Y tú, ¿qué tipo de disgustos, agravios y frustraciones coleccionas?

bolsoamarillo La comida en el Felipe es bestial. Chucho y el Felipe en medio de la celebración del 15. 1, 2, 3, 4, 5, no sé cuántas cañas tubos llegamos a trasegar. Tantas como raciones. El pueblo está de fiesta y nosotros también, maravillosa coincidencia, que no siempre ocurre. Por eso, es bueno celebrarlo cuando se da. Mentalmente, yo ya estaba de despedida, aunque no sé explicar por qué. Es muy curioso, pero todo lo que oímos, vemos, leemos, nos condiciona. Hasta un punto difícil de explicar. El me marcho el jueves había creado, es difícil de negarlo, una barrera mental difícil de sobrepasar. Todo lo que vaya más allá es tiempo “extra”, lo reconozca yo o no.

Jueves en la tarde y medio jarras en Carboneras, mal momento para coger el coche. Si la vuelta estaba pospuesta un día de forma tácita, ahora es de forma natural.

Disfrutamos de las últimas tapas, le dejo una buena propina a Chucho, y entretenemos la tarde en la playa. Un café con leche, un mojito y sombra para hacer el tiempo que resta hasta la noche transitable.

El sábado le habíamos pedido al camarero un vaso. Uno de esos que a veces la gente acostumbra a robar. Ceniceros, vasos, cucharillas, hay coleccionistas de todo tipo en esta vida. Mi exsuegro colecciona tortugas. Mi exsuegra brujas. Hay que tener cuidado con lo que coleccionamos, no vaya a ser que la energía del objeto tenga vida propia…

Pues eso. El sábado le preguntamos si nos regalaban el vaso, y nos respondieron que no podían, porque el domingo tenían una jarana con mucha gente, y lo iban a necesitar. Que volviésemos el lunes, después del tumulto y nos lo regalaban si tomábamos un mojito. Fieles a la conversación, ya a jueves, le vuelvo a preguntar al camarero si me puedo llevar el vaso del mojito. No sin dudarlo, me responde que sí. Un rato más tarde, no sin dudarlo, me llevo el vaso mojitero.

La tarde transcurre sin sobresaltos. Ya casi me he leído el libro completo. En la página del día de hoy del cuaderno en blanco, varios apuntes dispersos.

Te deseo un buen día si es eso lo que quieres, una cita de Benedetti.

dubidú, dubidú pero siempre tú, una canción que me ha venido martirizando todo el rato en los dos tres últimos días.

Joven y creativo *, con un asterisco que indica que tengo que incluir el post en el apartado de la organización que juega, destinado a la creatividad de las organizaciones,

Que tengas buen día, a menos que quieras otra cosa, cita de Benedetti corregida por Silvia.

Qué bonito, ¿de dónde es la cerámica?

Hago un repaso, y pienso en todos los días en que no hemos querido, o no nos hemos permitido, ser felices. ¿Cuál es la diferencia de nuestro lunes, martes, miércoles y jueves? Un matiz. Pequeño o grande, quién sabe bien, el matiz hace toda la diferencia. Decidimos celebrar lo que tenemos delante de las narices o quejarnos de lo que no tenemos.

Es ese matiz el que nos permite disfrutar de nuevo de lo pequeño, de la lectura y del descanso antes de que llegue la noche, y más tarde del paseo de la virgen, enfrente primero de la oficina de turismo, luego del bar del primo del Felipe, interrumpiendo nuestro paseo. Pequeño o grande, decidimos sumarnos a la celebración del pueblo, y pedimos hora para cenar en el Cabo. Pequeña o grande es la frustración que nos cruza cuando nos indican que no se puede, que todo está ocupado, pequeño o grande es el tiempo hasta que decidimos si nos frustramos con lo que no hay o celebramos lo que sí hay.

Esa noche acabamos cenando de tapas, 4, porque el cuerpo no tiene espacio para 5 cañas, hay que respetar las señales, a veces sutiles, a veces no tanto, que nos manda el cuerpo, y paseamos los tenderetes del paseo. Silvia se acaba comprando unos pendientes y un collar, ha sucumbido al consumismo. Y yo me acabo de comprar dos bolsos, uno amarillo, plano, raro, como si fuera para documentos, para adornar el salón, es que estoy buscando un poco de color, y otro viejo, de cañazo, estropeado por el agua, con refuerzos inferiores y mangos de cuero. Muy chulos los dos. Mi espíritu, y creo que el de Silvia, es festivo. Hemos vuelto a lo que sí hay. Al remanso interior. A lo pequeño y sutil que nos alimenta.

Decidimos ir a descansar antes del viaje. Porque mañana, ahora sí, volvemos a casa. Elegimos la playa del Algarrobico, a escasos 3 kilómetros de Carboneras. Esa playa que quedaba a nuestra izquierda la segunda noche en el parque, después de la excursión por Mojácar. Como ya conocemos el terreno y no tenemos que desplegar la parafernalia de la cena, ventajas de llegar cenados, la instalación la hacemos en un pis pas. La luna creciente sigue creciendo con nosotros en el parque natural.

No puede ser de otra forma. Así es y ha sido siempre. Sólo hay que pasar otro día y mirar arriba. ¿Hace mucho que no duermes al aire libre? Buen momento para proceder.

bolsoamarillomon   Así lo vimos…

Este post corresponde con el capítulo 18 del libro digital «coaching de olas y viento», titulado «Y tú, ¿qué tipo de disgustos, agravios y frustraciones coleccionas?»

Ya puestos, te regalamos otra foto, con medio pensamiento, no cabe mucho más en el bolsillo.

bolsoamarillo2

Si quieres coleccionar disgustos, agravios y frustraciones, mejor si te compras un bolso delgadito.

Esta entrada fue publicada en 4 colores, amarillo, artes, autores, coaching de olas y viento, letras, Mikel por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s