoy con una cita que tengo, qué curioso, mañana, con Fidel Delgado, un día antes de la cita programada, qué casualidad, para el 30 de Setiembre. Me encanta Fidel desde que le escuché en el primer congreso de “aprendemos todos”, una propuesta preciosa para una nueva educación. Fidel nos habla de los ragones, esos bichos a los que alguno se empeña en llamar miedos, y de otras cosas que no logro entender del todo, incluyendo la TRANS, una organización para la que, no tengo muy claro si he entendido bien en este ejercicio disfuncional de escuchar mientras escribo (algo tiene de femenino mi cerebro que se empeña en hacer dos cosas a la vez, cuando no tres), trabajamos todos.

Escucho a Fidel mientras escribo estas líneas y me doy cuenta de su influencia en mi forma de trabajar hoy. Allá donde voy, llevo un par de cosas, también conociaos como cachibaches. Si nada media, me acordaré de este post reunido con Fidel, un regalo para mi vida reciente.

y perdóname el rollo, cada vez que escribo algo relacionado con “Aprendemos Todos”, no puedo evitar pinchar su manifiesto, una propuesta para una nueva educación, propuesta a mi entender extensible a una nueva vida.

 

Anuncios

el día en que José se convirtió en Mikel

en la vida hay una diferencia muy importante entre lo que nos cuentan y lo que nos llega.
Afortunadamente, son diferentes. Si no, no discriminaríamos nada.
De no ser así, seríamos monos de repetición.

En el cierre de la presentación de “historias que transforman organizaciones”,
las personas asistentes transforman los 7 elementos y metodología que les hemos expuesto en claves de aplicación personal,
en sus vidas y en sus entornos vitales (en casa, y ojalá también en el trabajo).

Esto ocurrió el martes pasado.
He dedicado la semana pasada (miércoles, jueves, viernes) a desgranar elementos de la presentación.
Hoy es lunes, 29 de Setiembre de 2014, San Miguel.
Yo me llamo Mikel porque mi padre se llamaba José Miguel,
José como su padre, y Miguel como la onomástica del día en el que nació.
Mi padre hoy está muerto, pero vive en mí.
José, su padre, se convirtió en Mikel, su hijo.

Hoy, 29 de Setiembre,
distribuyo 26 trozos de papel encima de una mesa de teselas,
trocitos de cristal, que vienen de mi otra rama,
sobre una mesa de forja que habitó la terraza de mi otro abuelo,
y hoy me acompaña en mi cocina,
mesa de mi abuelo que también se llamaba José, qué divertido.

El martes pasado fue tiempo de jugar (PLAYTIME).
Hoy, día de mi santo, San Miguel, convertido en San Mikel, aunque no tengo claro que los vascos, adoradores del sol y la tierra, tuvieran santos.
Es hora de celebrar.

un abrazo,
Mikel
http://wp.me/p4O1Qr-2U

teselasmon

En la metodología con la que acompañamos a las personas, compuesta fundamentalmente de 3 movimientos:

– mis creencias,

– mis pasiones,

– mis valores,

explorar y modificar mis creencias es un juego muy divertido.

Seamos conscientes o no, mis creencias me vienen de papá (o de padre), de mamá (o de madre), de mis abuelos y abuelas, de mis profesores y amigos de la infancia, de aquella nana o vecina de mamá con la que estuvimos tan en contacto y a la que adorábamos, o su contraria.

En el ejercicio de mis creencias, que es un movimiento de pasado, que es bueno actualizar de vez en cuando, hoy me encuentro hablando de mi padre y de mis dos abuelos. Muy curioso. Tal vez me haya evocado este movimiento una conversación ayer con mi hija, y un movimiento mental posterior. O la simple casualidad de que hoy sea mi santo, y el cumpleaños de mi padre. Si él estuviera vivo hoy tendría taitantos años, un montón, y un montón más que yo. Va por ti, aita. Y por los jefes que nos precedieron,que se llamaban José.

José que se transformó en Mikel, con la ayuda de José Miguel.

la temporada de otoño invierno se abre (ya a las puertas del centro de innovación del BBVA) plena de cariño y ReSpeto

3bolsas713Empiezo este cuento corto reconocimiedo mi ignorancia del panorama de la innovación en este país, y en el resto de los países del mundo, pero la verdad es que yo no conocía hace 5 meses que existiera el centro de innovación del BBVA. En Madrid yo conocía el entorno del garAJE, y justo justo porque he sido asociado de AJE madrid, la asociación de jóvenes emprendedores de este pueblo grande que es Madrid, y del Hub, al que me he acercado pero no conozco a la fecha. Digamos que mi relación con el conocimiento es informal.

En eso estaba, lanzando flechas al universo, contactando con una persona que no conozco en CORRESPONSABLES méxico, que me manda un correo invitándome a conocernos en una presentación del Corporate Excellence en Madrid.

Como mi relación con el conocimiento es similar en el mundo de la innovación, en el del Corporate y en el de la Responsabilidad Social, en el que he flirteado ya varios años sin encontrar novia, me dejo guiar por las señales, que tengo que reconocer que no siempre señalan hacia un sitio cierto.

Mi contacto de corresponsables en México me manda información de un evento del Corporate Excelence en una universidad en Madrid en el que podemos juntarnos y al que decido asistir. El panel, mixto, es interesante, con presencia del mundo universitario, del conocimiento, y del mundo empresarial, la experiencia y la práctica. Dentro del mundo de la empresa, BBVA, DKV y Telefónica, 3 tekeñitos, en una jornada sobre la comunicación, una invitación maravillosa.

Entrando en linkedIN, ligando dentro, unidos a los que les va muy bien, me encuentro con la presentación de Ignacio Villoch, una presentación preciosa, ingeniosa, reflexiva, pensada, una propuesta desde el yo soy diferenciado, único. Me río y disfruto con la presentación. En algún punto del camino pienso que me gustaría presentarme así en el caso de trabajar para un gran corporativo. A mí también me gustaría presentarme así en su caso. Impecable, claro, divertido, propositivo.

Ni corto ni perezoso, contacto con Ignacio al final de la jornada y le hablo corto de “organizaciones que enCUENTrAN y CUENTAN cuentos”, una propuesta para una nueva comunicación corporativa, desde las personas, la emoción, lo positivo, los valores y comportamientos compartidos.

