yo soy responsable (el observador sí es responsable)

Cita

yo soy responsable,
de lo que hice,
y de lo que no hago,
de cómo lo hago,
y de cómo lo dejé de hacer.

mikelenelespejomon   Así lo vimos y así lo vemos …

Miro a mi pasado, miro a mi presente, e intento dejar de mirar al futuro, ese futuro mejor que todos queremos construir. Pienso en cada uno de los ejercicios en los que puedo ejercer mi responsabilidad, esa actitud y esa acción que me define hoy.

Y poco a poco, reflejando en otros esa misma actitud, o actuando con los demás como intento actuar conmigo mismo, observo cómo aparece en mi vida, poco a poco, el observador, ese otro que no soy yo, o que es más yo de lo que mi otro yo es.

si quieres una presentación de los 5+5 principios que mueven la Indagación Apreciativa, entre los que se encuentra el principio de libre contribución, por el cual todas las personas son responsables del alcance, forma y modo de su contribución como voluntarias en un proceso que nos abarca a todas las personas que componemos un sistema, te dejamos una presentación.

Anuncios

8 apellidos vascos 3 veces al año

caramelo

3 veces al año nos juntamos los amigos de la cuadrilla para cenar, en un restaurante o en el txoko. Solemos hacer una cada cuatrimestre. La primera en Abril, haciendo coincidir con los cumples de Josu (el 19) y el mío(el 28), hoy, mira Mira qué bien, una segunda, en fiestas de San Ignacio, 21 de Julio, y una final para cerrar el año, allá por Navidades, el 19, el 23, como coincida cada año.
En origen nuestra cuadrilla era de cuatro amigos, y con el pasar de los años hemos ido recuperando e integrando amigos con los que no tuvimos tanto roce en nuestros tiempos de universidad. Gaizka, Iker, Alex y Lekube se han integrado en el núcleo por el que también han pasado Diego o Jaime.
Al final, somos el doble de los que éramos, 8 amigos.

En la reunión de este viernes faltan Lekube, y Gaizka que se incorpora a los previos y a la espuela, tras acabar otra cena paralela.

En el ir y venir de la conversación, hablamos de un montón de cosas, entre las que, cómo no, no podía faltar el Athletic, rojo y blanco convertido en pasión. De lo que hablamos, me quedo 3 ideas de por qué estamos haciendo este temporadón (somos los primeros de la otra liga, escapados como están los dos grandes, Barcelona y Real Madrid, que se convirtieron en 3, en la estratosfera), que se puede convertir en una reflexión de por qué algunos equipos funcionan y otros no.

En primer lugar, el equipo ha funcionado bien porque la directiva se ha dedicado a lo que se supone que se debe dedicar, a organizar el club.

El equipo que dirige Urrutia ha sido muy estricto en el cumplimiento de los contratos por parte de los jugadores. Llegamos a un acuerdo. Yo te pago y tú trabajas. Si te quieres ir antes de cumplir el contrato, para eso está la cláusula de rescisión, que se paga íntegra. Si no, ya sabes dónde está el tajo. De esta forma se han ido del equipo 3 de los mejores jugadores. Los dos mejores, internacionales por España, y Amorebieta, internacional Venezolano. Javier Martínez se fue el Bayern de Munich de la mano de Heynckes tras el desembolso íntegro de la clausula de rescisión, y Llorente se fue a la Juventus tras retrasar un año el movimiento. El club no aceptó en el verano anterior ni en el mercado de invierno una rebaja de la cantidad previamente pactada. La filosofía del club es clara. No somos un club vendedor. Si lo podemos evitar, no vendemos. Una situación que ocurre una vez, puede no volver a ocurrir. Cuando ocurre dos veces, volverá a ocurrir. Mensaje para navegantes.

Adicionalmente, tanto con Bielsa como con Valverde, el ámbito deportivo queda totalmente a la decisión del entrenador. El equipo directivo pone los jugadores, con sus contratos, a disposición del entrenador.

