sinoloveomelocreo 18: coaching dictatorial y proveedores sumisos

18 q Coaching dictatorial y proveedores sumisos

En el terreno laboral, me están pasando en este tiempo cosas curiosas. NAVEGA, el desarrollo tecnológico que constituye mi mayor fracaso empresarial hasta la fecha tenía como base dos relaciones clave. Una era con Kukuxumusu, proveedor gráfico, y la segunda con And-Soft, proveedor de desarrollo en lenguaje web  en entorno Microsoft (.net, asp). La relación con kukuxumusu fue impecable. Siempre nos han tratado de una forma ejemplar. Desafortunadamente, el mercado no aceptó la imagen de kukuxumusu en un producto tecnológico de gestión tan bien como esperábamos. Sin embargo, con And-Soft hemos tenido alguna duda, en el pasado, que se ha acrecentado en los últimos tiempos. En noviembre del 2011, uno de los socios, el que manda en la empresa, me comentó que le interesaba el desarrollo que les habíamos subcontratado. And-Soft es una empresa que sólo desarrolla software propio y, por azares del destino, Navega. No es una software factory que desarrolle software al peso. Después de esta comunicación con Steve, empezaron a reducir la disponibilidad del técnico que trabajaba con nosotros, todas las peticiones tenían que ir con una aprobación de Steve, y todo empezaba a tardar muuuuuucho más. Una factura equivocada, una negociación del precio de desarrollo con aplicación retroactiva que no aceptamos por el artículo 33, la relación está de aquella forma. En verano, ellos saben de nuestra situación financiera, les propusimos que entrasen en el capital de nuestra organización. Un socio adicional estaba interesado. Después de tres reuniones la respuesta fue un no. Adujeron que los tres socios no garantizaban un plan de marketing que hiciese viable el proceso de reflotar el barco hundido. Hasta ahí bien. Entramos en el nuevo año y un cliente tiene problemas. Un correo para solicitar una intervención que tiene que visar Steve. Pasa un día, pasan dos, un nuevo correo, un contacto por WathsApp, han pasado tres semanas y no ha habido respuesta. Es una pena cuando te planteas que detrás de un comportamiento hay una estrategia. Es una pena mayor cuando llegas a pensar que tu proveedor te está saboteando el producto por cuyo desarrollo le pagas. Imagínate que le pillas al hijo de tu carrocera haciéndole una raya de lado a lado en el lateral a tu coche. Te da ganas de estrangularlo, ¿verdad? Pues en eso ando. Intentando no pensar en ello de otra forma. Y me pregunto en el fondo por qué seremos así. ¿Por qué cuando queremos algo lo queremos todo?

Porque es una actitud voraz. En vez de colaborar, competimos. Ponemos la zancadilla a nuestro cliente (el caso anterior) para quedarnos con lo que construyó con tanto esfuerzo. Nos juntamos con una persona y es para mí y para nadie más. Hacemos el círculo estrecho, hasta que no se puede vivir, ni respirar, y luego nos quejamos de que no hay aire. ¿Qué nos pasa? ¿De qué materiales estamos hechos?

En el último desarrollo, también hay movimientos curiosos. Comprenderás que mi interés a la fecha es no depender absolutamente de nadie. O al menos, no estar horquillado por un proveedor único en una especialidad que tenga en su mano la llave de mi tranquilidad. Por eso, entre otras cosas, he buscado desarrollar un equipo. En segundo lugar, y más importante, por la edad en la que me encuentro. Cuando una vida comienza tenemos como referencia a nuestros padres y muy en especial a nuestra madre. No puedo sentir, aunque sí entiendo intelectualmente, el dolor y desamparo de mi padre, huérfano de madre a los 7 años. Durante los 7 primeros años de su vida, el niño necesita percibir que el mundo es bueno. De los 7 a los 14 que el mundo es bello. Y de los 14 a los 21, ahí están las hormonas operando para convertir a la niña en mujer y la niño en hombre, el mundo es verdadero. Esos jóvenes, hombres y mujeres desarrollarán los siguientes 21 años bajo el influjo de los patrones que les legaron sus padres y la sociedad en la que crecieron, y los siguientes 21 bajo el influjo de su ser verdadero. Una persona de 46 años, como yo, debería estar ahí. Ya viví un mundo bonito, bello y verdadero. Ya desarrollé en los tres septenios siguientes mi impulso vital bajo el influjo de la sociedad que elegí para desarrollarme. Y hoy estoy en pleno desarrollo de mi espíritu.

En esta fase de mi vida, si bien siempre he sido buey solo, mi impulso vital me lleva a crear equipo. Aunque también se le conoce como grupo o panda. Mis compañeros de trabajo, gente más ortodoxa que yo, y más versada en las palabras, a veces se enfadan conmigo, y me echan en cara que no selecciono a mis compañeros de camino, que me da lo mismo Paquita que Vicente, y aunque yo no les discuto mucho sé muy bien que no.

Porque todos sabemos cuándo hemos hecho por retener a una persona a nuestro lado y cuándo hemos permitido que se aparte tranquilamente de nuestro lado. ¿O no?

Mientras tanto, utilizo una técnica muy sencilla para seleccionar a mis compañeros de viaje. Por ejemplo, allá por mayo del 2012 busqué una persona especializada en actividades outdoor. Yo conocía a Roberto y le invité a un paseo saliendo de dejar a los niños en el colegio. Roberto no se presentó. Se le olvidó. Si bien 45 minutos más tarde me llamó por teléfono y se disculpó. Quedamos una segunda vez. Esta vez, además de olvidarse, ni siquiera me avisó. Conclusión: Roberto no era. En su lugar, apareció Dorotea. Estábamos en un mercadillo de primavera y le saqué una foto, junto con otra madre, que hice con un propósito de trabajo. Dudaba si iba a colgar la foto en internet o no, cuando me preguntó. “Mikel, ¿no irás a colgar la foto en facebook, ¿no?” Las mujeres siempre han sido algo brujas, ¿verdad? Unas con y otras sin, pero todas un poco brujas. Al de una hora, coincidimos en el salón de actos, me miró a los ojos y me dijo, “Tú y yo tenemos que hablar”, e iniciamos una relación de colaboración. Muy curioso, cuando Dorotea y yo no habíamos hablado de tú a tú en 8 años como padres de la misma clase!!!

De esta forma han ido entrando en el grupo Ana, Rafael, Carmela, Jaime, Mario, José Carlos, Javier, Félix,  y los que entrarán. Y lo divertido del caso es que pueden entrar como pueden salir. Dorotea, por ejemplo, hoy ya no está. Porque decidió salir. Si en un futuro próximo quiere entrar, entrará.

Porque un equipo de trabajo es como un grupo de amigos, o una cuadrilla. Pasamos fases de simpatía y de antipatía, de acercamiento y de alejamiento, proyectos con intereses comunes y con intereses divergentes. Lo que yo ya no entiendo, será una secuela del divorcio, es el famoso: “sólo conmigo y con nadie más”. Me ha pasado con Mariano, que cuando el grupo se estaba abriendo se decidió apartar, y me ha pasado con Mario, la semana pasada, que ha descalificado mi forma de hacer equipo, y curiosa la vida, me ha propuesto que desarrolle el proyecto exclusivamente con él y con una colaboradora suya, que no sé si además de compañera de profesión es algo más.

Definitivamente, no sé si los seres humanos estamos cuerdos o estamos, como los romanos de Asterix y Obelix, todos locos.

obelix

Pero locos de atar. En esta reflexión somera, siempre tenemos una doble opción. Miramos fuera y vemos cómo está el patio y nos amargamos, nos quejamos, y pataleamos sin parar, o miramos dentro, nos preguntamos qué queremos, y actuamos en consecuencia. ¿Quiero lo que me propone Mariano? No. ¿Quiero lo que me propone Mario? No. Quiero lo que quiero. Pero en este caso, no es lo que quiere mi mente, ni lo que quiere mi voluntad. Respeto lo que quiere mi Ser. Porque el mandato de abrir, y de hacer algo bonito, limpio, compartido, es un mandato del Ser.

Porque no quiero nunca más vender sopa de piedras a un cliente sin haberla comido en mi propia casa. Porque no quiero nunca más hablar de hacer equipo sin haberlo hecho yo antes. Porque no quiero nunca más hablar de innovación, si no soy capaz yo de innovar, también es mis esquemas de relación.

No sé si mi historia te hace eco de alguna forma, pero tal vez te ayuda a reflexionar, una vez más, sobre tus esquemas de relación.

¿Has oído alguna vez eso del ganar –ganar? ¿Crees en ello? ¿Lo vives o te dejas avasallar y avasallas cuando tienes la oportunidad?

¿Crees que este mundo es justo con los buenos propósitos o es justo con el que tiene la suficiente fuerza y voluntad y firmeza para llevar su nave adelante?

¿Tienes alguna relación clave que se pueda revisar, e incluso sustituir?

Yo, de poco tiempo atrás a esta parte, entiendo lo peligroso que es tener un cliente único, así como un único (sin alternativas) proveedor o subcontratista clave. Ufff, qué mal te lo puede hacer pasar.

Piénsatelo. Siéntelo. Y haz en consecuencia.

obelixmonAsí lo vimos…

Esta entrada fue publicada en autores, biografía, mi mapa del tesoro, Mikel, sinoloveo, talleres por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s