Al primer correo, que no es uno sino tres, soy muy rollero, tras esa breve toma de contacto, le sigue una primera reunión, ya en la plaza Santa Bárbara, en la que se confirma que entramos en el programa de otoño invierno del Centro de Innovación, una segunda, ya con Antonio, para que conozca el entorno y a Ignacio, y una tercera, el día antes de la presentación, para ultimar detalles técnicos y disipar un par de dudas, qué podemos dar (información de nuestra compañía), cómo accedemos al video de la jornada, publicado en youbube, qué tipo de difusión podemos hacer a posteriori. En esta tercera reunión, se junta a la comitiva Javier, socio de Gaizka, un amigo de juventud, también en un proceso emprendedor relacionado con el desarrollo de personas, equipos y organizaciones, con sede en Bilbao. Su nombre es IS2COACH. Su nombre completo Javier ONDARRA, que podemos traducir salvo que mi conocimiento del euskera, ese lenguaje vernáculo donde los haya, empiece a flaquear, como Javier Arenas.  Muy apropiado como compañero de viaje para una persona que lleva sus piedras y sus palos ahí donde va. Es que al final, los vascos, esos irredentos vascos, somos muy rústicos. Nos gusta la plancha, verduritas y pescados, carnes y mariscos a la plancha. Y de lo sutil, lo justo. Piedras y arena son lo nuestro. Cortar piedras, hasta convertirlas en arena, y levantar troncos, no sé si antes era al revés.

En el proceso voy conociendo a Ignacio y a su equipo, Celeste, que cuelga los contenidos que le proponemos en la web del Centro, y me quedo maravillado por su cercanía, nosotros les contamos historias y ellos nos cuentan historias, y por su respeto.

En el mundo ese en el que he coqueteado, el de la Responsabilidad Social, he encontrado varios ejemplos de la Erre y la Ese, que nosotros traducimos en ReSpeto en un programa para el desarrollo de las Pymes, un programa con el que conseguimos el premio categoría Pyme del III MarketPlace de Forética.

En ese mundo me he encontrado con dos ejemplos memorables de respeto en el equipo de Forética, encabezado por Germán Granda, y en el Ministerio entonces dirigido por Juanjo Barrera, con el que he vuelto a coincidir recientemente, en su nueva función en un proyecto tan potente como interesante en el mundo cooperativo y la educación.

En Forética, hace ya siete años, un septenio, recién llegado, me permitieron discutir la norma SGE 21, en su revisión del 2008. En el Ministerio encontré unas puertas abiertas para presentar un proyecto innovador para apoyar a las pymes sin contar con ningún tipo de padrino, un trato cercano y cordial, que hoy se mantiene en la persona de Marisa, desde esta esquinita del mundo te mando un saludo.

Unos años más tarde encuentro el mismo respeto en el equipo de Ignacio. Llego el día antes de la presentación con una duda, y le pregunto a Ignacio si al Centro (la organización que nos acoje) le supone algún problema que a la fecha no tengamos ningún cliente para el programa que vamos a presentar, única pregunta que me puede “mover” en una presentación publica, no por mí, sino por lo que puede suponer para la organización anfitriona, y me encuentro una respuesta maravillosa, que no puedo transcribir de forma literal, pero viene a decir:

Nosotros apoyamos proyectos innovadores, proyectos de emprendedores, Mikel.  Ser vosotros mismos. No hay mejor mensaje que el que llega desde la autenticidad.

La última duda resuelta, el día de la presentación, con más de 40 personas inscritas que finalmente serán menos, iniciamos los 7 movimientos de “historias que transforman las organizaciones”. Contamos historias, compartimos historias, provocamos conversaciones, jugamos y nos conocemos un poco, en un movimiento de personas, en un proceso de comunicación entre iguales diferentes. Yo me presento tal como soy, con mis palos, con mis cachibaches, con mis colores, y Antonio se presenta como es. Nuestro anfitrión nos ha dado la cancha que necesitamos para una presentación auténtica de una propuesta diferente.

Desaprovechamos parcialmente las capacidades tecnológicas de la sala (sólo utilizamos una de las tres pantallas para proyectar una presentación), y aprovechamos totalmente una sala magnífica para crear círculos y elipses, y movimientos, 1, 2, 3, hasta llegar a 7.

La presentación se termina y nos despedimos de los cámaras, de Celeste, de Ignacio, que se ha convertido hace ya dos telediarios en Nacho, pero nuestra vinculación afectiva con este espacio y este equipo que es mucho más que un escenario (ecosistema) de la innovación en Madrid no tiene fin. Nos llevamos el ReSpeto de Nacho y de su equipo por nuestras formas. De mayor yo también quiero ser grande como Nacho y su equipo del BBVA, también en la innovación, y en el ReSpeto, esa palabra tan bonita.

Gracias de corazón.

3bolsasmonAsi lo vimos…

veo 3 bolsas que me han acompañado en la presentación el el BBVA y el palo con el que pintamos esa elipse imaginaria. una de las bolsas con dos pañuelos de fiestas, uno de ellos rojo, de las últimas fiestas de Algorta, mi último pueblo vasco, en esa costumbre que se convirtió en tradición de juntarme con los amigos de la cuadrilla en fiestas de San Ignacio, para terminar Julio, y recibir el mes de agosto, rojo, como la pasión que es el movimiento final de nuestra propuesta, curiosidad que se convierte en creatividad e innovación, y el otro, azul a cuadros, un pañuelo de arrantzale (pescador), recuerdo de esas fiestas de mi primer pueblo, Bermeo, el pueblo de mis padres, recuerdo de algún que otro examen de Setiembre al que fui vestido de riguroso azul (mis alpargatas, mi camisa y pañuelo de arrantzale), azul como los valores que venimos a encarnar en esta vida, en forma de comportamientos, como ese tercer trapo, verde, que corono la bolsa.

vinimos a hablar del amarillo, la puerta de la comunicación, pero acabamos, como casi siempre, mezclando colores. A la puerta del centro de innovación del BBVA, banco Bilbao Vizcaya Argentaria, algo de vasco tienen estos chicos, pienso que no es extraño que me haya sentido como en casa, con mis pañuelos de fiesta, de Julio y de Setiembre, con mis trastes y mi madera, con Antonio y Silvia, compañeros de viaje y amigos, con el calor de los asistentes y el magnífico ReSpeto y apoyo por parte del equipo que encabeza Nacho.

el otoño acaba de empezar. Estamos de fiesta. La temporada de otoño invierno se abre en el centro de innovación del BBVA.

pintando el 7 de “historias que transforman organizaciones” en el BBVA Innovation Center

C7tomo es habitual en nuestra casa, cuando preparamos una presentación que entendemos puede tener un uso genérico, o repetido, con ligeras variantes, la subimos a slideshare, y la compartimos con un público más amplio que aquel que la ha recibido directamente.

Tras la presentación de ayer en el centro de innovación del BBVA, queremos compartir una presentación que nos sirvió de recordatorio visual del hilo conductor de las 2 horitas que compartimos, en 7 bloques que asociamos con 7 movimientos.

1El primer movimiento, las mil historias de mi vida, sirve para cambiar el plano inicial de la presentación de toda persona asistente a un evento. Del plano mental en el que estamos casi siempre proponemos pasar al plano emocional. Para ello, nada mejor que una historia que ha transformado mi vida, sea yo o no el actor principal. A veces simplemente es algo que otra persona hizo y tuvo gran impacto en mí. ¿hay una historia o hay una docena? Realmente hay miles, la mayoría de ellas muy bonitas. Con este primer paso, en conversaciones entre dos personas, hemos roto una costumbre antigua. Estamos desde el principio trabajando en otro lugar.

2El segundo movimiento trata de corporalidad y de poner a jugar a todo nuestro cuerpo a nuestro favor, un movimiento que incluye el cerebro, nuestro cuerpo, incluyendo los pies, el derecho y el izquierdo. Cada día que repetimos este ejercicio nos volvemos a reír, por lo tonto, y por lo que nos hace pensar. ¿Desde el lado izquierdo o desde el derecho? Mejor desde los dos.  Además nos sirve para explicar los cuatro colores, el movimiento de traer el cielo a la tierra (el azul al verde), valores convertidos en comportamientos, y el eje transversal que tan poco hemos trabajado en este mundo, el eje de la personita interior (la desinhibición, el no miedo a ser como uno es, que nos ayuda a jugar, la curiosidad, que nos induce a entrar en terrenos desconocidos, a probar y a comprobar, pero desde el experimiento, prueba y error, prueba y acierto, ajá, así sí puede funcionar…

3El tercer movimiento nos acerca a los tres elementos que pueden cambiar nuestra vida. Se trata de un trabajo consciente sobre nuestras creencias, nuestras pasiones y nuestros valores. Un trabajo transformador que se puede realizar jugando, sin acudir al sicólogo ni al psiquiatra, por favor.

4El cuarto movimiento nos acerca a un mundo informal que hoy se denomina 2.0. Compartimos una reflexión de cómo ha cambiado el mundo de la comunicación en general, en medios escritos (diarios digitales), en creadores de influencia (antes periodistas reputados, hoy blogueros, personas corrientes y molientes como tú y yo, ella y él, a los que podemos poner nombre y son en muchos casos cercanos a nosotros), un mundo de comunicación informal imparable, y al que no podemos dar la espalda. De hecho, hoy es más fácil que te atiendan una reclamación que pintas en la red (por medio de facebook, twiter, …) que una que lanzas en el canal formal de reclamaciones. Por algo es. TAl vez por una nueva visibilidad / transparencia informal.

5El quinto movimiento baja esa reflexión al miedo, también conocido como temor. ¿A qué temen los responsables de comunicación interna y externa de nuestras organizaciones? Si sabemos esquivar estos miedos ( quién, qué, cómo, cuándo, en qué canal) podremos ofrecer una nueva comunicación de la que se beneficie una organización, incluyendo a todas las personas que les dan vida, con una amplitud mayor o menor (otros grupos de interés, proveedores, clientes, …) en función de.

6El sexto movimiento sirve para explicar uno de los elementos que incorporamos en el proceso de acompañamiento de un grupo de editores internos, 6 claves para un mensaje que pegue, 6 claves para una comunicación de éxito, SUCCESS en inglés (Sencillo, Unesperado, Concreto, Creíble, Emocional, Secuencia de hechoS).

7tEl séptimo sirve para rematar con los siete principios de la indagación apreciativa (las palabras crean, las historias crean, las personas crean, los grupos de personas crean, las imágenes crean, las preguntas crean y lo positivo crea), y una reflexión sobre qué impacta más, desde nuestro punto de vista, en esta nueva comunicación. Aunque no gane por goleada, estamos de acuerdo en la importancia de crear desde lo positivo, desde nuestra luz. Introducimos en este último movimiento la reflexión entre qué es ser optimista y tener un enfoque positivo en la vida. De regalo, me permito, con dos voluntarios, recrear el movimiento mental de Hypatia en la película Ágora, de Amenabar. Con una cuerda, dos personas que hacen la función de foco, y un palo, pintamos una elipse imaginaria, y apagamos el foco negativo de nuestro ser (todos llevamos uno dentro). NO es que no exista, pero nos comprometemos a no actuar desde ahí. Los miedos del apartado 5 pueden dormir tranquilos, pueden irse a descansar, porque tenemos un compromiso personal, por mí y todas mis compañeras, de “ser impecable con mis palabras”.

La disposición de la sala, con sillas inicialmente dispuestas frente al estrado, ha tomado una disposición de sillas dispuestas en dos filas, dibujando una elipse.

Los 7 movimientos nos han transportado a ese nuevo mundo que queremos y podemos habitar, en una elipse formada por personas diferentes e iguales.

7monAsí lo vimos…

En el cierre, pedimos a las personas asistentes que nos cuenten qué les ha llamado más la atención, pero creo que ese es material para otro post.

Apenas son las 11:30 del miércoles, ayer a esta hora todavía estábamos en ello, y nos llega un correo de Celeste. El video en el que queda grabada la presentación, ya está disponible en el canal de youtube del Centro de Innovación del BBVA. Qué rapido.

A nuestra disposición y a la vuestra.

cuendo el río suena

epiyblas

Es domingo por la tarde, estoy en el coche con Silvia cuando me llama por teléfono Bernardo, un buen amigo. Estoy muy contento de recibir la primera llamada en el manos libres. 3 años más tarde he vuelto a sincronizar el teléfono móvil con el manos libres del coche. Vengo a hablar con Bernardo 4 veces al año, y tenemos pendiente quedar en Madrid desde hace cosa de 6 meses. Nuestra relación es más o menos así desde hace cosa de 24 años, desde que nos conocemos. Sin prisa pero sin pausa el cariño ha ido creciendo con el tiempo. Y es él el que estrena el manos libres, qué bueno. Ya sólo me queda descubrir el para qué de la llamada.

Bernardo me llama para contarme que le gustaría estar presente en la presentación del martes, pero sobre todo, ente pan y pan, ya que también me cuenta que su hija Elena está a un tris de empezar periodismo en Madrid, hay que ver qué grandes se están haciendo los enanos en nuestro circo, un día de esta semana que entra sí o sí va a venir a acercarla, a ver si entonces nos vemos, pero sobre todo me llama para contarme que me tiene que pasar un link a un artículo que ha leído recientemente, que habla de la diferencia entre el optimismo y el espíritu positivo.

Sigue la conversación y me cuenta que no ha sido hasta ahora que él se ha dado cuenta de la gran diferencia que existe entre ser optimista (con su contrario), ser pesimista, y eso que ahora se viene a llamar el espíritu positivo. Me hace gracia que Bernardo, precisamente Bernardo, me esté regalando el post de hoy.

Aunque parezca una casualidad aislada no lo es. El fin de semana pasado me junté con mi cuadrilla de toda la vida a comer en el caserío de la familia de Iker, una de esas personas que yo diría que tiene un inquebrantable espíritu positivo. Yo me senté en la mesa enfrente de Iker y de Gaizka, y, sin comerlo ni beberlo, nos encontramos hablando sobre el coaching, sus utilidades, y las reticencias que Josu le ponía. A nuestros lados Silvia, mi pareja, Nekane, pareja de Gaizka, Begoña, pareja de Josu, y Garbiñe, pareja de Iker, sentado en la otra cabecera, ahí lejos de la mesa.

Josu empezó despotricando del coaching. Por lo visto, ha sufrido varios procesos de coaching en los últimos años. Según él, es un proceso en el su jefe le manda a alguien (un mensajero) para que le convenza de algo. Sin querer que sea de una otra forma o de otra, sin defenderme ni atacar, sin sentirme perjudicado por sus comentarios (eso no soy yo), vamos intercambiando opiniones en el camino. Acaba la comida y me doy cuenta de que Josu está defendiendo los procesos de coaching, que buscan que las personas sean más positivas en su trabajo, en sus relaciones, en su comunicación, en el proceso de afrontar las dificultades y los problemas. Silvia y yo nos vamos antes y compartimos una tónica de vuelta a casa. Estamos alucinados con el cambio de discurso de Josu. Pensamos que por algo estábamos nosotros dos ahí en medio. Algo nos tenía que contar Josu, y para algo es esa conversación casual en el camino.

y como no hay dos sin tres, una conversación con Antonio, paseando esta semana por Madrid, en el proceso de preparar la presentación del martes. Entre pan y pan se cuela nuevamente una loncha de salami. Antonio está preparando un estudio sobre la felicidad en el trabajo, que asocia mentalmente al optimismo. Un estudio que trata sobre las variables que facilitan el compromiso de las personas en su puesto de trabajo. A Antonio le gusta la imagen de persona completa, con todos sus elementos (incluidos el espíritu y el corazón), con la que trabajamos en oé corazón. El ser humano indiviso, que puede llevar su corazón a trabajar y puede volver a su casa con la cabeza puesta. Se nos acaba el salami, y le propongo a Antonio una de salchichón. Por favor, Antonio, que tu estudio de la felicidad esté ligado con el espíritu positivo, no con el optimismo, por favor. Recordamos un material que hemos compartido, que tiene su origen en Miriam Subirana, y antes que en ella en David Cooperrider, la Indagación Apreciativa. Yo he traducido este movimiento como “bucear en el sí”

Si alguien me pregunta qué diferencia hay entre una persona optimista y una positiva, yo lo resumiría en que una persona optimista niega lo negativo, hace omisión inconsciente de lo negativo, mientras que una persona positiva, lo reconoce, lo ve, pero decide, conscientemente, no profundizar en lo negativo. Si hay algo en lo que tiene que gastar su tiempo, eso es todo lo positivo que tiene su vida, o una situación.

Convertido este procedimiento en hábito, llegará un día en el que esa cualidad le ha transformado la vida, su forma de sentir, de relacionarse las personas que le brinda el camino, con su mundo cercano y sus relaciones transitorias, con esa persona que se acerca a nosotros y nos pide un €urito para comer a cambio de unos kleenex o de lavarnos el limpia del coche, o con nuestra jefa en nuestro cotidiano vivir, también en casa.

Llegará un día en el que todos, Antonio y Silvia, Bernardo y Mikel, seamos un poco más Iker.

epiyblasmon  Así lo vimos…

Quién sabe por qué me he acordado de Epi y Blas hoy por la mañana. Tal vez por lo sencillo de las lecciones que nos enseñaron de  pequeños. Arriba y abajo, delante y detrás, dentro y fuera, 1, 2, 3. Quizás porque uno era muy gruñón y otro muy alegre. Me voy con la pregunta de si Blas era pesimista y Epi optimista, o era un ser positivo.

Qué más dará, te preguntas. Qué tontería, me comenta un duende al oído. Fíjate qué divertido, 4 señores bien mayores preguntándose la diferencia entre optimismo y espíritu positivo. Les vamos a llevar a todos de vuelta a la guardería…

 

Notas al pie:

Bernardo me regaló hace ya 3 años “el mundo amarillo”, una joya que hemos integrado en “organizaciones que enCUENTrAN y CUENTAN cuentos”, dentro de nuestro programa de lecturas compartidas (también somos lo que leemos).

Antonio me regaló el año pasado por estas fechas la idea de asistir a una presentación, que se convirtió en taller de cuatro días, de Miriam Subirana, para formarme en la Indagación Apreciativa.

Los dos son parte de ese espíritu positivo de la presentación del martes en el centro de innovación del BBVA, como son parte Silvia e Iker, Epi y Blas. Va por ellos y por todos mis amigos.

 

el príncipe de las mareas

elprincipedelasmareasEs jueves por la mañana, y me llama Silvia por teléfono. Acaba de leer el post que he publicado. Algo dentro de su ser se ha movido. Empezamos a hablar sobre la diferencia entre sentimientos y emociones. La conversación coincide con una propuesta que estamos lanzando desde oé corazón relacionada con una nueva comunicación, desde las personas, la emoción, lo positivo, los valores y los comportamientos compartidos. A Silvia le surge una pregunta en el camino ¿Es siempre bueno una respuesta emocional? Entiendo, creo entender al menos, la pregunta, y la enlazo con una conversación reciente con Antonio. Seguramente donde hemos puesto “desde las personas, la emoción”, tenemos que reescribir “desde las personas, el corazón”.

¿por qué?

Porque la emoción puede ser de origen y características muy diversas. El miedo, la tristeza, la rabia son emociones. ¿Queremos que las personas comuniquen desde sus miedos? ¿Queremos que comuniquen desde su tristeza? ¿queremos que comuniquen desde su rabia? Pues la verdad es que no. Buscamos una comunicación desde el corazón, ese órgano que algunos empiezan a interpretar como el segundo cerebro.

Si hago un repaso de qué representa para mí, o en dónde reside para mí cada emoción, o a dónde se canaliza, me voy a la cabeza con los pensamientos, que anteceden a la emoción, me voy a las zonas bajas del cuerpo para encontrar la tristeza (el sistema respiratorio), el miedo (la vejiga, los riñones), la rabia (el hígado). Sé que la clasificación no es buena ni científica, pero a mí me sirve para una explicación para andar por casa.

En ese recorrido en zapatillas, el corazón tiene ese sitio reservado para las emociones cargadas de amor, de conexión con los otros, con el mundo, con las piedras, los palos, las margaritas y las mariquitas, con la arena y el mar.

Y me pregunto por qué en estados de malestar y bienestar profundo parece como que todo el cuerpo se embriagara de la emoción.

Para entender lo que voy a contar tengo que viajar a estados vividos en los que, en el polo negativo, me encontraba en una relación desgastante, de exigencia a otra persona, de falta de comprensión y empatía, no me siento comprendido y no te comprendo, no me siento respetado y supongo que yo tampoco te respeto. En esa relación pasada había ratos, largos, que ocupaban días, en las que se sucedían las mareas. Y hablo de las mareas porque era literalmente así. El agua rebosaba mi Ser, hasta desbordarlo, y ese sentimiento, esa emoción duraba horas. Era arrebatador, no me podía sustraer, ni mental ni físicamente. Cuando parecía cejar, estaba embargando a la contraparte. Y así sucesivamente, en un proceso de días. No sé si lo has experimentado, pero es una sensación como la que se produce en nuestras costas (más en el cantábrico que en el mediterráneo). A una pleamar le sucede una bajamar, y cuando todo parece que ha pasado vuelve la pleamar, en una danza preciosa y constante, difícil de explicar.

Para entender el polo opuesto se encuentra esa sensación que te toma y no sabes explicar de dónde viene, sentado a las teclas del ordenador en una mañana cualquiera, igual que ayer o que mañana, o en ese viaje en coche en medio de cualquier estación de tu vida, ya sea de trabajo o de vacaciones, ya vengas o vuelvas, en las que te sientes sencillamente perfecta, en la gloria, conectada. Es esa sensación de plenitud en medio de la cual besarías a tu casera y le darías un abrazo a tu jefe, no sé si te ha pasado muchas veces, agarrarías el teléfono para llamar a tus amigos y decirles llorando que los quieres. No sé si lo has probado, pero es estupendo. O se quedan estupefactos porque no entienden que les llames sin pedirles nada o creen que te vas a suicidar. Ese es el otro estado en el que la emoción embarga todo tu Ser.

En esos dos estados, la emoción ha tomado todo tu cuerpo. Yo me pregunto cómo se explica, y no tiene una explicación normal. Y mejor todavía, no espero una explicación científica, por lo que no la voy a buscar.

CAsi mejor, me invento una que me valga. En esa explicación propia de la emoción que todo lo embarga, el tercer cerebro (el primero es el cerebro propiamente dicho, el segundo es el corazón, con mecanismos que aún no hemos explorado suficiente) es todo nuestro cuerpo, que incluye toda nuestra piel (el órgano que más pesa en un ser humano). Nos dicen que somos 83%, no me acuerdo la cantidad exacta, agua. Y el agua tiene la capacidad de polarizarse. Si no estás al corriente del estudio de Masaru Emoto sobre la incidencia de las vibraciones de tus palabras escritas en un papel sobre el contenido (agua) de un jarro de agua, merece la pena que veas algo. Yo acabo de escribir en el buscador de internet “agua, amor, odio”, y he encontrado varios links relacionados.

Entro en wikipedia, y busco el término Masaru Emoto. Llego al link. http://es.wikipedia.org/wiki/Masaru_Emoto. Todo parece indicar que alguien ha conseguido confirmar el no de este sí tan bonito, 5 Justificación al fracaso de la teoría de Emoto. Si lo piensas bien, no es importante. Muchas veces basta con preguntarse ¿yo he sentido eso? ¿cómo es posible que no pueda sustraerme a esta sensación que invade todo mi cuerpo (ya no está sólo en la cabeza o en su sitio localizado)? Tu agua, todas las células de tu cuerpo, se han hecho partícipes de esa marea que te invade. Por eso mismo te invade, porque van todas a una. Agua con más agua que forma la pleamar y la bajamar de nuestros días.

elprincipedelasmareasmon   Así lo vimos…

Por alguna extraña conexión, así de tontamente, no me importaría volver a ver la película que protagonizan Nick Nolte y Bárbara Streisand, el príncipe de las mareas. Tal vez le invito a Silvia a verla y que me cuente cómo se siente, antes, eso sí, de que lea mi próximo post sobre otro príncipe, vestido esta vez de hojalata, en “el caballero de la armadura oxidada”.

Todo llegará, como el lunes. Jopelín, qué ganas de que sea de nuevo lunes…

el camino del sí, el camino del no y el camino de la duda

elangelcaidoPor alguna extraña razón me levanto a media noche, cayéndome de la cama, y me acuerdo de un relato que seguramente he leído en Maktub o en el Manual del Guerrero de la Luz, ambos de Coelho, un relato en el que 3 discípulos le preguntan a un maestro si Dios existe. Al primero el maestro le responde que sí existe, al segundo que no, y al tercero que no sabe, que lo tendrá que averiguar él mismo. El maestro se encuentra acompañado por una persona que no sale de su perplejidad, y le  acaba preguntando cómo es posible que a la misma pregunta haya podido ofrecer respuestas tan diferentes. El maestro le responde que la primera persona llegará a Dios a través de la afirmación, la segunda a través de la negación y la tercera a través de la duda.

Esta reflexión, tan singular como poco usual, nos puede servir para desdramatizar dónde estamos en esta vida. Miramos a la persona de éxito (económico, que es uno de los valores emergentes en el mundo que vivimos) con envidia. Queremos estar ahí, ¿por qué a nosotros se nos cerró esa puerta y nos cuesta tanto sobrevivir? Miramos a la persona de éxito social (famosos, personas reputadas en su área, personas con una vida social llena) con envidia. ¿Por qué no puede estar más repartida su dicha. Miramos aquí y allá y no entendemos una cosa sencilla. Cada persona tiene un camino en esta vida, que le pone en ese sitio por el que tiene que pasar. Y es desde ese “yo soy”, desde ese “no soy” o desde ese “y yo, ¿quién soy?”, que va a poder construir su vida.

Ayer me reuní en el retiro con un grupo de amigos de Eva, un ángel que apareció en mi vida para ayudarme en un contencioso legal que mi pareja interpuso contra mí después de la separación y el divorcio. El resultado final de ese proceso, aunque no sea plato de mi agrado, es parte de mi vida actual, y no es otro que la distancia que me separa de mis hijos, que hoy viven con su madre en México.

Por esos regalos del destino que nos empeñamos en llamar casualidades, Silvia y yo hemos quedado con el grupo de Eva, 7 amigos que se conocen de hacer actividades relacionadas con la energía, eso raro que se llama Reiki, en la Glorieta del ángel caído en el Retiro. Es un sitio muy curioso. Está a 666 m por encima del mar y es casi la única representación de Lucifer en toda Europa. Creo que hay otra en Italia. 666 metros para celebrar al maligno en medio del Retiro. En el mismo sitio en el que hace 3 años, después del divorcio, empiezo con la primera terapia de sanación. Esa terapia se llamó, y duró un año entero, roller, en castellano cañí patines en línea. Una terapia dirigida por Claudio, un argentino espectacular, macho alfa dominante, y su pareja, una chilena con casta.

Nos sentamos en la terraza, ahora vacía, a las 7 de la tarde. No tardan mucho en llegar las últimas piezas del grupo, como no tardan mucho en llegar las 7 y media, y no tarda mucho en llegar Claudio. Hace más de un año que no le veo y me da mucho gusto volver a coincidir. Tanto como observar una etapa que he pasado en mi vida. hablo con él y me dice que ya no viene a diario al Retiro, sólo los lunes y los miércoles. Qué casualidad y qué bueno que hoy es miércoles…

Sentado con Silvia, Eva y Claudio, tres personas que tanto me han ayudado en el año tres, en el año dos y en el año uno después de,  en los divorcios buenos siempre hay años antes de y después de, y con los amigos de Eva, a los que Silvia y yo hemos acompañado en un proceso de recocimiento (yo me reconozco, yo te reconozco, reconocemos nuestro entorno, trabajando creencias, pasiones y valores de nuestra vida), siento que mi camino de la negación es perfecto.

Navega, mi fracaso empresarial no tenía que ser, de la misma forma que María, la chica que se casó conmigo por la Iglesia, ahí no voy a repetir porque sólo hay un cupón por persona, tampoco tenía que ser una relación para toda la vida. Los dos se conocieron y me acompañaron en un proceso con final trágico. Como dice Gasol, se puede hablar de fracaso cuando no se cumplen los objetivos.

Después de digerir y asimilar el camino del no, ese camino que es menos fácil de digerir que el del sí, y más certero que el de la duda, estoy aquí parado, enfrente del Ángel Caído. Lucifer es la representación del ego elevado, que se cree literalmente mejor que Dios, es el orgullo desmedido. Es una enfermedad que ataca a muchas personas célebres, que se acaban creyendo extemadamente importantes, poderosas, maravillosas, buenas, bendecidas, o benditas. Seguramente en algún punto del camino yo también he pecado de orgullo. Y cómo no, todo tiene su precio.

Veo mi año uno, mi año dos, mi año tres, contento de haber salido, con la ayuda y compañía de mis amigos, en el camino nunca faltan ángeles con forma rara, algunos parecen personas normales de carne y hueso, salido decía, siquiera por un rato, del desierto.

elangelcaidomon   Así lo vimos…

Es tarde por la noche. Después de ver con Fernando el partido del Athletic, no hemos ganado ni hemos perdido, pero estamos de vuelta en Champions, contacto por skype con Gorka. Es muy curioso, pero hoy, después de un año, volvemos a hablar del proceso de separación, y de quién tiene la culpa de que ellos (él y su hermana) estén en México.

Poco a poco vamos a entrar en el terreno de la responsabilidad, y de ver la otra cara de la moneda, pero va a llevar un tiempo. Gorka y Maitante viven con María, y cada uno es como es. Yo no le puedo regalar mi forma de ver la vida ni quiero comprar la suya. Por eso estamos así de bien con el Atlántico de frontera. Un día, espero que cercano, Gorka entederá mejor por qué eligió a dos padres tan diferentes, como parte de su camino de negación, de afirmación o de duda.

Me levanto por la mañana y tengo un correo de Maitane, mi hija pequeña, de Carlos, otro regalo de la vida, de mi año tres, un amigo que nos acompaña en el cuentacuentos desde Estados Unidos, y potencial compañero de viaje en México.

Poco a poco, el viaje cobra sentido, y agradezco todo lo vivido.

nota extendida a 666 metros sobre el nivel del mar:

Lucifer, el ángel caído es la representación positiva del maligno. Por explicarlo en palabras llanas, es ser malo por elevación. Me creo mejor que nadie. Soy divina, soy la hostia en bote.

El maligno tiene una segunda vertiente. Totalmente contrapuesta. Es Ahriman. Para que le pongas una cara, Ahriman se parece a Gollum, el personaje del señor de los anillos, ese ser que necesita su tessoooooooorooo, ese ser que te dice que no eres en tanto en cuanto no tengas una casa, una cuenta en el banco llena, una segunda casa, el barco de vela aunque no sople el viento, más, más, más, porque nunca hay suficiente para Gollum, que necesita acaparar. Es miiiiiiiiiío, parece gritar.

El yo, el Ser presente, hace un ejercicio de estar en el mundo, y de experimentarse, entre Lucifer arriba y Ahriman abajo, en un camino que a veces genera dudas. ¿Estaré pecando de exceso? ¿Estaré sucumbiendo por defecto? Creo que de eso se trata.

nota extendida sobre la biografía:

agradezco infinito que María, Gorka y Maitane me hayan enseñado tanto en mi vida.

ellos me han acercado a la escuela Micael, a la antroposofía y a la triformación social, tri de tres, un mundo en el que he aprendido, siquiera por estar cerca y rozar, la importancia de la biografía en el desarrollo personal, la importancia de lo sutil, y las aspiraciones del hombre de un mundo, siempre el tres acompañándonos,  bello, bueno y noble.

retireando

Claudio, eres un monstruo patinando, predicando, y con las fotos. Nunca sacaron a esta pandilla tan angelicales, tan despegados, tan voladitos. ¿O será influjo de ángel?

3 palitos durante 30 años hacen muchos palitos

huna hablo con Laura, compañera de viaje desde hace unos años ya, a la que conozco con motivo de un programa de responsabilidad social con el que ganamos un premio en el market place de Forética, en el III (palito, palito, palito) CSR MARKET-PLACE de Forética, si no me equivoco, hay que ver cómo me gusta el 3, también en números romanos.

Sigo en contacto con ella, porque no hay nada más bonito que mantener el contacto con las personas que encontramos en el camino, sobre todo cuando hay eso que denominamos “feeling”. Cada vez que hablo a Europa Press y me encuentro con la voz de Laura es como volver a casa. Me pasa también con Male, en México, o con María Fernanda, en Argentina. Hay voces preciosas que nos regala el camino. Son nuestras relaciones profesionales que se convirtieron en cariños.

La semana pasada, Europa Press publica una tribuna con una viaje al futuro, un viaje que promovemos desde oé corazón (organizaciones con espíritu y corazón), y desde el programa oé cucú (organizaciones que enCUENTrAN y CUENTAN cuentos).

El viaje que proponemos es ese viaje al futuro, que no está lejos de nuestras intenciones de presente, porque nuestra atención focaliza nuestra experiencia. O en otras palabras, “la energía fluye hacia donde va la atención”, tercer principio de “Huna, el secreto hawaiano”, un libro escrito por Serge Kahili King, un regalo que ha aparecido en forma de libro para acompañarme y alegrarme este verano, con éste y otros 6 principios, para un total de 7.

El primero, “el mundo es lo que crees que es”, también está relacionado con una forma de pedir que pone el foco en lo que queremos, no en lo que no queremos.

Si te parece bien, te dejo con el corto, publicado en Europa Press, y con su origen, más largo, publicado en el blog de oé corazón, con el título de “30 años contando cuentos (una historia de amor con la vida).

hunamonAsí lo vimos…

A veces a todos nos cuesta clasificar la realidad y meterla en el molde de una palabra, presente, pasado, futuro. ¿Es el post asociado con éste pasado o futuro? Quién sabe si lo estás leyendo ahora, ¿verdad?

opción corta

http://www.europapress.es/epsocial/tribunas/asi-vimos-30-anos-contando-cuentos-mikel-bilbao-director-mekit-impulsor-oe-corazon-20140905183434.html

opción larga (extendida)

http://wp.me/p3iA9W-wT

Para terminar, entro en youtube, con la intención de anexar una canción hawaiana. Escribo literalmente “música aloha”. Aquí tienes el resultado (primera entrada).

Su título, Hawaii – Aloha-Oe Song, qué curioso.

Oé corazón, oé cucú, oé song.

Lo siento…

no me puedo resistir al tres (palito, palito, palito).

4 colores para pintar “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos”

4coloresEn una presentación en cliente, para no liarla, empezamos sencillito, dibujando 4 colores:

– el azul, arriba, representando el cielo, y nuestros ideales, o valores,

– el verde, abajo, representando la tierra, y la vida sana,

– el amarillo a la izquierda, como el sol, que representa la desinhibición,

– y el rojo a la derecha, que representa la curiosidad, que es la puerta de la creatividad, y de la innovación.

azulverdeNuestro propósito por medio del programa “organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos” es traer el cielo a la tierra, el azul al verde, los valores a los comportamientos.

Este es un movimiento serio, de colores frios, de personas mayores.

Muchas consultoras especializadas lo hacen. Uno de los diferenciales de este programa es desde dónde lo hacemos en oé corazón.

En contraposición con el eje vertical, ese que va de arriba hacia abajo, nosotros proponemos un eje horizontal, el de nuestro ser interior. Un ser que florece en la desinhibición y en la curiosidad.

amarillorojoDesinhibición para iniciar un proceso precioso de comunicación, que se transformará, si así lo quiere la organización y las personas que forman el grupo de este nueva comunicación, en curiosidad.

Curiosidad por los detalles sutiles del camino que sólo capta una persona entrenada en lo pequeño, en la observación y en la admiración, en la reverencia por todo lo bello, bueno y noble.

Curiosidad que alimentada, pero ese no es el objeto de este post, derivará, de forma independiente, o en apoyo de otros procesos que ya se dan en la organización, en creatividad y procesos innovadores (no sólo aplicados a producto y servicio).

creenciaspasionesvaloresEn ete proceso de formación del grupo, yo me reconozco, yo te reconozco, juntos reconocemos nuestro entorno, trabajamos con las creencias, las pasiones y los valores de las personas que conforman el grupo.

Huimos en primera instancia de las definiciones corporativas. Trabajamos lo pequeño. Nos acercamos al Ser de los ahí presentes. Hacemos grupo desde el reconocimiento personal. Mis valores, mis pasiones, mis creencias como base de una dinámica que tiene su origen en el ser.

valorescomportamientosCon el hilo de mi vida voy tejiendo historias, cuentos o fábulas, que ejemplifican mis valores, que, si no estamos muy desubicados, algo tienen que ver con los valores de mi compañía.

Valores que se convierten en comportamientos.  Comportamientos observables (siempre lo son), observados (por medio de historias) y compartidos (cuando les demos difusión, o los compartamos en un blog).

Estamos llegando poco a poco al fin de la presentación, al tiempo que se nos acaban las hojas del taco.

arribaabajoEn este camino complementamos la comunicación convencional, tan descendente, como el agua, de arriba a abajo, por una comunicación diferente, más fresca, de abajo a arriba, como la hierba que crece en nuestros montes.

Una nueva comunicación está a punto de ver la luz en nuestra organización.

Pero antes de que sea realidad, nos falta algo. Un proceso de protección y de cariño. Como estamos trabajando nuestro Ser interior, nuestro niño y nuestra niña interior, nuestro símil es el desarrollo de un jardín de infancia, un espacio protegido en el que esa nueva comunicación puede crecer.

lasfloresdemijardin En una primera fase, la comunicación es interna, dentro del grupo. Ninguna persona de la organización tiene acceso. Hasta que el grupo se ha hecho grande, y el jardín de infancia deja paso a la primaria. En ese momento hay un encuentro entre la organización y el grupo.

Juntos deciden el alcance del proyecto y las fases de su desarrollo, los recursos,  los objetivos y las métricas (si existen) para su monitorización. En el entorno de este grupo, con personas que ahondan progresivamente en su ser, en la de sus compañeras de camino, en su entorno extendido de influencia, con una desinhibición, con una capacidad de observación, con una curiosidad, y con un enfoque positivo nuevos, encontramos terreno fértil para una nueva cosecha, y pronto vemos florecer los resultados de esas semillas que plantamos, y que alguien cuida en el día a día. Valores, ahora sí, de la organización, que se convierten en historias, fábulas y cuentos, modelos de comportamientos a seguir.

4coloremonAsí lo vimos…

Podemos contarlo más complicado, pero en algún sitio de ahí dentro nos resistimos.

Será que somos muy tontos, muy simples, o simplemente muy niños.

Tekeñitos.

 

Las personas estamos programadas para escuchar y contar cuentos. Alrededor de un fuego (en las casas se llamaba hogar al sitio en el que se prendía la lumbre), alrededor de una mesa, alrededor de una hoguera en campo libre.

En la presentación, los colores hacen aparecer realidades nuevas. Un día surge un dibujo nuevo que no esperábamos. Alguno fallido, alguno precioso, una anécdota del día se acerca a acompañarnos, es la magia de la vida.

La persona que nos acompaña reconoce algún atributo que tal vez puede incorporar en su trabajo, quizás en su organización. Una llama queda prendida, ojalá cerca de nuestro corazón. Es la llama, caliente, hoy amarilla, mañana roja, de una nueva comunicación.

Tienes más información en el blog de “organizaciones que enCUENTrAN y CUENTAN cuentos”

logo organizaciones que encuentran y cuentan cuentos

presentaciones de alto impacto (presentaciones con COLOR)

3estuchesEste mismo fin de semana, charlando sobre historias pasadas, me he acordado de un tiempo en el que mi trabajo consistía en realizar presentaciones de una plataforma de tecnologías de la información. Una plataforma que tenía una serie de módulos muy interesantes (despliegue estratégico, cuadro de mando integral, gestión documental, gestión del conocimiento, integración de procesos y sistemas de gestión, medio ambiente y prevención laboral). En esas presentaciones era muy fácil moverse al plano tecnológico, y abrir un portátil, conectarlo a internet, y empezar a pasear por las pantallas que dan salida a los diferentes módulos y funcionalidades de la plataforma. En esas presentaciones, desafortunadamente, también era relativamente sencillo perder el contacto con la persona al otro lado de la mesa, esa persona a la que iba dirigida la presentación.

Es por ello que en esta fase de mi vida, en la que las personas, su desarrollo, su comunicación, es tan importante, haya buscado una forma de conectar con esa persona que ejerce de interlocutora, si es a mi lado, yo al lado suyo, mucho mejor que enfrentada.

Y como el mundo está lleno de presentaciones rimbombantes, y tecnología, y efectos especiales, damos un giro hacia la simplicidad. Nuestro objetivo es que lo que hacemos, para qué lo hacemos y desde dónde lo hacemos, esos son nuestros diferenciales, queden claros, y no se borren de la memoria de esa persona con la que establecemos la relación.

Uno de los medios que utilizamos es la sorpresa. Y la sorpresa empieza antes de empezar la presentación. En vez de una cartera samsonite último modelo, suelo viajar con una cartera de cuero marrón oscuro, de origen marroquí. La compré hace unos años para mi hijo mayor, con la intención de que él le cediese la suya, marrón clarita a su hermana pequeña. El proceso fue un fracaso.  No la aceptó Gorka (nombre de niño aunque acabe en a), ni Maitane (nombre de niña aunque no acabe en a). Tampoco la quiso su madre, que fue quien la eligió. Creo que ya intuyes el resultado. Esa cartera la adopté yo.

A lo largo de los años se ha ido fraguando una relación especial con esa cartera de cuero marrón. Ella es la portadora de las sorpresas que llevo a mis clientes, en forma de piedras, de semillas, de separadores de libros, de libros, de puzzles, de pequeños enigmas por resolver. El último juego que incorporo en mi cartera de cuero marrón son tres estuches, enfundados en una bandolera de tela.

El primer estuche es un estuche de cuero. Verde y marrón, en representación de lo más natural, esta tierra y estos árboles que nos dan cobijo y alimento, lo compré en el rastro y tiene grabada una espiral, en representación del desarrollo personal. Ese camino que recorremos, y que a veces nos hace pensar que estamos de vuelta donde estábamos, en el punto de partida, sin percibir que hemos realizado un proceso en elevación. Estamos en la siguiente capa de la cebolla (más adentro o más afuera, dependiendo del movimiento de cada cual), pero en un sitio conocido.

El segundo estuche es un estuche de tela en el que dominan el azul y el marrón. Artesanal. Arte latinoamericano del perú, realizado en un telar de cintura. Latinoamericano como el movimiento que esperamos protagonizar. Un movimiento que empezó en España y que se fue consolidando con viajes que atravesaron una y otra vez el espacio que nos separaba de esa nueva comunidad, en forma de mar. Qué bonito el concepto de mi juventud de “ultramarinos”, en referencia a los productos que nos llegaban desde ultra mar, más allá del mar.

El tercer estuche es un estuche de madera, otro elemento noble donde los haya. Un estuche pintado con lapiceros de color,  de cinco colores, mira que nunca los había mirado con atención, rojo, naranja, amarrillo, verde claro y verde oscuro, qué curioso que en la madera no nos acompañe el azul.

Al iniciar una presentación, le damos a elegir a la persona con la que charlamos entre los tres estuches, y le pedimos que elija uno. Cada uno de los tres encierra una opción diferente para pintar los monigotes de nuestra presentación, que van saliendo con los movimientos de las pinturas, en perfecta armonía. Pero cada uno de los juegos tiene lo que tiene que tener. Un color azul y uno verde, en representación del juego que desarrollamos en la organización cliente, que no es otro que traer el cielo a la tierra, o traer los valores en forma de comportamientos, observables, observados, y compartidos.  Un color amarillo, desinhibido, para la nueva comunicación que promovemos, y un color rojo curioso, como la creatividad que inspira, que algún día cercano se va a plasmar en movimientos que nos adentran en la innovación.

Cada juego de pinturas, como cada estuche, o la propia bolsa, tienen detrás una pequeña historia. Alguna vez contamos alguna cosa, que deja filtrar un poco de su personalidad. A veces sí, a veces no.

Ahora que la persona que nos acompaña ha elegido el set de pinturas, y guarda en su mente una pregunta, qué nos irán a contar, ahora que el público se ha hecho presente, silencio, se rueda, la acción va a comenzar,

es buen momento de empezar la presentación.

Así lo vimos…

3estuchesmon

También publicamos esta entrada en el nuevo blog de oé corazón:

organizaciones que enCUENTrAN y cuentan cuentos,

organizacionesqueencuentranycuentancuentosmon

http://wp.me/p4O1Qr-1R