Respecto al equipo deportivo, vemos el éxito de Bielsa hace dos años, y el de Valverde este año. Sobre Valverde hemos hablado, un chaval que tiene entre otros muchos méritos ser una personas normal, lo he leído ya en dos artículos recientes, por lo que lo volveré a leer una tercera vez. Y adicionalmente, en no casarse con el nombre. Cuando Susaeta ha estado mal, al banquillo. Igual que Ander Herrera, Iraola, Iraizoz, Muniaín, Beñat, o cualquier otro de la plantilla. No hay nombres, hay hombres. Si estás bien y te esfuerzas en el entrenamiento (tercer punto a reseñar), juegas. Si no, ahí están los confortables sillones, antes banca, de los suplentes, ese banco en el que nadie quiere estar.

De esta forma, el jugador tiene un par de referencias claras de lo que tiene por delante. Cumplir el contrato, y esforzarse.

Si sumamos a la profesionalidad de la plantilla el apoyo de una afición, tenemos la mezcla perfecta.

Y todo funciona porque hay un poco de criterio y sensatez en cada ámbito. Porque cada uno hace lo que tiene que hacer.

caramelomon   Así lo hemos visto…

Termino con esta reflexión tonta de lunes, para desenvolver mis regalos de cumple.

Parece que el mundo conspira hoy en rojo y blanco. Una camiseta blanca con un símbolo rojo en el medio del pecho, un Carmelo enorme con celofán y relleno blanco, y un alma roja en el centro, ala, un cuarzo rojo, y unos pasteles de Mallorca, envueltos de rojo y blanco, se entremezclan con el recuerdo cercano de otra cena entre los amigos de la cuadrilla, 8 apellidos vascos, la conversación con César el domingo por la mañanita, el café con leche posterior con Gaizka, la visita al Guggenheim un poco más tarde, qué caseta más bonita para el perro, la vuelta a casa con la radio intermitente, 1-0 al Sevilla, 2-0, 3-0, 3-1, premio para terminar el fin de semana.

Abro el wassap y la cuadrilla está planeando el desembarco este viernes en el campo del Rayo, otro equipo rojo y blanco que ha hecho este año unas cuantas cosas bien. Entre ellas, apostar por el sí, por jugar a jugar al futbol, en vez de al frontón y al patadón.

Termino y me acuerdo de un post anterior, titulado “los caballeros del temple, la revolución francesa y la RS”, http://wp.me/p3iA9W-d, en el que hay tres bolas, 3 esferas, como la roja que me han regalado hoy, no balones, representando nuestro mundo, 3 mundos en este mundo, que funciona perfectamente cuando cada bola obedece la ley que le es propia y le gobierna. Tal vez todo sea muy sencillo, mucho más de lo que nos han contado.

El primer cuatrimestre casi ha terminado. El segundo, a punto de empezar…

9 de cada 10 hombres argentinos, y españoles, y hasta alemanes son gays

Veo un video para desternillarse de risa, si eso fuera posible, y estuviésemos atados con tornillos, en el que, tras una simple frase, “1 de cada 10 hombres argentinos es gay”, surge un proceso de indagación profunda. 1, 2, 3, 4, … 9, 10 soy yo, 1, 2, 3, …9, 10 soy yo, 1, 2, … 9, 10 soy yo, muy divertido.

Definitivamente, nada es tan grave mientras tengamos esa capacidad de reírnos, de lo que nos pasa, de lo que no nos ha pasado todavía, pero nos puede pasar, y de lo que seguramente no nos pase nunca. Esa es una de las acepciones de gay, alegre, jovial, tan cerca al sentido del buen humor.

Un campo en el que les ganamos de largo a las chicas, colectivo en el que hay menos gays, se pronuncia gueis, y menos geysas.

calcetinesrosasmonasí lo vimos de viernes …

pienso en alto sobre lo penalizado que está el sentido del humor en el entorno laboral, cuando es reconocido el valor terapeútico de la risa y del buen humor en nuestras vidas, y me da ganas de titular este post “y tú, ¿de qué te ríes?”, o “empresas, máquinas letales”, pero me entra la risa tonta de viernes, no vaya a ser que me “inspulsen” de mi organización

yo también soy más tonto que un plato de habas

Hablo con Silvia por teléfono que me sorprende con una frase preciosa de despedida. “Dime algo”. Le pregunto qué, y se ríe. “Dime algo, lo que quieras, si al final me conformo con bien poco. Si soy más tonta que un plato de habas”.

