imagina que eres una semilla

veisesearbol

En el video que insertamos hoy, nos encontramos a Flick con Dot, hija pequeña de la abeja reina. Ambos entablan relación al inicio de la película Bichos, de Disney Pixar. Dot es todavía muy pequeña, y está frustrada porque todavía ni siquiera sabe volar.

Flick le regala un símil, una metáfora preciosa. Ella, como una semilla, tiene el potencial de ser un magnífico árbol. Sólo le falta tiempo, un poco de sol y lluvia, y el milagro surgirá.

Un recordatorio sencillo que, sin embargo, con una roca en la mano, no entiende inicialmente Dot, ni posteriormente los amigos de Flick, que le acompañan al destierro, ni finalmente la princesa Ata ni los sabios de la tribu. Todos piensan, y pasa 3 veces, que el que introduce el símil en escena está literalmente “grillado”.

Porque, como una roca, perdón, como una semilla, hoy somos pequeños, pero tenemos toda la potencialidad, si nos plantan en el terreno adecuado, con un poco de tiempo, sol y agua, el milagro se hará realidad.

veisesearbolmon   Así lo vimos…

Bichos es una preciosa película de Disney Pixar que utilizamos para trabajar:
– mapas mentales y de creencias,
– estilos de liderazgo, con la reina, la princesa Ata en formación, Hopper, líder de los saltamontes, Flick, líder sin cargo,
– procesos de sucesión y de desarrollo personal y profesional,
– la gestión del cambio y la innovación y el poder de la imaginación,
– el reconocimiento personal (yo me reconozco, yo te reconozco, reconozco el entorno),
– el desarrollo de la confianza en equipos de alto rendimiento,
– el potencial del trabajo en equipo.

Argumento de bichos:
Bichos es una película coral, que habla de muchas cosas. El argumento principal habla de unos malos malísimos, los saltamontes, que roban el trabajo, en forma de grano, a las hormigas, una especie de impuesto feudal, con el consentimiento de la hormiga reina, y toda la colonia.
Y en eso aparece una hormiga innovadora, y un poco torpe, que piensa que es posible hacer frente a los saltamontes. Para ello, usará la fuerza de otros insectos grandototes que planten cara a los saltamontes.
Como es un poco torpe, lo que elige realmente es un grupo de bichos que actúan en una compañía de circo, que le acompañan al hormiguero huyendo de un presente duro. Ya en el hormiguero se dan cuenta del entuerto, y Flick de su error. Y deciden irse, pero no se van, convirtiéndose en cómplices de la equivocación.

Anuncios

¿hacia dónde se desplaza el autobús?

autobus

Mira con atención al autobús, que hemos dibujado al efecto de este test lógico. El objetivo es que descubras en qué dirección se mueve el autobús. Las únicas posibilidades son izquierda y derecha. Este es un test sin trampa ni cartón. Si quieres una pista, te ayudamos con una idea. Imagina que es un autobús en el que viajan alumnos de pre-escolar.

autobus

Si con esta pista no te vale, te damos otra. Este test se hizo en un grupo de pre-escolares, y todos acertaron. ¿Qué tal, ya lo tienes?

autobus

Si no lo tienes, tal vez tu mente está pensando cosas raras, tal vez estás complicando el test. No te preocupes si no tienes la solución. Tal vez tengas la clave para el test, si te damos la solución. El autobús viaja, efectivamente, hacia la izquierda. ¿Tienes la clave?

autobus

Efectivamente, los autobuses sirven para transportar personas. Si este autobús viajase hacia la derecha veríamos la puerta!!!

autobusmon  Así lo vimos…

O mejor dicho, así no vimos la puerta.

Si no lo has acertado no te preocupes. Puede pasar…

 

acompañados por las olas y el viento, capítulo 6

emociones

Amanece el sábado en mi playa favorita. Las chicas de atrás, las montañeras, ya se han desperezado y están envolviendo las esterillas. El sol está saliendo y aprovechamos para desayunar (un poco de fruta) y para pasear por la orilla. En el pasado me he dedicado durante horas, sin número, pero muchas, a la contemplación. Y es muy curioso el objeto de contemplación. Piedritas. Porque la playa de los muertos es una de esas playas que no gusta a mucha gente por el simple hecho de que es una playa de piedras. Se te clavan y hacen incómodo el paseo. Es como un ejercicio natural de reflexología podal. Como ese caminito sobre piedras que hay en los balnearios. Pero a lo bestia. Millones de piedritas bajo tus pies. Y en mis tiempos muertos, no puedo sino admirar la belleza de las piedritas. “Mira que piedra más chula…, y ésta, mira esta otra”, piedras de todos los colores que no formas. Porque son cantos rodados erosionados por el mar. Casi todas bastante redonditas. La variedad de colores y configuraciones es maravillosa. Porque en una piedra pequeñita, no más grande que la yema de tu pulgar, puedes observar un mundo de matices. Pues eso, que es llegar a la orilla, tumbarme, y dedicarme a mi afición. La contemplación.

Una familia que también ha dormido en la cala nos acompaña en la orilla, todos ellos nudistas. Una chica tumbada más allá de la vista, en el centro de la cala, y otra a nuestra izquierda, tumbada en la rompiente de las olas, qué envidia. Como es una pena mojar el bañador y subir la cuesta al coche empapado, decido formar parte de la comitiva naturalista y me pego un baño. Qué rico es bañarse con este sentimiento de libertad.

Piedras en los pies, piedras en los ojos, sal en la piel, el sol en el pecho, luego en la espalda, ya estamos secos, y preparados para encontrarnos con el cuarto punto de reunión. Viaje al Santero. Recogemos la tienda, esterillas, sacos y mochila y emprendemos viaje. No puedo por menos que acordarme de mis años mozos y el montaje de tiendas de campaña canadienses. En mi grupo de amigos había uno que sabía. Bromas aparte, qué sencillo es viajar con estas tiendas de montaje rápido, 2 segundos, casi literal, que sacas de la bolsa, circular, y echas al viento, y ya está. Hasta la fecha, y ya lleva varios usos, todavía no he clavado un viento para sujetar la tienda, ya que con el peso propio va de sobra. Lo dicho, abrir la bolsa, echar la tienda al viento y abrir la cremallera, una gozada. Un poco más complicado para empacar, “oye, que esto no va”, pero nada que no se pueda solventar con un ejercicio de volver a intentarlo, “tira más fuerte de la cuerdita”, mira, ya va. Pues en eso andamos mientras subimos la cuesta de los muertos, una matada, sí señor.

Yo siempre he creído que esta playa no es conocida, hasta que descubro en una encuesta de internet que es la playa mejor valorada a nivel nacional. Si no la conoces, no te la pierdas. Merece la pena.

Llegamos arriba, descargamos los triques, y nos encaminamos al Santero. En la cafetería no he hecho mayor relación con las chicas que sirven. Dos señores muy mayores, hombre y mujer, y chicas que cambian casi todos los años, y con las que no he trabado mayor relación. Una chica que protesta cada vez que le pregunto si puede cargarme el móvil y el dueño completan el reparto. Pedimos un desayuno completo: zumo de naranja, café con leche y una tostada, Silvia de mantequilla y mermelada, yo de tomate y aceite. Estamos en la ruta. Acabamos nuestro desayuno y pedimos un segundo café con leche para despertar. La mañana está en marcha.

Este año el desayuno no será tan contemplativo. En vez de salir a la una, hemos terminado a las 11. Tenemos un rato para explorar el paseo, la playa, y hacer tumboning. Como en el aparillaje no he incluido una sombrilla, Silvia compra una. Más vale prevenir que lamentar.

La mañana se hace muy entretenida, revisando nuestra conversación del día anterior en el coche. Yo estoy muy contento con mi pack de excursionista. Un cuero que me regaló Silvia, a modo de cubierta de libro en el que llevo Emociones, el libro que me fue prestado, mi cuaderno en blanco y un minicuaderno de viaje de kukuxumusu, con un bolígrafo escamoteado, que, vaya sorpresa, me he dejado en casa. Pinturas sí, boli no. Le pregunto a Silvia si trae un boli en el bolso. Resulta que sí. Vaya invento los bolsos de mujer, la de porquerías que pueden llegar a caber. Yo me planteo cómo sería mi bolso en caso de ser mujer. ¿Desordenado? Seguro. ¿Llevaría bolso? Parece que sí. No sé si te has fijado, pero todas lleváis bolso. Con lo cómodo que es llevar las llaves y la cartera en los bolsillos del pantalón. Ésta es una de las diferencias más grandes que encuentro entre los sexos. El bolso de una chica. El otro es la forma de hacer pis. Yo creo que los hombres, en caso de ser mujeres, haríamos pis de otra forma. Con lo fácil que debe ser hacer pis con faldas. Uffff, no habría cola en el baño de mujeres en fiestas nunca. Pero bueno, algo tiene que haber que un hombre desconoce para que las mujeres vayan al baño en parejita en vez de hacer pis de pie en la barda, y para que lleven bolso. Misterios inexcrutables hay en la vida.

El tercer apartado en el que somos sustancialmente diferentes (el bolso y el pis son los dos primeros) es en el manejo del detalle y la gestión de las emociones (creo que me he ido hasta cuatro). En mi opinión la mujer controla al hombre en el detalle y en las emociones. Mi hermana, cuando yo vivía en Barcelona en mi primer trabajo, volvió a casa de mi madre, que también es suya, y se chivó: “no es que Mikel sea sucio, es que simplemente no ve el polvo”. Ese es un detalle que nos hace sustancialmente diferentes. Ver el polvo. Yo soy capaz de ver las piedritas, pero el polvo se me hace más difícil. Bromas aparte, he aprendido con el tiempo a ver el polvo, a acordarme de alguna fecha, y a decir que sí me gusta pareciendo que sí me gusta, que es la última de las diferencias.

Voy a intentar explicarme en este último punto de las emociones. Cuando un hombre le pregunta a una mujer si le gusta una camisa, y ella le responde que sí, con mayor o menor vehemencia, es difícil que el hombre le pregunte: “¿pero es verdad que te gusta?” En el caso contrario es lo más normal, y suele derivar aún peor, “me dices que sí y ni siquiera la has mirado”, “claro, lo que pasa es que te da lo mismo”, y sigue, y sigue, y sigue. La compra del vestido se convierte en un acto de infidelidad fragrante. Seguro que estabas mirando a la señorita que nos atendía en vez de a mí, … un hit del verano. Pues eso, el bolso, el pis, el detalle y las emociones. Convencido estoy de que hay tema con estos cuatro puntos para un libro, y más de un tratado de convivencia y comunicación.

Pues eso, que salvamos el match ball gracias al boli en el bolso de Silvia (no tengo que ir al coche a por uno), y abro el libro regalo: emociones, con un nombre que no puede ir más al caso.

Porque Silvia, como buena mujer, es emocional, y me acusa de ser hombre-piedra. Jajaja, lo que hay que oír. Bueno, Mario también está de acuerdo con ella en que no me agrada ahondar en mis emociones. Muy curioso. Cuando el río suena, tal vez tengan razón.

Bueno, pues así pasamos el primer rato de este primer sábado. Con el bolso de Silvia, la primera lectura de nuestros libros, y el contento con el cuerito, las pinturas, y el placer de estar vivos, en la playa de Carboneras, un pueblo que no sé si es feo o es bonito, pero qué más da si estás tan a gusto, ¿verdad?

