sinoloveomelocreo 16: Tu hijo no se quiere vengar de tí, simplemente es inconsciente

16 O Tu hijo no se quiere vengar de ti. Simplemente es inconsciente.

Terminamos esa reunión y otra que le siguió, y aprovechamos el parón de Navidad para disfrutar del turrón y del cava catalán-español. A mí, como vasco que soy, siempre me ha hecho gracia la forma que tenemos de tirarnos los platos a la cabeza los unos a los otros. Pero para quitarle hierro al asunto, voy a acordarme de una anécdota. Cuando Gorka le caía mal a María, se portaba fatal, o similar le llamaba al orden gritando: “Gorka Bilbao!!!” Si se trata de que nos compren un producto no nos importa que lo consideren español. Si se trata de decir de quién es, es catalán, o vasco, o de Fresnedilla de Abajo, ahora que hemos llegado a la Europa de los pueblos. Mi madre, de marcada educación nacionalista, apenas me entiende. No importa, a veces tampoco me entiendo yo.

Pero, a lo que íbamos, preparamos cuatro movimientos para dar pie a una conversación activa sobre la corresponsabilidad en el mundo de la conciliación familiar (hombres y mujeres completos con un una vida completa que además son trabajadores de una organización, también completa, que aquí nadie quiere ser menos de lo bueno). A nosotros nos gustan las fábulas, los espejos, los juegos, las dinámicas, el movimiento, la risa, el color, porque estamos convencidos de que en nuestro niño interior también hay verdad. De los cuatro movimientos o dinámicas anteriores, alguna salió bien y alguna puede mejorar. De hecho, ya ha mejorado. Para eso corremos un piloto con postas de mentira, antes de entrar a matar con balas de verdad. Uno de estas dinámicas, la historia de Víctor, aunque interesante, la teníamos que cambiar. No porque fuese mala, sino que abordaba el asunto desde el punto opuesto al que se quería enfocar. Norte o Sur, este u oeste, todo varía desde dónde quieras mirar.

En el movimiento posterior a la presentación, me quedé a charlar con Ana. A la pregunta de qué puede hacer tu empresa para desarrollar tu motivación, Ana me contesta con un simple:

          “Pues lo mismo que me hacía disfrutar en el colegio, ser parte del grupo, sentirme vista, sentir el reconocimiento de mis compañeros y de mis profesores, …”

Nuevamente el colegio penetrando en nuestras vidas. Una presencia paranormal. En mi cambio de vida con Gorka, en aprendemos todos, en masfamilia, en cualquier conversación que surgía de forma casual.

Y al llegar a casa, el regalo de Gorka, un regalo tan sencillo como común en cualquier hogar.

Para explicarla, es bueno un poco de contexto. Gorka tiene una representación teatral en octavo. Por primera vez, dividen octavo en dos grupos y realizan dos representaciones. Un grupo en Diciembre, el segundo allá por abril. Y es anormal, porque buena parte del trabajo del octavo curso se conforma alrededor de la representación teatral, porque conlleva el trabajo propio del guión, de los ensayos y de la representación, más la música, el escenario, los disfrazes, todo!!! Gorka representó la obra el pájaro azul los días 14, viernes, y 15, sábado, de diciembre del 2012. El lunes, en contraprestación, Gorka no tenía colegio. Ni él ni sus compañeros. De regalo, Gorka invitó a dormir a dos de sus compañeros a casa. Fiestononón. Pádel, baloncesto, película con palomitas, acostarse y levantarse tarde, una gozada. Como quehacer, o tarea,  sólo una, ya que los compañeros de Gorka dormían en la habitación de Fernando, mi concubino, como le llama Laura, mi compañero de piso, un chico muy majo, palentino, que vive desplazado entre semana en Madrid, y vuelve a su casa, con su mujer y sus hijos, todos los fines de semana, como el turrón, para conciliar vida personal y familiar.

Al llegar a casa, después de la presentación en la fundación, y con la dinámica de Víctor en la cabeza, me encuentro la siguiente escena.

Habitación de Fernando. Colchón en el suelo, edredones en el suelo, pijamas en el suelo, zapatillas en el suelo, colcha de la cama de Fernando de aquella manera.

Salón: 3 envoltorios de pizza desparramados, dos botellas de coca-cola sin tapón sobre la mesa, una de pie, otra tumbada.

Cocina: todos los platos, vasos y cubiertos del desayuno y de la comida sin recoger y sin fregar.

Ni qué decir tiene que me lo quería zumbar. Afortunadamente, hace 12 años decidimos no ponerles una mano encima a los niños, ni para amedrentar.

La historia de Víctor, que hablaba de la falta de corresponsabilidad de la organización con el trabajador, que haberla hayla, pasó a ser el regalo de Gorka, que habla de la falta de responsabilidad de un niño cualquiera en su casa. Y haciendo el paralelo de la organización y de la educación filial, todos nos sentimos identificados y nadie se siente señalado o aludida.

Porque todos estamos en primera línea para quejarnos de nuestra organización y de nuestro jefe. Porque todos estamos en primera línea para quejarnos de nuestros hijos. Porque estamos en primera línea para quejarnos de todo. Porque tenemos una enfermedad que se llama falta de agradecimiento. Por todo lo que tenemos, que es mucho. