construyendo juntos nuestros valores

3decopaspor algún extraño motivo me levanto a media noche y me encuentro pensando, al calorcito del edredón, en una organización con la que colaboro hace 2 años. Tal vez porque atisbo un proyecto similar en lontananza.

En esta organización, se re-escribe la política de calidad de nuevo, con el impulso del nuevo director de planta, y con la participación de más de 100 personas, el 40% del personal de plantilla. El resultado es una política que se parece más a la prosa que a la lírica, y en el que los grandes enunciados se ven sustituidos por frases sencillas, en relación con 5 bloques en los que se divide la política de la organización. Frases que tienen más que ver con comportamientos observables que con enunciados majestuosos.

Lo que sí y lo que no queremos hacer. Lo que nos comprometemos a hacer y lo que nos comprometemos a no hacer.

Escribo y leo la palabra compromiso y un clic salta internamente. ¿Qué he escrito?

Sí, “lo que nos comprometemos a hacer y lo que nos comprometemos a no hacer“.

Tal como está escrito está bien. Al ser parte del proceso voluntario de la redacción de la nueva misión, no estoy haciendo un ejercicio de cara a la galería. Estoy reflexionando y poniendo negro sobre blanco qué es lo que voy a hacer, o qué estoy dispuesto a hacer en adelante. Además busco contrarios, en positivo, y los pinto de verde, y en negativo, y los pinto de rojo. Esto sí y esto no.

Mi mente viaja a las 3 copas con las que restituimos la confianza y la comunicación en equipos de alto desempeño, y los tres movimientos que la componen:

  • creencias, el primero, en el que indagamos en el pasado, y damos un paso para atrás, porque muchas de las creencias que tenemos se construyen con un pie en la experiencia y en lo que nos dijeron que debía de ser, ya sea en casa de nuestros padres, en nuestra sociedad, o en nuestra organización,
  • pasión, el segundo, o el gusto de hacer aquello que nos mueve, e integrarlo en nuestro día a día, también en el trabajo, un movimiento que inicia con una dinámica individual para encontrar compañeros de viaje en el camino, en una dinámica de absoluto presente, ahora, ahora, ahora, presente continuo siempre,
  • y valores o virtudes, el tercero, o el gusto por hacer todo lo que hacemos con un sentido, con una orientación, con un objetivo superior al puro gusto, porque me apetece o porque me da la gana. Cuáles son mis valores, mis virtudes, y cuáles son las que quiero ver crecer en mi vida (aunque no las tenga totalmente desarrolladas entran en el set de lo que quiero llegar a ser), un movimiento de futuro.

En este último bloque, realizamos un ejercicio que inicia en el yo. Cómo quiero ser yo. Y en ese ejercicio, aparte del valor que quiero encarnar, entra mi definición de ese valor. Porque aunque parece que la palabra lo define todo, las palabras son terriblemente plásticas, y bien puede ser que lo que para mí es honestidad para ti sea otra cosa. O que mi honestidad y tu integridad tengan áreas de solape importantes. Y a esa definición, le añadimos una imagen o modelo mental de una persona que conozcamos que integra ese valor, a modo de recordatorio. Vendría a ser algo así como “me gustaría ser abnegada, como mi tía Pily, o persuasivo como Jesús, mi primer jefe”. Y ahí llego a donde he empezado, completamos la virtud o el valor a desarrollar con ejemplos de comportamientos observables en los que reconocemos si aplicamos correctamente, o todo lo contrario, ese valor.

Y podemos desplegar ese valor en los diferentes departamentos, procesos y funciones de la organización: desarrollo de personas, marketing y ventas, compras, producción y mantenimiento, diseño e i+d, servicio posventa y gestión de reclamaciones.

Cuando formamos parte de la construcción de algo, nuestra responsabilidad se convierte en compromiso. Yo me comprometo a, dos puntos.

Cuando realizamos ese movimiento, que es un movimiento de futuro, al calor de grupo, estamos desarrollando, adicionalmente, en mayor o menor medida, una nueva confianza y comunicación.

Por delante nos quedan 2 copas, relacionadas con la resolución de conflictos y la toma de decisiones, pero no está mal hasta donde hemos llegado hoy. Nos podemos sentar, llenar nuestras copas, y celebrar.

3decopasmon   Así lo vimos…

para terminar, por alguna extraña razón, invocando el poder del círculo.

El guerrero de la luz se sienta con sus compañeros en torno a una hoguera.

Comentan sus conquistas, y los extraños que se incorporan al grupo, porque todos están orgullosos de su vida y del Buen Combate. El guerrero habla con entusiasmo del camino, cuenta cómo resistió a cierto desafío, qué solución encontró para un momento difícil. Cuando cuenta historias, reviste sus palabras de pasión y romanticismo.

A veces se permite exagerar un poco. Recuerda que sus antepasados también exageraban de vez en cuando.

Por eso hace lo mismo. Pero sin confundir jamás orgullo con vanidad, y sin creer sus propias exageraciones.

circuloteke

Un guerrero de la luz comparte con otros lo que sabe del camino.

Quien ayuda, siempre es ayudado, y tiene que enseñar lo que aprendió. Por eso, el se sienta alrededor de la hoguera y cuenta cómo fu su día de lucha.

Un amigo le susurra: ¿Por qué revelas tan abiertamente tu estrategia? ¿No ves que actuando así corres el riesgo de tener que compartir tus conquistas con los otros?

El guerrero se limita a sonreír, sin responder. Sabe que si llegara al final de la jornada a un paraíso vacío, su lucha no habría valido la pena.

El guerrero de la luz, Pablo Coelho.

 

 

Esta entrada fue publicada en 5 copas para brindar por la vida y la muerte, 5 copas para celebrar la vida y la muerte, autores, colaboración, comunicación, el círculo, las 3 copas (creencias, pasión y valores), Mikel, resolución de conflictos, valores por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s