lo que había por robar, ya está robado (y mientras aparece lo nuevo, ¿hacemos un 69?)

69pordelanteAyer por la tarde ultimé mi porra para el mundial, que incluía la eliminación de Brasil en la ronda previa, Croacia primera de grupo, Camerún segunda, algo que creo que no ha pasado en la historia del fútbol, Brasil, gran potencia del futbol mundial, estandarte del jogo bonito, eliminada en primera ronda.

Ayer, viendo el partido con Fernando, nos faltó Pedro, qué pena, para compartir las cervezas, levantarnos henchidos de gozo y gritar gol, me quedé con el cuerpo cortado al ver el desenlace del partido. Un desenlace previsible, por otra parte, pero no por esperado dejo de sentir vergüenza ajena. Está bien jugar contra 12 (el público local tiene derecho a animar), pero es terrible jugar contra 13 (al árbitro japonés sólo le faltó enfundarse la camiseta canrinha y bailar samba al pitar el penalti). En un juego en el que se gana por 1-0, caso del fútbol, que un árbitro se invente un penalti es demasiado.

El wasap de Pedro, ausente de la celebración, al finalizar el partido, resume lo sucedido a la perfección.

Brasil 1, Croacia 1, Japón 2.

Pero todo eso no es tan importante. La pregunta que nos podemos hace es por qué ocurre eso de forma tan sistemática. Me refiero a un apoyo tan exagerado al país anfitrión de un evento. Porque está bien jugar con 1 más, pero es excesivo jugar con 2 más, sobre todo si ese último encarna el papel de la justicia, ciega, indiferente a circunstancias, a veces no pequeñas, como los intereses económicos asociados al juicio.

Y de ahí, nos vamos directos a la organización del mundial de Brasil, y a la nota de Joana Havelange:

“No apoyo, no comparto y no vestiré de negro ningún día que haya partido durante el Mundial. Quiero que la Copa se desarrolle de la mejor manera. No voy a manifestarme en contra, porque lo que había de ser gastado, robado, ya fue. Si había que protestar, tenía que haberse hecho antes. Yo quiero que quien llegue de fuera vea un Brasil que sabe recibir, que sabe ser gentil. Quiero que quien llegue quiera volver. Quiero ver un Brasil lindo. Mi protesta contra la Copa será en las elecciones. Otra cosa, destruir lo que tenemos hoy no cambiará lo que se hará mañana”.

Y ahí estoy de acuerdo con Joana. Todos queremos ver un Brasil lindo, y un Qatar lindo, y una España, y un México, y un Estados Unidos, y un Irán lindo. El problema está en que donde hay mucho dinero, hay mucho dinero para robar, o para corromper, algún día abriremos ese suculento melón. Y es más suculento un mundial con 12 sedes, o 12 melones, que uno con 8, porque hay más. Aunque se demuestre, qué vergüenza, que no nos llega, ni con los sobrecostes en los que se incurren, para terminar a tiempo.

El problema es que cuando hay un interés económico fuerte, la justicia, vestida de negro, con o sin birrete, en un campo de fútbol verde, qué bonito, o en un tribunal de justicia, falla, a pesar de su ceguera, por el que más dinero tiene.

En este mundo que se parece cada vez más al circo, pan y circo inventado por los romanos, primeros maestros del marketing de masas, y explotado hasta la extenuación por la fifa, la uefa, la metro goldwyn mayer y Disney, vivimos de una forma cada vez más exagerada la concentración del capital.

Y cuando hay mucho interés económico, quién sabe por qué, la justicia no conoce la igualdad, y el arte no conoce la libertad.

Parece que todos somos conscientes de lo que pasa, y hemos decidido aceptar que esto es lo que hay.

69mon   Así lo vimos…

A principios del siglo XX, Steiner formula la triformación social, un movimiento que lleva el ideal de un mundo bueno, bello y noble al mundo económico, con la división de poderes político / judicial, social y económico, que se rigen, en ese marco ideal, por las leyes de la igualdad (el mundo político / judicial), la libertad (el mundo social), y la fraternidad (el mundo económico).

En el siglo XXI, hay movimientos que se acercan a este ideal. Por ejemplo, la Economía del Bien Común, de Christian Felber.

En ambos modelos se busca regular los excesos que surgen de la concentración de capital y de intereses en manos de unos pocos, y de un mundo económico que desconoce el sentido de la fraternidad.

Hablando de unos pocos, Joana Havelange es nieta de Joao Havelange, fue nombrada directora ejecutiva del COL, siglas de Comité Organizador Local (COL) del Mundial de Brasil, (durante el mandato de su padre al frente de la CBF (Confederação Brasileira de Futebol).

neymar

Muy interesante, por cierto, el artículo publicado en el país al efecto de la que tomo la captura de imagen superior.

Christian, mucho ánimo. Hay trabajo por delante. Ahí donde haya dinero, hay una oportunidad de cambio. Si hay mucho dinero, grande.

Por cierto, lo mires por donde lo mires, el penalti que pitó ayer el árbitro es un acto de amor. Ya lo mires por delante, primera imagen del post, ya lo mires por detrás, en esta última, la pareja que estaba en el campo estaba haciendo un 69. Y aquí hemos venido a jugar al fútbol, no a practicar sexo.

69

Releo estas líneas y me pregunto de qué hablan. Sí, no, sí, no, creo que tengo que volver al título, «lo que había por robar, ya está robado», y a la idea subyacente, esto no lo vamos a cambiar, al igual que el penalti a favor del equipo anfitrión que sólo el árbitro vio, y creo que estoy hablando de responsabilidad personal.

Si crees que no se puede cambiar, es imposible.

Si crees que se puede cambiar, y pones tu granito de arena para que suceda. Hay una posibilidad.

Unos pocos activos hacen porque una multitud pasiva consiente. Todos y cada uno de nosotras, personitas mayores, puede cambiar su forma de pensar, su forma de sentir respecto las cosas, y lo que es tanto o más importante, su estado de actividad, pensar sentir y hacer. Porque lo que haces importa, vaya que sí.

Esta entrada fue publicada en autores, encontrar la voz, esfera económica, esfera política / jurídica, esfera social, flechas al viento, la Economía del Bien Común, menos es más, Mikel, Responsabilidad Personal, triformación social por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s