yo me reconozco, yo te reconozco, reconozco el entorno y actuo en consecuencia

graciasmama

El sol de mañanita es precioso. Paro para respirar, una rutina de 20 minutos largos que aprendí en el Arte de Vivir hace casi dos años y que he incorporado a mi vida, un regalo de Artemio, un regalo de Beatriz, de Ana, un regalo de la vida. Luego, me pego un baño mañanero de celebración. Recogemos los cachivaches y nos acercamos al Ventero a nuestro último desayuno antes de salir. Desayunamos quién sabe qué, con café con lecha, la tostada tuya así, la mía asá, y llamamos a casa para saludar.

Mi madre tiene una casa en Polop, un chalet que se empeñó en comprar hace unos años, porque ella siempre ha hecho negocios comprando y vendiendo tejas, que siempre aumentan de valor, hasta que la tendencia cambió, una casa a la que apenas va, porque queda muy lejos, y no se atreve a estar sola, cerca de la montaña en vez de en el bullicio de Benidorm, una casa que ahora quiere y no puede vender. Después de varios años en el intento, parece que ha encontrado comprador a la baja. En esta operación parece que toca perder. Estos días está con Mariam, amiga incondicional, que le acompaña en estas dos últimas semanitas. Adicionalmente, mi hermana se ha juntado con Aitor y sus dos hijos. Le comento que me junto a comer con Silvia y me dice que bien, pero que ni se nos ocurra ir a dormir, que no hay sitio.

Se lo comento a Silvia, cuyos padres viven en Alicante. Los abuelos tienen una casa desocupada, y Silvia decide preguntarle a su madre si hay algún problema en que vayamos a dormir a casa de los abuelos. Su madre le dice que unos primos suyos están al llegar, y que prefiere que no durmamos ahí.

Cuelga Silvia y nos miramos, todavía sentados en la terraza de la cafetería, con la cuenta y el billete de vuelta en las manos. Tenemos dos opciones, que pasan por ir a Polop y dormir en el camping, qué pereza, o buscar habitación, o en Alicante, o en algún sitio en el camino. Sin embargo, estamos felices aquí, en esta playa tan poco guiri. Decidimos a ampliar nuestra estancia en Carboneras. La señora que lleva nuestros apartamentos no nos pone ningún impedimento. Tampoco la agencia de viajes. Nos vamos a la playa con los trámites resueltos.

En la hoja correspondiente al viernes, día de nuestra vuelta, que no lo fue, en el cuaderno blanco que no lo estaba, reza:

Expulsa2 de la familia.

Bienveni2 al paraíso.

En el apartamento nos amplían un día la estancia.

Acostumbra2 al aire libre.

No problemo.

Apuntes que surgen tras recibir un no-no familiar. Como estamos aprendiendo a ver lo bueno en lo que ocurre, en lo que es, y tal vez porque no hay una realidad mejor esperándonos en casa de nuestras madres, la frustración no existe. Nos morimos de risa con el proceso de aceptación familiar.

En la playa, hay un tercer no. El levante ha recrecido: las olas son de tamaño considerable, inusuales en esta zona. La bandera es roja. Acostumbrados a desobedecer, o no muy duchos en llevar la corriente, decidimos probar a entrar. El acceso durante toda la semana a las playas, muchas de ellas de piedra, muchas con tramos de piedras, ha sido dificultoso. Si seguimos con el mismo método hoy va a ser imposible. Me acuerdo de la chica de Almería en la terraza, surfista de body, y de mi juventud en el país vasco, en las olas de Sopelana, y me digo que ese rojo no es mucho más duro que varios amarillos en los que ya he nadado, y me meto corriendo y pincho una ola para empezar. Y otra, y otra. Si no puedes con ellas, bucéalas. Compruebo que no hay resaca. La mar no tira hacia adentro. Mucha ola noble con calificación de roja. Un poco por costumbre, aquí no acostumbran este tipo de ola, un poco para prevenir del peligro al respetable. La circunstancia, ya en las toallas, se convierte en apunte.

“Buceando olas de 3 metros”. Por azares del destino, el apunte recibe el número 1.

“Buceo olas con erizos” recibe el número 2.

“Planto mi tienda a socaire” recibe el número 3.

“Yo me reconozco, yo te reconozco, yo actúo en consecuencia” recibe el número 4.

Todas nuestras conversaciones del viaje, relacionadas con el contento, la celebración, el reconocimiento, interno antes que externo, cobran sentido.

Buceo olas de 3 metros hace referencia a los peligros y riesgos evidentes, magnificados o no, que hay en nuestras vidas. Buceo olas con erizos se refiere a los otros peligros, los sutiles, los que dieron con el pie de Silvia, que no las olas, en la enfermería y el Betadine, planto mi tienda a socaire es el reconocimiento de otros agentes que conforman el medio en el que estoy inmerso. Yo me reconozo, yo te reconozco, yo actúo en consecuencia es el método. El símbolo del paso 4, el indalo, representa la comunión del hombre con el sol naciente. Un símbolo que data en el 4000 antes de Cristo. Un símbolo de la comunión del Ser Humano con la tierra que le alberga.

En la cabecera de las 3 páginas con hojas, un título: COACHING DE OLAS.

En el proceso de la mañana en el que nuestras madres no nos aceptan en nuestras casas, en el proceso de desobedecer a las órdenes de fuera, y seguir el llamado interno, lejos de la frustración y la rabia, nos hemos encontrado con un regalo. La visión global de nuestra semana en el parque, quizás algo más.

En mi gusto por las piedras, recojo una que me gusta y la guardo. Silvia, a la que se le van pegando los malos hábitos más rápido que los buenos, aparece con 3 piedras. Qué raro, Silvia cogiendo piedras. “Mira qué bonitas éstas”. Yo, que no ando corto de imaginación me pregunto si tienen algo que ver con los apuntes en el cuaderno.

Una de ellas es una piedra gris con rayas blancas dibujadas y una mella. La segunda en una pizarra redondita y lisa, la tercera es una piedra blanca con una mella profunda. La primera representa el movimiento de las olas, una tras otras, no te descuides que vienen más, y lo que te puede pasar si una, sólo una, te revuelca. La pizarra es el símil visual para una playa con el mar como un plato. El peligro no manifestado en un entorno aparentemente apacible. La tercera simboliza el refugio detrás del viento. Encima de la mella o un escalón más abajo. Por último, la cuarta, la que yo cogí es una piedra difícil de describir. Creo que más importante de lo que se ve en la superficie, es lo que se adivina en el interior. La cuarta piedra es una de esas piedras transparentes, bellas por lo que sugieren, por su luz interior.

4piedrasenlatoallaEl Ser humano que surge de dentro hacia afuera, yo me reconozco, para manifestarse y reconocer, primero a los otros, luego su medio, y actuar en consecuencia. Como mi jefe joven y creativo, que se reconoció en el arte de la alfarería. Como tantas y tantas personas a las que reconocemos una vez han hecho su recorrido interior.

En el cuaderno, un gracias mamá de Silvia, otro mío, cierran el cuaderno vacío, que se inició 12 años antes con unos apuntes de un libro de liderazgo y de los cuatro acuerdos. Es un número divertido el 4.

Re-conocerte

Encontrar tu voz

Potenciar tu luz

Karavanshar Bermeo,

Coaching de olas cabo de Gata (cai).

Son los últimos apuntes de este cuaderno vacío. Espero que no hagan falta otros 12 años para sacarlos a la luz.

Estoy contento. Silvia también. En el proceso de re-conocimiento interior, del famoso quién soy yo, nos hemos encontrado con Coaching de olas. Pasamos por la terraza del Cabo para reservar por la noche. Las 9 y media puede estar bien. Es hora de celebrar. Chucho debe estar esperándonos. Efectivamente, al llegar, dos cañas nos saludan. Buena hora para comer.

 graciasmam2mon    Así lo vimos…

esta entrada corresponde al capítulo 19 de “coaching de olas y viento”, que incluimos en el blog con el mismo nombre, www.coachingdeolasyviento.wordpress.com

Esta entrada fue publicada en artes, coaching de olas y viento, letras por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s