Es el cierre de una conversación en la que hemos hablado de los problemas que tiene una amiga suya, Belén, en una relación que mantiene con Diego, su actual pareja, en la que se ha obsesionado con la limpieza, en la que le controla el qué y el cómo, y en la que él recibe estímulos que aparentemente no le hacen caminar en la dirección correcta, al menos en términos del desarrollo de la relación.

Es el cierre de una conversación en la que me cuenta que en un tiempo ella también fue super-híper-requete-perfeccionista con la limpieza y el orden, un tiempo en el que estaba también muy sumida en la melancolía, en la tristeza, en el pesar. Un tiempo en el que no entendía los comentarios de su hermano que le animaba a no escuchar música que le pusiera más depre.

Hoy Silvia está viviendo un proceso en el que se permite mucho más jugar, reír, ver series tontas, escuchar música alegre, en el que ha empezado a practicar padel con una amiga, en el que se da sus regalos, sus paseos para desconectar del trabajo, ya que es autónoma y trabaja desde casa colgada todo el día al teléfono y a internet.

Cuelgo el teléfono, tras bromear nuevamente sobre mis honorarios, “ya sabes que cobro por resultados”, acabo de fregar los platos del desayuno, y me acuerdo de una sonrisa preciosa, la de mi hijo Gorka, que no es especialmente pródiga, pero sí que es fenomenal, una sonrisa enorme, plena, que ilumina la estancia en la que se da, y me cuelgo a mi ordenador, a ese monstruo que devora horas y horas, algunas productivas, otras no tanto, y me pincho a una sonrisa y a un sentimiento agradable, algo así como el calorcito interior.

Pienso en lo bonito que es vivir en el sí, en la sonrisa, en la alegría de lo pequeñito, en la celebración, en el asombro, en los detalles.

Se me juntan los detalles y la figura de Diego, y me acuerdo de hace ya un tiempo, ¿son 20 años ya?, un comentario de mi hermana, que le comenta a mi madre de vuelta a casa tras una visita que me hizo en Barcelona, en mi primer trabajo, que no es que Mikel sea sucio, “es que no ve el polvo”.

Me sonrío con la mirada en el retrovisor de mi vida, ahora que he aprendido a barrer, a lavar y a planchar, a cocinar y a lavar, ánimo, Diego, que se puede, y entiendo que hay detalles, como el polvo, que es mejor no mirar, y que hay otros, qué razón tienes, Silvia, que no hay que dejar pasar. Unos nos llenan la mochila del no. Otros nos calientan el corazón.

Sigo sonriendo, más tonto que un plato de habas, y pienso en la próxima llamada de teléfono, la siguiente oferta con plastilina, la siguiente sonrisa inalámbrica o en papel.

Silvia, Belén, Diego, Susana, Gorka, qué bueno que estáis en mi vida. Qué bonito es compartir.

solmon   Así lo vimos…

y así lo oímos … con Maná

y apareciste con tu luz, no, no me abandones, no, nunca mi amor, gloria de los dos, tú eres mi sol, tú eres mi todo, todo, todo, tú eres bendición, …

… porque enseñamos a contar cuentos, otros más formales lo llaman story telling, con recursos varios, también con videos de Maná.

Porque somos lo que oímos, lo que comemos, lo que bebemos, lo que leemos, lo que pensamos y sentimos, y las historias que contamos, con polvo o sin polvo, tú eliges.

viviendo una vida plástica (vaya, vaya, aquí sí hay playa)

abc plastilina

es viernes 04 de Abril de 2014. Me junto con Silvia y con Edita en una terraza en Sant Cugat, cerca de Barcelona, camino de una presentación en la Universidad Autónoma de Bellaterra. Estoy en inferioridad.

hace unas semanas que se ha producido un flechazo, otro más, en internet, al ver un vídeo de Edita Olaizola en una paseo, eso que ahora se llama navegar, por la red de redes.

