Prepárate para reconocer la magia en tu vida

 serviciomonAyer me fui a pasear con Silvia, compañera de camino, por las inmediaciones de las Matas. Ya sabes, en Madrid, en el kilómetro17 primero las Rozas, y luego, en el 24, las Matas. En el paseo, con un sol de otoño precioso, y con un fresco que ya no mata como la semana pasada, abrimos un espacio para hablar de lo divino y de lo humano.

Silvia, al igual que yo, es voluntaria en Prepárate. A ella también le ha costado la relación con sus jefes en el trabajo. A ella también le ha costado las relaciones con su padre y con su madre. Tenemos un destino común en lo universal, y estamos compartiendo camino y reflexiones.

3corazonesAyer, capturamos 3 piedras para mí, y 5 para ella, en el paseo. Le intenté llevar a un árbol mágico (un árbol que conoceí en su día con Fernando, un chamán amigo de la familia, que vino a dar un taller desde México, y se quedó, o al menos vuelve con regularidad, cada tanto, por España). En el paseo fui incapaz de acercarle a Silvia al árbol mágico, qué curioso, y ya he estado allí 4 veces. Como casi todo en mi vida reciente, intento reaccionar con desenfado. Si no lo tengo que encontrar es porque no toca. ¿Qué mensaje tiene para mí este suceso, o cómo lo interpreto? Mi interpretación de ayer es que todo lo que pasa es perfecto, y vivimos en un universo mágico. Todo lo que nos pasa tiene un por qué, iba a decir, cuando realmente pienso que todo tiene un para qué. Ya no busco el árbol mágico, o no lo necesito, porque todos los árboles lo son.

Estábamos en ese hilo en la conversación cuando desembocamos en un proyecto que estamos preparando para empresa, 5 copas para celebrar la vida y la muerte, bitácora de navegaçao, acordándonos de nuestros jefes, una editora suya con la que la vida se le hizo muy difícil hace dos años, y Tomás, un jefe mío de hace ya 13 añitos, que me complicó la existencia mucho. En la reflexión entramos a valorar la sutil diferencia que hay entre pensar que el otro está ahí para amargarte la vida y pensar que es un elemento perfecto en tu desarrollo personal. En el primer caso, es inevitable, la vida es una mierda, nos la pasamos en la queja, renegando, putamadreando y resentidos, con el osito de peluche mojado a nuestro lado, pobrecito de mí, pobrecita de mí. En el segundo, y la situación no ha pasado a ser mejor,  aceptamos que es una prueba por la que tenemos que pasar, que acabará conformando, aunque sea a la fuerza, nuestro carácter.

La historia de una persona superior con la que no tenemos un feeling especial  la queremos contar desde un viaje en barco. Nosotros somos parte de la tripulación, y en algún momento del camino elegimos embarcar. Podemos ser el capitán, el jefe de máquinas, el segundo, o el tercero, un engrasadro, el radiotelegrafista, un grumete, o un marmitón, el contramaestre, o el jefe de cocina. Ya estamos embarcados, en medio del océano pacífico, atlántico, o del índico. Si nuestra relación con nuestros compañeros de trabajo y con nuestros jefes es buena, qué bueno. Y si no lo es, somos parte de una tripulación, que no hemos elegido nosotros, porque nosotros elegimos trabajar para una naviera, contactamos con el armador, al que probablemente tampoco conocemos personalmente. Elegimos trabajar, simplemente en un barco. Se acaba una campaña, y cambiamos de barco, y de compañeros, … o repetimos. En cada travesía, un puñado de gente tiene que llevar el barco a puerto de la mejor de las maneras posibles. Un destino común en lo universal nos unes. Y podemos hacerlo desde el cariño, del amor, o desde la rabia con el mundo.

Y lo mismo que pasa en el barco, en el mundo del trabajo, pasa en el paro, en el mundo sin trabajo. Y en prepárate, un acto para animar y activar a personas en situación de desempleo. Y en todas partes. Porque siempre tenemos una doble posibilidad: contactar con lo que hay y contactar con lo que no hay. Con la perfección del camino, por duro que sea, o con el pobrecita de mí. Con el reconocimiento (yo me reconozco, potencio mis virtudes, me conecto con mi pasión, y con mi sentimiento, mis acciones, mis pensamientos positivos, mi cielo en la tierra) o con el agujero (no me reconozco, no valgo, no soy, no me quieren, no me quiero, no merezco, el infierno en la tierra).