Bueno, con cuatro diferencias entre mujeres y hombres, y experimentando la rutina de cuatro actividades al día (comida, té, noche y desayuno) estamos a punto de cubrir nuestro primer día en Carboneras. Si nada falla, Chucho nos espera.

¿Y tú por qué haces pis así?

 emocionesmon   Así lo vimos…

esta entrada corresponde al capítulo 6 de “coaching de olas y viento”, que incluimos en el blog con el mismo nombre, www.coachingdeolasyviento.wordpress.com

http://wp.me/p3PsWs-3p ¿Y tú por qué haces pis así?

adentro, arriba, afuera (otra vez el tres)

caballoHoy traemos un pensamiento muy liberador.

Lo hemos comentado muchas veces: adentro (los tesoros), arriba (el Tesoro), afuera (la vida plena).

Adentro: contactando con el alma que somos y de la que nos hemos olvidado al encarnar.

Arriba: fundiéndonos con el Alma Universal, con Brahma, con Dios, el Padre.

Afuera: viviendo cada pensamiento y cada acto desde la consciencia de la Unidad y de la Plenitud.

El día que hayamos construido ese triángulo nos miraremos los unos a los otros con otros ojos.

Los ojos de la compasión y del amor.

Las verdes praderas de las que habla la Biblia, las hermosas praderas de la imagen…

“Todo lo que existe en el universo está contenido en este principio que todos nosotros poseemos: nuestra alma superior. Esta alma superior que toca el Cielo es una emanación de Dios mismo. Al encarnarnos en la materia, perdimos el contacto con esta alma que, sin embargo, habita en nosotros. Pero si tratamos de conocerla, si nos identificamos con ella, nos acercamos a nuestro verdadero ser: nuestra conciencia se eleva, sus vibraciones se hacen más intensas y, un día, se funde en la conciencia del Alma universal: entonces solo somos uno con el Creador y con toda la creación.

Esta verdad de que poseemos en nosotros una quintaesencia de todo lo que existe en el universo, no debe quedarse en una idea abstracta. Debemos vivirla y, por tanto, buscar, explorar, profundizar, para restablecer en nuestra conciencia todos estos tesoros que hay enterrados en nosotros.”.

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen, dehesa a las afueras de Madrid, 16 de marzo 2014 (Olga melero)

anantamon Así lo vimos…

Comentarios arriba, de Joaquín Tamames, fundación ananta.

Joaquín, de vuelta del paseo de ayer por la tarde en la cárcel en Ávila, muchas gracias por invitarme a compartir y a aprehender, no hay que descartar nunca esa capacidad de hacer nuestro, me conecto con la meditación preciosa que guiaste, 1 adentro, 2 arriba y 3 afuera, en esa secuencia, no al revés, y pienso en todos los treses que hay a nuestro alrededor. Más de 20 mujeres en la sala ayer, a tu alrededor, en ese círculo oblongo tan particular, en que todos estamos alrededor de todos. Pienso en el trabajo fundamental, el 1 – 2, y la influencia del uno y del dos  en el mundo, en todas las formas del 3.

123ananta

Me acuerdo del silencio, objeto de la reflexión de ayer, el silencio externo, ese que se manifiesta en el mundo de los objetos, en las cosas, ese ruido exterior que se propaga con la palabra y el tam-tam, con el famoso “alguien dice que…”, como si ese alguien no tuviese nombre y apellidos nunca, y por supuesto no soy yo, y de ese ruido interior, de esa cabeza parlanchina interior.

Me acuerdo de un tiempo hace 3 años en el que un joven, que esta vez sí soy yo, estaba en el desierto de la separación, con una incesante conversación interior. Eso sí que era conversar, sí, señor, creo que nunca he “hablado” más. Me acuerdo del bueno de Artemio que me invitó a un taller de la fundación del Arte de Vivir, para bajar un punto al extrés, y para habitar un poco mejor esa casa interior, en la que al estímulo no siempre le sigue la reacción reflejo, porque hay un Ser interior que habita la casa y algo tiene que decir. Me acuerdo de una dinámica de escribir diariamente en un diario, que hoy se ha convertido en trazar unas líneas sobre un post, y de un segundo taller, esta vez del Arte del Silencio, donde descubrí que mi casa, mi oficina y mi vida estaba llena de eso que me daba no mucho tiempo antes tanto miedo, silencio sin más.

El desierto va quedando un poco más lejos, ya son tres años, y voy aprendiendo a hacer ruido externo y silencio externo, ahora un poco de streaming, ahora no, y a hacer silencio interno, seleccionando, poco a poco, conversaciones en las que participar.

Gracias por ayudarme a recordar, Joaquín, porque quien recuerda vuelve a vivir.

Joaquín, muchas gracias por la invitación a acompañarte, y por una tarde plagada de conversaciones y silencio, una tarde diferente, de ventarrón y de paz, un placer siempre, Joaquín.

123anantamon    así lo vimos…

desde el círculo, con la fuerza del 3, mira que hay cosas por hacer!!!

construyendo juntos nuestros valores

3decopaspor algún extraño motivo me levanto a media noche y me encuentro pensando, al calorcito del edredón, en una organización con la que colaboro hace 2 años. Tal vez porque atisbo un proyecto similar en lontananza.

En esta organización, se re-escribe la política de calidad de nuevo, con el impulso del nuevo director de planta, y con la participación de más de 100 personas, el 40% del personal de plantilla. El resultado es una política que se parece más a la prosa que a la lírica, y en el que los grandes enunciados se ven sustituidos por frases sencillas, en relación con 5 bloques en los que se divide la política de la organización. Frases que tienen más que ver con comportamientos observables que con enunciados majestuosos.

Lo que sí y lo que no queremos hacer. Lo que nos comprometemos a hacer y lo que nos comprometemos a no hacer.

Escribo y leo la palabra compromiso y un clic salta internamente. ¿Qué he escrito?

Sí, “lo que nos comprometemos a hacer y lo que nos comprometemos a no hacer“.

Tal como está escrito está bien. Al ser parte del proceso voluntario de la redacción de la nueva misión, no estoy haciendo un ejercicio de cara a la galería. Estoy reflexionando y poniendo negro sobre blanco qué es lo que voy a hacer, o qué estoy dispuesto a hacer en adelante. Además busco contrarios, en positivo, y los pinto de verde, y en negativo, y los pinto de rojo. Esto sí y esto no.

Mi mente viaja a las 3 copas con las que restituimos la confianza y la comunicación en equipos de alto desempeño, y los tres movimientos que la componen:

  • creencias, el primero, en el que indagamos en el pasado, y damos un paso para atrás, porque muchas de las creencias que tenemos se construyen con un pie en la experiencia y en lo que nos dijeron que debía de ser, ya sea en casa de nuestros padres, en nuestra sociedad, o en nuestra organización,
  • pasión, el segundo, o el gusto de hacer aquello que nos mueve, e integrarlo en nuestro día a día, también en el trabajo, un movimiento que inicia con una dinámica individual para encontrar compañeros de viaje en el camino, en una dinámica de absoluto presente, ahora, ahora, ahora, presente continuo siempre,
  • y valores o virtudes, el tercero, o el gusto por hacer todo lo que hacemos con un sentido, con una orientación, con un objetivo superior al puro gusto, porque me apetece o porque me da la gana. Cuáles son mis valores, mis virtudes, y cuáles son las que quiero ver crecer en mi vida (aunque no las tenga totalmente desarrolladas entran en el set de lo que quiero llegar a ser), un movimiento de futuro.

En este último bloque, realizamos un ejercicio que inicia en el yo. Cómo quiero ser yo. Y en ese ejercicio, aparte del valor que quiero encarnar, entra mi definición de ese valor. Porque aunque parece que la palabra lo define todo, las palabras son terriblemente plásticas, y bien puede ser que lo que para mí es honestidad para ti sea otra cosa. O que mi honestidad y tu integridad tengan áreas de solape importantes. Y a esa definición, le añadimos una imagen o modelo mental de una persona que conozcamos que integra ese valor, a modo de recordatorio. Vendría a ser algo así como “me gustaría ser abnegada, como mi tía Pily, o persuasivo como Jesús, mi primer jefe”. Y ahí llego a donde he empezado, completamos la virtud o el valor a desarrollar con ejemplos de comportamientos observables en los que reconocemos si aplicamos correctamente, o todo lo contrario, ese valor.

Y podemos desplegar ese valor en los diferentes departamentos, procesos y funciones de la organización: desarrollo de personas, marketing y ventas, compras, producción y mantenimiento, diseño e i+d, servicio posventa y gestión de reclamaciones.

Cuando formamos parte de la construcción de algo, nuestra responsabilidad se convierte en compromiso. Yo me comprometo a, dos puntos.

Cuando realizamos ese movimiento, que es un movimiento de futuro, al calor de grupo, estamos desarrollando, adicionalmente, en mayor o menor medida, una nueva confianza y comunicación.

Por delante nos quedan 2 copas, relacionadas con la resolución de conflictos y la toma de decisiones, pero no está mal hasta donde hemos llegado hoy. Nos podemos sentar, llenar nuestras copas, y celebrar.

3decopasmon   Así lo vimos…

para terminar, por alguna extraña razón, invocando el poder del círculo.

El guerrero de la luz se sienta con sus compañeros en torno a una hoguera.

Comentan sus conquistas, y los extraños que se incorporan al grupo, porque todos están orgullosos de su vida y del Buen Combate. El guerrero habla con entusiasmo del camino, cuenta cómo resistió a cierto desafío, qué solución encontró para un momento difícil. Cuando cuenta historias, reviste sus palabras de pasión y romanticismo.

A veces se permite exagerar un poco. Recuerda que sus antepasados también exageraban de vez en cuando.

Por eso hace lo mismo. Pero sin confundir jamás orgullo con vanidad, y sin creer sus propias exageraciones.

circuloteke

Un guerrero de la luz comparte con otros lo que sabe del camino.

Quien ayuda, siempre es ayudado, y tiene que enseñar lo que aprendió. Por eso, el se sienta alrededor de la hoguera y cuenta cómo fu su día de lucha.

Un amigo le susurra: ¿Por qué revelas tan abiertamente tu estrategia? ¿No ves que actuando así corres el riesgo de tener que compartir tus conquistas con los otros?

El guerrero se limita a sonreír, sin responder. Sabe que si llegara al final de la jornada a un paraíso vacío, su lucha no habría valido la pena.

El guerrero de la luz, Pablo Coelho.

 

 

las 6 claves de una comunicación contagiosa, una comunicación de éxito (SUCCESS)

ideasquepegan2Cualquier persona que esté al cargo de un equipo de personas, o cuyos resultados se vean condicionados por un buen (o mal) proceso de venta, debería estar al corriente de 6 claves, sólo 6, que un buen mensaje debe tener, para que se propague como el fuego.

Estos 6 contenidos se pueden encontrar en la palabra inglesa SUCCESS, una palabra con 7 letras.

En este mundo en el que vivimos, en el que vendemos y vendemos, ideas y proyectos, y no paramos de vender, muchas veces, un directivo termina satisfactoriamente una presentación, normalmente en powerpoint, en la que que ha pinchado sus conclusiones, y cree que ha conseguido comunicar con éxito sus ideas, aunque lo único que ha hecho es compartir datos. Y donde está escrito cualquier directivo podemos escribir y leer cualquier persona, tú, o yo.

Sin embargo, algún día se dará cuenta, nos daremos cuenta, de que nada de lo dicho ha causado efecto. Porque hemos compartido datos, pero no hemos creado ideas útiles y duraderas. No hemos contagiado nada. Nuestra idea no pega, y no se ha pegado, y nadie se la lleva puesta a su casa.

Para que una idea sea contagiosa, útil y duradera, debe conseguir que el público:

  1. Preste atención
  2. La comprenda y recuerde
  3. Esté de acuerdo o la crea.
  4. Le importe
  5. Sea capaz de actuar al respecto.

La clave para que se den estos 5 movimientos se encuentran en las letras de la palabra inglesa SUCCESS

  • S de simple (y aquí coinciden inglés y castellano),
  • U de Unexpected (Unívocamente inesperado),
  • C de Concrete (Concreta)
  • C de Credible (Creíble)
  • E de Emotional (Emotiva).
  • SS de Sequence os eventS (Sucesión de hechos).

Unívocamente inesperada para que el público preste atención,

concreta para que cualquiera pueda comprender y recordar,

creíble para que cualquiera pueda estar de acuerdo, o al menos creer,

emotiva, para que a las personas que la escuchan les pueda importar,

y en sucesión de hechos para que cualquiera sea capaz de actuar, para que la historia mueva a la acción.

En este resumen final, como observarás, hemos dejado uno de los elementos, simple, fuera del listado, ese simple que permite compactar el mensaje y limar la esencia del mensaje. El mismo simple que facilita todo el proceso, pero sobre todo que las personas asistentes comprendan el mensaje y actúen. Porque el fin último de una comunicación que pega es que mueva a la adhesión y a la acción.

ideasquepeganmon   Así lo hemos visto…

Si entendemos y analizamos a qué nos referimos con un proceso de venta, al final creo que podemos estar de acuerdo en que no paramos, todo el tiempo, de vender algo, cualquier cosa (en forma de ideas, proyectos, productos y servicios, nuestra capacidad para hacernos cargo de algo, y ahí también incluimos el ámbito familiar y a los niños, la comprobación de la mochila para el viaje del fin de estudios del mayor o la tartera con el sanchwich y la bebida de la pequeña, así como cosas con más enjundia, como colgar la ropa sin que se note el hilo del tendedero, o su contraria, encontrar el hilo por el que sí se dobla y plancha la manga de la camisa, siempre en el mismo sitio), en todos los ámbitos de nuestra vida.

Por ello, es extraño que nos hayamos pasado más de 20 años estudiando, si contamos primaria, secundaria, bachillerato y universidad, más posteriores cursos de especialidad y formación, y muchos no hayamos asistido a un buen taller de ventas.

O tengamos capacidad retórica, capacidad de exposición oral, y no hayamos recapacitado qué elementos tiene que tener un mensaje para que se propague como el fuego.

A mí el destino me llevó a un evento en el que personalidades de la investigación y de la divulgación, mayormente norteamericanos, recibieron un mensaje del organizador y un regalo.

  • Todo su saber se podía y debía aquilatar en una presentación de divulgación que captara la atención de los asistentes en 10 minutos.
  • Y el regalo, en forme de libro, con título Pegar y Pegar, de los hermanos Chip Heath & Dan Heath.

Yo lo compré (a veces bromeo, y cuento que es el libro más caro que he comprado en mi vida, ya que me costó 2040 €, 2000 € del viaje hasta Puebla, México, pasando por DF, 20 de la primera vez que lo compré, y del préstamo que hice sin devolución, 20 € más al volverlo a comprar). El libro se reeditó, pero no lo encontré por espacio de dos años largos. Pasaba por una librería, y me decían que estaba descatalogado, pasaba por otra, y me contaban que me podía apuntar, y que me avisarían cuando se reeditara.

Hasta que me decidí a buscar diferente, y busqué por autor, cosa que no se les había ocurrido a los libreros que me atendieron. Los mismos hermanos tenían otro libro, qué curioso, que se titula Ideas que pegan, MADE TO STICK. Efectivamente, lo único que le habían cambiado al libro era la portada y el título, ese pequeño detalle que, a veces, permite vender mejor.

Por qué algunas ideas sobreviven y otras mueren

IDEAS QUE PEGAN, MADE TO STICK,

un título contundente, de Chip Heath & Dan Heath,

una obra que te recomiendo,

aunque a mí la otra portada me gustara más.

pegarypegarmon   Así lo vimos (hace unos años ya) …

Si te interesa, hemos editado posts independientes para cada una de las 6 claves de una comunicación contagiosa, a modo de ejemplos, no de receta. Espero que te sirvan para comunicar cada día mejor. Ideas que el público recuerde, que crea, ideas que le permitan emocionarse y vibrar contigo, y que le muevan, definitivamente ese es el objetivo, a la acción.

6 Sucesión de hechoS http://wp.me/p3iA9W-Mr

4 creíble, La tren-bu-cleta http://wp.me/p3iA9W-Mz

2 con sorpresita, Juan Carlos tercero, donde tus sueños te lleven, http://wp.me/p3iA9W-MD

5 emotiva, un poco de emocionalidad, por favor,  http://wp.me/p3iA9W-N4

3 concreta,  el lobo de Wall Street, cuando más no es mejor, http://wp.me/p3iA9W-Nv

Como puedes ver, hemos dejado el 1, simple, para otra vida.

“Mejor muerta que simple.”

Comunicar para crear nuevos escenarios, para crear juntos. Un mundo bueno, bello y justo. Aprender (conocernos) y comunicar (hacer contacto) para transformar.

Aplicamos la metodología de Ideas que pegan, en programas de story telling empresarial.

Si quieres más información, puedes consultar en community manager 3.0, Organizaciones que cuentan y encuentran cuentos,

organizaciones que enCUENTrAN CUENTOS.

acompañados por las olas y el viento, capítulo 5

mojitoindaloLas tapas en el bar de Felipe, si las tomas en la barra, además de baratas, son divertidas. Pocos menús del día te dejan mejor servido que 5 tapas en el Felipe. Y pocas barras de bar son tan entretenidas. Ese viernes no me acuerdo que comemos, porque la memoria diferencia mal el viernes, el sábado y el domingo, pero comemos fenomenal. Silvia disfrutando de la sinfonía, el ruidero, la comida y las cañas (en vez de tubos) hasta que no podemos más.

–          ¿La última?,

–          Vale, la última.

Con la alegría del reencuentro y el pesar del hasta luego nos acercamos a la playa. Aunque la arena es la misma, y llevamos lectura para entretener las horas, la toalla es la misma y hay más coincidencias que variantes, el desierto ha desaparecido. Está el sol, está el mar, está la arena, está el viento. El desierto, afortunadamente, queda atrás en algún lugar de la memoria.

Despliego la toalla y mi pack romperutina. El libro prestado por el azar se titula emociones, de Mercé Conangla, Jaume Soler, y Laia Soler Conangla, un préstamo que conservo a mi lado según escribo de vuelta en Madrid. Emociones, las razones que la razón ignora. A su lado, completan el kit las pinturas de Maitane, y mi cuaderno vacío, recogido tan al azar como el libro. Nos bañamos juntos y nos fundimos en un abrazo. Sé que hay más desiertos ahí adelante pero eso es otra historia y no es ahora. El próximo desastre puede esperar un rato.

La terraza a la que acostumbro a ir ahora cierra por las tardes. Me parece lógico si tengo en cuenta el poco tráfico y consumo de años anteriores a estas horas, es lo más normal del mundo que descansen. Nos acercamos al chiringuito Ana, un bar en el que se inicia una rutina sustitutiva. En vez del té nos tomaremos un café. En vez del hielo, un mojito.

Rompe la tarde entre una cosa y otra, y nos acercamos a Mercadona para preparar el bocata de la noche. Porque una buena cena también es posible a la luz de las estrellas y de las velas en la playita. En el repertorio de la compra aparecen un verdejo de tierras castellanas, cubos de hielo picados para mojitos, queso de la Mancha y embutidos varios, pan y un poco de fruta, creo que melón. Unas cerillas y un juego de 4 velas rojas completan el complejo aparillaje.

Se nos ha echado la noche encima y estamos descendiendo las rampas de la playa de los muertos medio a oscuras. La mochila con la cena y el hielo, la tienda, las esterillas y los sacos nos acompañan, guiados por la linterna de la dinamo. Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, estamos en la playa. Escasos 500 metros nos separan de la cala al fondo a la derecha, donde compartimos la última penumbra del día con otras 4, 5, 6, 7 tiendas. 3 a la izquierda, debajo del peñón, dos a nuestra izquierda en la parte trasera de la cala, una pareja de chicas montañistas que se plantan detrás nuestro y otra pareja que llega a última hora y se ubica a nuestra derecha.

Buen sitio para desempacar, montar la tienda, poner el vino a enfriar, prender una vela, disponer la comida y abrir el verdejo. ¿Abrir el verdejo? ¿Acaso tenemos sacacorchos? Todo indica que va a ser que no. Ni se nos ocurre preguntarles a nuestros compañeros de cala si llevan sacacorchos aunque es más que probable que alguna navaja multiusos nos saca del aprieto. En vez de sacar el corcho, probamos una nueva técnica, para la que no hace falta utensilios especializados. Se llama meter el corcho. Una llave, un cuchillo, una cuchara te pueden servir. ¿Has probado alguna vez? Es muy sencillo, tal vez te salpica un poco y te mojas. Si estás de buen humor, como si no, tanto da, siempre puedes hacer una cosa. Sonreír y decir salud.

El vino hace sus efectos, acompañados del cansancio del viaje y la hora.

–          ¿La última?,

–          Vale, la última.

Nos acostamos en el día de la aproximación. A Almería, a hábitos viejos reconvertidos, al Felipe y al Chucho, al Faro, al chiringuito Ana. Y mañana, si todo va bien, completaremos una rutina de 1-2-3-4, en la pastelería el Santero. Pero eso es otro día, y ya estamos hablando de santos, eso es parte de la magia de la vida. Un día que se cierra y da paso a uno nuevo, porque cada día tiene su gracia y su empeño. Hoy hemos llegado, y empezamos a reconocer el terreno, que no es poco. Mañana más.

cambiando el té con hielo por café y mojito

 mojitoindalo2 Así lo vimos…

esta entrada corresponde al capítulo 5 de “coaching de olas y viento”, que incluimos en el blog con el mismo nombre, www.coachingdeolasyviento.wordpress.com

http://wp.me/p3PsWs-3k cambiando el té con hielo por café y mojito

hoy empieza la primavera

primaveraEsta tarde entre las seis y las siete comienza la primavera en el hemisferio norte. Es el momento de liberarnos de todo lo que interiormente es viejo y caduco, se nos dice. Es  una oportunidad para soltar lastre y adquirir livianidad, pureza. Cada año el mismo milagro del aire que nos envuelve suavemente y que sabe dulce y limpio. El milagro de los colores vivos. Cada año, el mismo recordatorio para dulcificar y vivificar nuestra vida, y de ahí proyectarnos al mundo.

Disponemos del equipo para entrar en comunión con esa gran corriente que aporta
la nueva vida que se manifiesta.

Cuando lo activemos sentiremos la Unidad.

El cielo espera nuestros cometas de colores vivos y alegres.

El cielo espera nuestros pensamientos puros y amorosos.

“Las cuatro estaciones están situadas bajo la influencia de cuatro arcángeles: Raphaël preside la primavera, Uriel el verano, Mikhaël el otoño y Gabriel el invierno. Cuando se acerca el equinoccio de primavera, todo los espíritus y las fuerzas de la naturaleza trabajan bajo la dirección de Raphaël para reanimar la vida por todas partes en el universo. Esta renovación de la naturaleza es para los humanos sinónimo de regeneración y también, por tanto, de curación. En el Árbol de la Vida, Raphaël es un arcángel de la séfira Hod, región donde los cabalistas han situado al planeta Mercurio. Y el dios Mercurio (Hermes en la mitología griega) tiene como atributo el caduceo que todavía hoy es el .

Para los cristianos, Pascua es la gran fiesta de la primavera: toda la naturaleza celebra la resurrección de Cristo, que también es la resurrección de todas las criaturas. Por eso, cuando llega la primavera, cada uno tiene que hacer un gran trabajo: es el momento de liberarse de todo lo que es interiormente viejo y caduco. Dirigíos al arcángel Raphaël, pedidle que os haga receptivos a las virtudes ocultas de los árboles, de las flores, de las hierbas, a fin de poder entrar en comunión con esta gran corriente que viene .

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta

anantamon

meditación de fundación Ananta, comentarios de cabecera de Joaquín Tamames, gracias siempre, Joaquín.

Tras poner en ruta el día, con el correo y el desayuno, salgo de la ducha y me animo a vestirme un niki de manga corta, adelantando la celebración de la primavera, que dicen que el fin de semana refresca, y sería una pena dejar en paso otra oportunidad de celebrar, me conecto con un pendiente que me dejaron ayer, y se prenden los aspersores del riego, al ir a reservar cancha de pádel, hace meses que no apreciaba el riego del pasto, todo el universo parece que conspira en la celebración, preparo un correo para convocar a un grupo de profesionales, que antes que eso son amigos, para la próxima reunión del organizaciones innovadoras, y me conecto con mi sueño, qué bonito es soñar, y seguir trabajando para que ese sueño llegue a la tierra, y se haga día a día realidad, ordeno mi plan de viaje a Barcelona dentro de dos semanas, y dejo abierta una puerta a una posibilidad, una, dos, tres, cuatro encuentros, sí parece que va a ser interesante volver a la ciudad condal, qúién sabe si 5, e invito a comer a un amigo que no sé todavía si se personará, y organizo uno, dos, tres temas.

La primavera, ese tiempo en el que las flores brotan, y el árbol podado se vuelve a convertir en hoja, se acerca.

Lo que hicimos en invierno, ese tiempo en el que nos volvemos hacia adentro, está a punto de mostrarse al mundo. Vuelvo un poco a ese espacio interior, que todavía es invierno, con la calma de aceptar que lo que es está siendo, y lo que está por ser, será.
primaveramon  Así lo vimos …

No sé por qué me gusta tanto la imagen que hoy nos acompaña, y mira que no soy yo muy de volar.

no es por el grano, es para mantenerlas alineadas!!!

flicksegún voy revisando videos de estilos de liderazgo y de motivación,

tras cruzarme con el liderazgo pétreo, ése que nos deja huella en el cuerpo y en el alma, el líder que empuja y empuja, más fuerte, más rápido, ein, como primer escalón en el proceso del desarrollo de un líder que al final será un líder inspirador,

y tras escribir algún que otro post de esquemas de nuevo cuño referentes al poder de la palabra en nuestras vidas y a una nueva comunicación, con vídeos de Maturana, o de Echeverría,

compongo un news, nuestra comunicación periódica, relacionado con la aplicación del cuentacuentos en ámbitos en los que no es habitual, como la gestión de compras o la gestión de fábrica, y me imagino dos imágenes de una película infantil bichos, las hormigas, o Flick, la hormiga inventora, en representación de las denodadas hormigas, y Hopper, el saltamontes listo, en representación de los malotes de compras,

hopper(pobrecitas hormigas, cómo le miran…)

y paseo por internet hasta encontrarme con un discurso precioso, un ejemplo del desde dónde y del para qué de un malote de tomo y lomo.

Lo vuelvo a escuchar, lo vuelvo a ver, me vuelvo a reír, no lo puedo remediar. En este mundo tan cómodo en el que a veces el trabajo parece estar tan cerca de los trabajos forzados, y vivir la vida tan cerca de sobrevivir, da gusto cómo uno o dos lo tienen claro. El Hopper con los motivos para mantener una situación, y Flick con su ilusión desbordante por crear, por inventar, eso que ahora se llama innovar.

Pero hoy no vamos a hablar ni del uno ni del otro, sino del discurso.

Un discurso que, aunque no coincida totalmente con mi ideario, me parece genial. Cuando sea malo malote, ya que creo que en esta vida no voy a desarrollar el rol de jefe, quiero ser como él. O hacer películas para Pixar.

hoppermon   Así lo vimos…

una película es genial cuando hay unos pocos caracteres, diferenciados, con un discurso particular y una forma de ser definida.

El hermano de Hopper, qué bueno, pocas veces un secundario es mejor, la reina, la princesa Atta, su hermana menor, Flick, el maestro de ceremonias de los funambulistas / cirqueros, cada uno con su personalidad, qué pena que no me quedé con sus nombres. un despliegue de personalidades singular.

una película es eterna cuando te ha hecho reír, y cuando te ha hecho pensar. Sobre lo que sí y sobre lo que no. Sobre tu mundo y la realidad.

Acaba la película, y nos damos cuenta de la dimensión del entuerto. Un hormiguero chiquitín en un trozo de tierra perdido en ningún sitio, cerca de un río. Como tu vida o la mía en este mundo taaaaan grande y tan bonito, bañado de toda esa importancia personal, cirqueros, artistas, funanbulistas, de actuación en actuación.

una película es tuya cuando la quieres recomendar, sin más

Bichos

seres fantásticos y divergentes

5 me acuerdo de un juego de cuando Gorka y Maitane, mis dos hijos, eran pequeños. O, si soy sincero, más pequeños. El juego, como muchos de los juegos diseñados para niños, tenía un componente didáctico. Su objetivo era que el niño, casi bebé, montara puzles de 3 piezas. Las figuras, sobre piezas grandes de cartón, eran dibujos de animales: la gallina, el perro, el lobo, la oveja, el conejo, … Para facilitar el trabajo cada animal tenía un fondo de color distinto: rojo, granate, azul clarito, verde lima, …, una especie de guía didáctica para papás. Cada animal era un cuadrado de cartón, que se había dividido en tres rectángulos, ocupados, si miramos de arriba hacia abajo, por cabeza, cuerpo y piernas.

Hasta ahí, nada anormal, un juego de niños.

Y a partir de ahí, donde se acaba la normalidad, surge la magia. Cuando Maitane y Gorka aprendieron a montar los animales, el juego cambió. Y empezamos a montar animales fantásticos. Animales con cabeza de perro, cuerpo de gallina y patas de conejo, por poner un ejemplo. Porque las fichas tenían una característica peculiar: las dimensiones del corte superior, a la altura del cuello, y del corte inferior, a la altura de las caderas, tenían el mismo ancho. Y las figuras que resultaban tenían ese punto de armonía mínimo que da el tener un cuerpo “continuo”. Pero eran seres locos, grotescos, divertidos, raros, atípicos, maravillosos. Me acuerdo el concurso de hacer el muñeco más extravagante, el más chaladito, el más simpático.

Miro atrás y doy gracias a ese juego y la posibilidad de haber disfrutado ese proceso de acompañamiento a mis hijos, qué ratos más divertidos.

Miro a mi tiempo presente y pienso en las personas en las que se están convirtiendo mis hijos y en las personas que nos vamos convirtiendo sus mayores, seres con una cabeza (mente), un tronco (corazón) y unas piernas (voluntad). Y me pregunto si nuestro destino es Ser un lobo con cabeza de lobo, cuerpo de lobo y piernas de lobo, una oveja con cabeza de oveja y piernas de oveja, y un gato con cabeza de gato, tronco de gato y piernas de gato.

Me pregunto si llegar a eso es nuestro ideal, y si esa descripción tiene algo que ver con los términos linealidad, uniformidad, congruencia, coherencia, o con pensar, sentir y hacer lo mismo.

Miro hacia atrás y me pregunto si no somos todos un poco como esos seres con cuerpo de cobra, cabeza de faquir y patas de gallo, por poner tres animales que no estaban en nuestro juego del tres. Miro hacia dentro y me pregunto si no es magnífico, como juego para toda una vida, de introspección, de prueba y error, de descubrimiento.

5mon   Así lo vimos…

Como en el juego de la cabeza, el tronco y los pies, caso dos ideas que no tienen relación aparente, salvo que están en este mismo post.

Donde en mi vida relacionada con el desarrollo de las personas juego a los seres fantásticos (esta cabeza, vamos a ver qué tal queda con este cuerpo y estos pies), espacio con el que se relacionan estas líneas, en un proyecto relacionado con las tecnologías de la información, otra vida paralela, quiero que todos los datos tengan cabeza, cuerpo y pies. Miro al espejo y reconozco un gesto divertido, como que me dice, “cómo eres, Mikel”.

Y para acabar con el post, me acuerdo de una conversación reciente con Gorka, en la que me hace un resumen de un libro que acaba de leer, y que seguramentepronto veremos en el cine : “divergentes”. En un mundo que por supuesto no es éste, las personas tienen que encajar en un patrón: la erudición, la valentía o la moral, por poner sólo 3 ejemplos, siempre 3. En función del patrón predominante de cada persona, se le mantiene en su familia y entorno de origen (lo que es lo más normal, teniendo en cuenta la fuerza que ha tenido una madre, un padre, unos hermanos y unos profesores del mismo “sesgo” en su desarrollo y educación), o se le re-asigna en un nuevo entorno (imaginamos la niña que nace en un entorno de erudición pero es del grupo valentía). En ese extraño mundo, que no tiene nada que ver con el actual, hay seres divergentes, que no son claramente asignables a un sesgo. Digamos que, por ejemplo, tienen notas similares en erudición, valentía y moral. Esos seres, en ese mundo, son peligrosos. Te preguntarás por qué, como me pregunté yo. Son peligrosos por impredecibles, porque nadie sabe cómo van a responder, cómo se van a comportar o qué es lo que van a hacer.

Miro hacia adentro y a mi alrededor, por mí y por todos mis compañeros, y otra sonrisa de complicidad con la realidad se dibuja en el espejo que no hay frente a mí. Afortunadamente, estamos en un mundo parecido a ése, pero al revés, lleno de divergentes. Cabezas de elefante sobre cuerpos de mantis religiosa y pies de toro pueblan nuestra realidad.

Ya sé que yo también quiero tener alineado el pensar, el sentir y el querer, ser congruente y, si me está permitido y es posible, levitar, pero me parece que por lo que me queda de día me voy a dejar ser una persona normal. Gracias, Gorka y Maitane, por compartir conmigo el juego del tres. Gracias, Edita, por animarme a recordar lo bonito que es construir sin pies ni cabeza, fantástico y divergente, pero al revés.