El flechazo se ha convertido en conversación, y la conversación en reunión.

Nos sentamos en una mesa en una de las tres opciones que Edita nos ofrece para picar algo y charlar.

Elegimos salado y sol, tan cerquita como estamos del mar.

En la conversación compartimos parte de nuestra vida reciente, y nuestros intereses comunes, en los que se filtra un enfoque plástico en la colaboración con nuestros clientes en procesos de consultoría, ayer, que van derivando hacia acompañamiento, hoy.

Una frase de Edita empieza a resonar en mi mente después de separarnos. Yo, si pudiera, no haría ofertas. Y de hacerlas, las hago con plastilina. En clara referencia a la necesidad que existe de crear un marco de actuación flexible, para incorporar las modificaciones que el proceso requiere en cada situación.

Es como entender que el camino se manifiesta en el caminar, y si bien es necesario tener un objetivo claro, definido, también lo es estar atento a las manifestaciones del proceso.

Me reúno con un potencial cliente, y le escucho, y escuchándole le entiendo. Y entendiéndole, le hablo, y él me escucha.

El milagro está Próximo. Desde la comprensión de la necesidad del otro, modifico mi propuesta y le doy cierta plasticidad.

Vuelvo a la oficina tras un fin de semana en el que no dejamos de observar y de aprender, y la plastilina va cogiendo forma en un universo tan serio como juguetón.

Me propongo que la próxima oferta que lanzo al cliente sea más plástica, más moldeable, y que tenga un punto de escucha al proceso, y capacidad de respuesta en el actuar.

El grupo que preparamos para esta necesidad concreta, de 3 colaboradores, entabla una conversación, para definir la oferta final, en la que, qué maravilla, el cliente también quiere participar.

Si lo pienso en alto, me parece lo más natural. Todos queremos ser parte del proceso. Todos queremos participar.

Y participando, somos parte, del camino y de la solución.

Al fondo del camino nos espera un no o un sí, pero es mucho más interesante caminar así.

abcmon   Así lo vimos…

En el proceso propuesto, de 3 fases, empezamos por las letras A, B, C, pero estamos abiertos a la D, y a la K. Un nuevo abecedario se abre ante nosotros. Un ABeCeDario plástico, moldeable, un abecedario que traduce valores en comportamientos, y los comportamientos en historias de cómo pasó, cómo la teoría se convirtió en realidad, en algo vivo, que conforma, en el día a día, nuestra organización, abriendo la puerta a procesos nuevos y nuevas formas de hacer, que, desde la participación, incluyen fases de asombro, reconocimiento, agradecimiento y celebración.

Porque trabajamos para co-crear ámbitos de trabajo y relación en los que las personas se encuentran con sus creencias, con sus valores, y con los puntos de conexión con los valores de la organización en la que se desarrollan, aplicando nuevamente su potencial y su pasión.

valores compartidos, comportamientos plásticos, historias de ayer, hoy y siempre, de mi vida, de mi organización, de los proyectos en los que participo, convertidos en etapas y pasos, que vuelvo a celebrar, desde la admiración y el asombro, porque es tan bonito compartir y celebrar…

Me acerco de vuelta a Madrid, con ese regusto que deja el aire de mar, Colón y el nuevo mundo, el pan con tomate y las Ramblas, Bellaterra y Sant Çugat, ríos de gente aquí y allá, y me acuerdo de una vida pasada en Barcelona. Definitivamente, vaya, vaya, aquí sí hay playa.

una nueva sonrisa (y ya van 3) en la colección

ricciardo1Daniel Ricciardo luce una sonrisa que es difícil de despegar de su cara. Parecida a la de Márquez, otra figura emergente en el mundo competitivo de las ruedas. Pienso en uno y en el otro, y la mente viaja a la sonrisa de Novak Djokovic, por mencionar otro deportista de élite, esta vez sin ruedas, pero con algo redondo por medio, en forma de pelota de tenis.