Yo un día estuve en el agujero del no soy. Yo un día estuve en el agujero de un jefe que no me quería y al que no quería yo. Yo un día estuve en el agujero de un trabajo que sacaba de mí lo peor. Yo un día estuve en el desierto del divorcio. Yo un día estuve en un mundo al que no le gustaba y no me contrataba lo suficiente para vivir.

espiralY un día empecé a elegir diferente. Cuando me empecé a reconocer, empecé a reconocer a los otros. Cuando empecé a ver lo que sí soy, empecé a ver lo que sí son las personas que me encuentro en mi camino. Hace dos semanas, se lo comentaba a Silvia en el camino, me junté de nuevo con Tomás Orbea Celaya, que fue un día mi jefe en AENOR. Guardo de Tomás, un jefe que me costó, como de Jesús Calderón, otro que ahí le fue, un cariño enorme, que crece con el tiempo. Cuando he sido capaz de reconocerme, he sido capaz de reconocerle a él, una persona con un empuje y una fuerza por cambiar las cosas, por mejorarlas, terrible. Hace dos semanas Tomás me invitó a tomar un café en su casa. Para mí fue un café espectacular. Un café lleno de agradecimiento, por conocerle, por haberle tenido en mi camino, en mi desarrollo personal. Hoy le veo a Tomás y donde vi en su día un tirano veo un compañero de camino, un socio en mi nuevo proyecto si así lo decide y quiere. Porque Tomás tiene la fuerza del rojo, de la curiosidad, la mirada del niño inquieto, ávido por conocer, por descubrir el mundo, esa mirada que hace posible la creatividad en nuestras vidas, y la innovación en nuestras organizaciones y empresas. Me salí de casa de Tomás encantado de haber pasado 4 años trabajando a sus órdenes, sí, señor.

Aunque es difícil de entender cuando lo estamos pasando mal, todo es perfecto en nuestra vida. Sólo necesitamos la perspectiva de 13 años, los que somos torpes, para entenderlo.

En Prepárate queremos apoyar y activar a pesonas en situación de desempleo. Y nos gustaría hacerlo desde un movimiento interno. Un movimiento que pasa por el reconocimiento personal, que conduce al reconocimiento de las personas que me rodean, por un reconocimiento que lleva a una fortaleza personal, a una fe en las posibilidades propias, a un desarrollo del Ser, que nos lleva en última instancia al agradecimiento.

En Prepárate cinco cientos de personas voluntarias (yo creía que iban a ser 3) apoyan un día diferente a 5 millares (yo hablaba de 3 en las charlas previas), en un movimiento de reconocimiento personal, para que transformen lo único que pueden transformar, eso que está siempre dentro, para que recorran con fuerza y éxito el camino.

Gracias, Tomás, por existir en mi vida. Te quiero un buen, y lo sabes.

Gracias, Silvia, por este magnífico viaje de descubrimiento, en el que me siento tan acompañado. Gracias por compartir un ratito de tu vida conmigo.

Y por último, muchas gracias a todas las personas voluntarias, inscritas y organizaciones patrocinadoras por hacer de Prepárate un evento diferente, un apoyo al reconocimiento personal desde una actitud de servicio, para cambiar a una dinámica mejor, en pensamientos, emociones y acciones, en un viaje, que como en el barco, se convierte en comunión y agradecimiento, ese movimiento tan bonito del que todos podemos ser parte.

Fuerza y éxito para todos.

serviciomon   Así lo vimos…

Muy curiosa la foto que sacamos en casa de Tomás. Un mayordomo, un ejemplo de una actitud de servicio. Si lo pensamos un poco, nuestra vida se transforma cuando entramos en esa actitud maravillosa que deja atrás lo que yo puedo recibir por lo que yo puedo dar. Creo que por eso me está gustando tanto esto de Prepárate.

Esta entrada fue publicada en 5 copas para celebrar la vida y la muerte, actitudes en la vida, agradecimiento, autores, Mikel, prepárate 2013 por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s