acompañados por las olas y el viento, capítulo 5

mojitoindaloLas tapas en el bar de Felipe, si las tomas en la barra, además de baratas, son divertidas. Pocos menús del día te dejan mejor servido que 5 tapas en el Felipe. Y pocas barras de bar son tan entretenidas. Ese viernes no me acuerdo que comemos, porque la memoria diferencia mal el viernes, el sábado y el domingo, pero comemos fenomenal. Silvia disfrutando de la sinfonía, el ruidero, la comida y las cañas (en vez de tubos) hasta que no podemos más.

–          ¿La última?,

–          Vale, la última.

Con la alegría del reencuentro y el pesar del hasta luego nos acercamos a la playa. Aunque la arena es la misma, y llevamos lectura para entretener las horas, la toalla es la misma y hay más coincidencias que variantes, el desierto ha desaparecido. Está el sol, está el mar, está la arena, está el viento. El desierto, afortunadamente, queda atrás en algún lugar de la memoria.

Despliego la toalla y mi pack romperutina. El libro prestado por el azar se titula emociones, de Mercé Conangla, Jaume Soler, y Laia Soler Conangla, un préstamo que conservo a mi lado según escribo de vuelta en Madrid. Emociones, las razones que la razón ignora. A su lado, completan el kit las pinturas de Maitane, y mi cuaderno vacío, recogido tan al azar como el libro. Nos bañamos juntos y nos fundimos en un abrazo. Sé que hay más desiertos ahí adelante pero eso es otra historia y no es ahora. El próximo desastre puede esperar un rato.

La terraza a la que acostumbro a ir ahora cierra por las tardes. Me parece lógico si tengo en cuenta el poco tráfico y consumo de años anteriores a estas horas, es lo más normal del mundo que descansen. Nos acercamos al chiringuito Ana, un bar en el que se inicia una rutina sustitutiva. En vez del té nos tomaremos un café. En vez del hielo, un mojito.

Rompe la tarde entre una cosa y otra, y nos acercamos a Mercadona para preparar el bocata de la noche. Porque una buena cena también es posible a la luz de las estrellas y de las velas en la playita. En el repertorio de la compra aparecen un verdejo de tierras castellanas, cubos de hielo picados para mojitos, queso de la Mancha y embutidos varios, pan y un poco de fruta, creo que melón. Unas cerillas y un juego de 4 velas rojas completan el complejo aparillaje.

Se nos ha echado la noche encima y estamos descendiendo las rampas de la playa de los muertos medio a oscuras. La mochila con la cena y el hielo, la tienda, las esterillas y los sacos nos acompañan, guiados por la linterna de la dinamo. Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, estamos en la playa. Escasos 500 metros nos separan de la cala al fondo a la derecha, donde compartimos la última penumbra del día con otras 4, 5, 6, 7 tiendas. 3 a la izquierda, debajo del peñón, dos a nuestra izquierda en la parte trasera de la cala, una pareja de chicas montañistas que se plantan detrás nuestro y otra pareja que llega a última hora y se ubica a nuestra derecha.

Buen sitio para desempacar, montar la tienda, poner el vino a enfriar, prender una vela, disponer la comida y abrir el verdejo. ¿Abrir el verdejo? ¿Acaso tenemos sacacorchos? Todo indica que va a ser que no. Ni se nos ocurre preguntarles a nuestros compañeros de cala si llevan sacacorchos aunque es más que probable que alguna navaja multiusos nos saca del aprieto. En vez de sacar el corcho, probamos una nueva técnica, para la que no hace falta utensilios especializados. Se llama meter el corcho. Una llave, un cuchillo, una cuchara te pueden servir. ¿Has probado alguna vez? Es muy sencillo, tal vez te salpica un poco y te mojas. Si estás de buen humor, como si no, tanto da, siempre puedes hacer una cosa. Sonreír y decir salud.

El vino hace sus efectos, acompañados del cansancio del viaje y la hora.

–          ¿La última?,

–          Vale, la última.

Nos acostamos en el día de la aproximación. A Almería, a hábitos viejos reconvertidos, al Felipe y al Chucho, al Faro, al chiringuito Ana. Y mañana, si todo va bien, completaremos una rutina de 1-2-3-4, en la pastelería el Santero. Pero eso es otro día, y ya estamos hablando de santos, eso es parte de la magia de la vida. Un día que se cierra y da paso a uno nuevo, porque cada día tiene su gracia y su empeño. Hoy hemos llegado, y empezamos a reconocer el terreno, que no es poco. Mañana más.

cambiando el té con hielo por café y mojito

 mojitoindalo2 Así lo vimos…

esta entrada corresponde al capítulo 5 de “coaching de olas y viento”, que incluimos en el blog con el mismo nombre, www.coachingdeolasyviento.wordpress.com

http://wp.me/p3PsWs-3k cambiando el té con hielo por café y mojito

Esta entrada fue publicada en artes, coaching de olas y viento, letras por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s