Son tres casos de deportistas de élite. 3 ejemplos de personas que han destacado en mundos en los que la competitividad llega a sus extremos más altos. 3 personas que nos muestran que con una sonrisa en la cara también se puede jugar.

4 ruedas, 2 ruedas y una esfera amarilla, en forma de pelota de tenis, que nos demuestran que una sonrisa es posible en nuestro cotidiano vivir, también en el trabajo, también en entornos competitivos, también aderezando la alta competición.

Y si ahí es posible, ¿por qué no lo va a ser en nuestro día a día, también en nuestra organización?

Hoy nos despedimos con una sonrisa abierta al trabajo, en el que también se puede, yo diría se debe, sonreír, y reír, mucho más de lo que lo hacemos de forma habitual.

nolemon   Así lo vimos…

Algún día los headhunters tendrán esta característica como un “must” en los criterios para la selección de personas, también en puestos de alta responsabilidad. Gente que sonría con la boca, con los ojos y con el corazón.

Por cierto, ya en el terreno totalmente personal. Estoy en un proceso de conocer personas diferentes. Las clasifico por su risa y por su sonrisa. Hay personas que se delatan cuando se ríen. Si quieres conocer bien a una persona, escúchala cuando se ríe a carcajadas. No te vas a equivocar.

y volviendo, para terminar con el tema deportivo, que a una sonrisa muchas veces también le gusta jugar.

Hace 2 años aposté con un amigo que Nole sería algún día  número 1 del tenis mundial, por delante de Federer y de Nadal.

El año pasado (hace un año) me alegré infinito al ver que Márquez era capaz de ganar a Pedrosa, a Lorenzo y a Rossi, en su año de debutante en el deporte de las dos ruedas con motor.

Este año, un nuevo regalo aparece en el horizonte. Es australiano del oeste, el primer australiano del oeste en la fórmula 1, un número uno en ciernes. ¿Alguien se anima a apostar en contra mía? Yo apuesto por un Ricciardo campeón del deporte de las cuatro ruedas, por delante de Hamilton, de Vetel y de Alonso. No este año, pero llegará.

moubet

Será o no una casualidad, ayer vi en directo la rueda de prensa de Mou antes del Atlético – Chelsea, en la que demostró no estar de humor.

Lo dicho, Nole, Márquez, Ricciardo,

ricciardomon

marquezmon

¿alguien se anima a apostar?

3 elementos para una nueva comunicación

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera:
– Maestro, quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…
Sócrates lo interrumpió diciendo:
– ¡Espera! ¿Ya hiciste pasar por las tres bardas lo que me vas a decir?
– ¿Las tres bardas?
– ¡Sí! – replicó Sócrates-. La primera es la VERDAD… ¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me quieres decir es verdadero en todos sus puntos?
– No… Lo escuché comentar a unos vecinos…
– Pero, por lo menos, lo habrás hecho pasar por la segunda barda, que es la BONDAD. ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?
– No, en realidad no; al contrario…
– ¡Ah! – interrumpió Sócrates-. Entonces vamos a la última barda, la NECESIDAD. ¿Es necesario que me cuentes eso?
– Para ser sincero, no; necesario no es.
– Entonces – sonrió el sabio-, si no es verdadero, ni bueno, ni necesario … sepultémoslo en el olvido…

A veces nuestra lengua es muy rápida. Recapacitemos antes de hablar. Qué diferente sería si todos hiciéramos pasar por las tres bardas lo que decimos, quizá diríamos un tercio de lo que decimos…

Cuento extractado de Cuentos con alma, puentes de luz, de Rosario Gómez

3circulosmon Así lo vimos…

Leo las líneas anteriores y me sueña extrañamente conocido, o al menos cercano.

En la educación de mis hijos he tenido la suerte de vivir en un proceso en el que cuidan 3 etapas diferenciadas del desarrollo del Ser.

De los 0 a los 7 años, en el jardín de infancia, cuidan de dotar al bebé de un mundo BUENO, un mundo en el que la bondad, encarnada en la figura de la jardinera, representa en el colegio la figura de la mamá, y de la del papá.

De los 7 a los 14 años, el niño o la niña viven una realidad de un mundo BELLO. Sus sentidos abiertos exploran un mundo enorme, en sus relaciones, en su cotidiano vivir, estamos en primaria.

De los 14 a los 21, el hombrecito y la mujer recién estrenados se enfrentan a un mundo que no les gusta en todos sus extremos, cuyas leyes tienen que testear. ¿Es cierta esta regla? ¿Existe realmente? ¿Es justa? ¿Es verdadera? Pasamos por secundaria, por bachillerato, la universidad se avista en lontananza.

Estos ciclos, que resumo mucho, de los 0 a los 21, facilitan la creación del Ser, del yo. Y los vamos perfeccionando de los 21 a los 42, de los 42 a los 63, en procesos de profundidad, como la cebolla. Una capa tras la anterior.

Un universo Bueno, Bello y Verdadero, que también podemos traducir como Noble o Justo..

Me acuerdo de la fábula de Sócrates y me pregunto si la correlación es exacta o simplemente he trazado un paralelismo con la base del 3.

  • ¿Es verdad lo que me vas a contar?
  • ¿Es bueno lo que me vas a decir?
  • Y una tercera pregunta en la que parece indagar: si no es verdad, si no es bueno, ¿por lo menos es bonito, me va  a aportar algo positivo?, ¿es necesario o te lo puedes callar?

Cuando trabajamos con esquemas de comunicación distribuidos, como ocurre en organizaciones que enCUENTrAN CUENTOS es fundamental que todas las personas participantes compartan un desde dónde común.

Nuestra propuesta es muy sencilla. Cuentos, fábulas, historias tejidas desde el corazón. Historias buenas, historias bellas, historias verdaderas. Historias que iluminan nuestro vivir.

Un desde dónde necesario en una nueva comunicación.

¿para qué tantos apóstoles?

laultimacenatekeLlega el tiempo de Semana Santa, y con él unos días de fiesta, el jueves o el viernes en algunas comunidades, el viernes y el lunes en otras, y algunas sortudas que se apuntan a los tres, unas fiestas con un marcado tinte religioso para muchas personas, y un poco más laicas para otras.

Independientemente del sentir de cada quien, todo parece indicar que hubo una vez un maestro que se rodeó de unos fieles, creyentes, compañeros de parábolas, de encuentros, de historias mágicas, que hemos venido a llamar milagros, por lo inexplicable del suceso.

Hubo una vez que un maestro se rodeó de 12 fieles, formando un grupo de 13.

A los 12 fieles les llamamos apóstoles. Son los hombres escogidos por Jesús para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar. 5 son las características de los apóstoles originales.

  •  Haber conocido personalmente a Jesús.
  • Haber sido escogidos y enviados por Jesús.
  • Haber sido testigos de Jesucristo resucitado.
  • Dar la vida por Dios y por el evangelio.
  • Seguir a Jesucristo.

Con el tiempo, el término apóstol ha derivado para identificar al propagador de una doctrina o creencia religiosa, e incluso a los individuos que diseminan ideas sociales y políticas.

De esta forma, las organizaciones políticas, una asociación, una fundación, por poner un ejemplo, puede tener apóstoles.

De la misma forma, una organización con ánimo de lucro, haciendo extensivo el término, tiene, de hecho, sus apóstoles. Entre sus clientes, sus proveedores, sus trabajadores, sus grupos de interés, de forma genérica, sean los que sean en cada caso.

En este tiempo de Semana Santa, luego llegará la Pascua, y un poco más tarde el resto del año, no está de mal acordarnos de esta figura del apóstol tan importante para propagar lo que es, o la historia de lo que pasó, que con la palabra vivida por el que la difunde se convierte en lo que está siendo, un precioso presente continuo que une pasado, presente y futuro.

Fue, y no deja de suceder, fue y está siendo, por lo que no tenemos indicios de que pueda seguir siendo.

jesusmon   Así lo vimos…

En organizaciones que enCUENTrAN CUENTOS promovemos una cultura de voluntarios, de personas creyentes (creer para crear juntos), positivas (que ven el vaso medio lleno), instaladas en su luz (todos tenemos nuestras sombras), que cuentan historias relacionadas con su vida, con sus valores, que en algún sitio se encuentran también con los valores de su organización. Si quieres, puedes pensar en ellas como en apóstoles de la organización.

Nos preguntamos, porque a veces preguntas tontas nos conducen a sitios inesperados, asombrosamente fértiles, si el número de 12 está bien o está mal, y si 12 + 1 es lo mismo que trece. Entendiendo que todo depende, y no hay verdades absolutas, todo parece indicar que para empezar, puede valer. No hay más que ver a dónde llegó el proceso de divulgación que se inició tras la última cena.

13, mi número favorito, que en su inicio fue 12 + 1, o 1 + 12, si ponemos el orden en el que lo inició, bien puede valer…

y para terminar, una maldad:

es necesario que todos los apóstoles sean hombres?

la respuesta en este extremo es taxativa. Aunque es deseable, no es necesario, jajajá. Bromas aparte, algunos desalmados opinan que ni los 12 apóstoles de la última cena eran todos hombres. Por lo menos parece que había una mujer disfrazada (un hombre imberbe a la derecha de Jesús, a la izquierda según miras el cuadro del maestro italiano).

Si quieres una interpretación del cuadro de Da Vinci, puedes encontrarla, por ejemplo, en http://anama.wordpress.com/2007/03/27/los-secretos-de-la-ultima-cena/ los secretos de la última cena.

No sé por qué mi mente vuela a la vida de Bdian, perdón, Brian, una obra de los Monty Python, y me acuerdo de la escena de la lapidación, y las mujeres disfrazadas con barbas.

¿por qué las mujeres no pueden ir a las lapidaciones?

Porque está escrito.

Barba, ¿señora?

Hoy no estoy para lapidaciones.

Remiro el cuadro de Da Vinci y me da miedo de sólo pensar que todos los apóstoles sean mujeres disfrazadas con barba. Tal vez el joven sin barba es simplemente eso, un joven lampiño. Iba a decir que es una pena que no haya documentos gráficos del suceso, una foto digital, por ejemplo, aunque yo mismo me digo que para qué, con lo fácil que son de trucar.

Pues eso, mujeres y hombres aceptados en el rol de apóstoles, sin necesidad de traer barba, que esta vez no se trata de lapidar, ni de quejarnos, ni de criticar…

 

en el camino de la innovación compartida

unametodologiatekeSi innovar es no copiar, y la creatividad es la actividad de crear, estarás de acuerdo en que todos tenemos un poco, o un mucho, según lo mires, de ese ingrediente en nuestras vidas, todos tenemos ese “algo” especial en nuestros genes, que se transmite en nuestro cotidiano vivir. Curiosidad que se convirtió en creatividad y en innovación.

Mires por donde mires está presente. En el taco de post-its de la mesa, en el bolígrafo que utilizas, en la grapadora, en la botella de agua, en el vidrio y en el tapón, en la caja del DVD que ven los niños en la tele.

En la más sencilla de las creaciones a tu alrededor, el clip, el lapicero o la goma de borrar la encontrarás.

¿Cómo podemos pensar que es un atributo que adorna a unos pocos?

Para nosotros, definitivamente, es un atributo universal. Organizaciones, equipos y personas que innovan productos, servicios, procesos productivos, modelos de negocio, sistemas de distribución, de marketing, de colaboración, implicando a otros agentes en la cadena de suministro, proveedores y clientes.

Porque no dejamos de crear. Curiosidad innata en nuestro niño interior y afán de mejora del ser adulto que no para, que por algún extraño motivo no puede parar. Investigación formal en universidades, centros de i+d, innovación aplicada en empresas, y por doquier, mires por donde mires, esa capacidad enorme de crear, fruto de nuestra curiosidad natural, y de nuestro no parar.

Un día, hacemos un alto en el camino, nos reunimos un grupo de compañeros y amigas, y nos preguntamos cómo podemos apoyar a nuestras organizaciones clientes a crear y mantener ese caldo de cultivo que hace que todas las personas que forman parte del sistema de la organización se sientan partícipes de la creación, y de los procesos creativos que en ella tienen lugar.

Es tan genérico y tan amplio el tema que a algunas de las personas reunidas, en el afán de centrarlo, de concretarlo, de llegar a la solución correcta, niños mayores convertidos en personas mayores, observamos que nos cuesta soñar.

Si la vida es sueño, un sueño dentro de un sueño, por qué no, volviendo un rato al niño, bien nos podemos aplicar.

Un niño se introduce en el grupo, y se pone a jugar.

Si te parece bien, puedes abrir esta presentación en slideshare.

unametodologiamon   Así lo hemos visto…

Todos creemos, todas creamos, todos soñamos, porque tenemos esa capacidad. Curiosidad, imaginación, creatividad, actividad de crear.

Ayer un clip, un post-it, hoy un nuevo producto o servicio, un post sin it, mañana un acompañamiento a organizaciones generativas, o generadoras de innovación, en su cotidiano soñar, para creer, para crear esa nueva realidad, que algunos, unos pocos, denominan innovar.

Por cierto, algo me dice que me estoy haciendo mayor, y tengo que empezar a pensar como una persona mayor, porque si Pixar cumple 25 años, de visita esta semana santa en Madrid, ¿cuántos cumplo yo?

maik

Bueno, nunca es tarde para celebrar. Te dejo con uno de esos videos fantásticos de Pixar. Pájaros, pajaritos o pajarracos, dependiendo mucho del mirar de cada quien.

 

25 años, qué mayor… 

4ojos

¿seré demasiado mayor para soñar?

¿seré demasiado viejo para innovar?

¿cuánta belleza has descubierto hoy?

conexiones2Entro en el correo, o el correo entra en mí, no lo tengo tan claro.

Olga, compañera reciente de un taller me manda un enlace a un blog de fotografía, en el que está experimentando la fuerza de la observación, la quietud del que observa y se maravilla en el mirar.

Un día, hace ya mucho tiempo, fui profesor de fotografía en la escuela de ingenieros, cuando cursaba primero, acompañando a Javi, qué divertido hacer fotografías y jugar al ajedrez, acompañado y acompañando a Lou, qué bonita vaca, y a Urkitx, y me acuerdo de los amigos del camino, amigos de siempre, amigos hoy, aunque no nos llamemos ni nos juntemos a celebrar tu cumpleaños ni el mío, ni el nacimiento del tercer hijo que no tuvimos.

Te dejo con una galería preciosa, en la que la fotógrafa se hace uno con el objeto observado, con la cámara y con el mirar, en un precioso ejercicio contemplativo, en un ejercicio de maravillarse en el mundo que hemos elegido habitar.

Hoy, desde la serena contemplación y la admiración de tu serena presencia, de tu textura, de tu sombra, de tu oquedad.

Gracias, Olga, por el regalazo de tu blog, y por compartir con nosotros tu mirar.

Atmospheric, y descubrí el viento,
Pilgrim, y descubrí la rotundidad de tu pisar y la belleza del camino,
Mother & Son, Wood & Fire, Y descubriéndote me descubrí en ti,

Silence, y escuchándote, me escuché.

conexiones2mon   así lo vimos…

Integramos ejercicios para el desarrollo del Ser y de una nueva presencia interior, por medio, entre otros, de una dinámica con 5 pasos, en diferentes programas de nuestra oferta para el desarrollo de personas, equipos y organizaciones:

  • yo pienso,
  • yo siento,
  • yo hago,
  • yo veo el vaso medio lleno,
  • y me asombro.

Hoy me asombro, qué bonito, Olga, antes de volver a la rutina, convertida en quehacer y en placer de hacer.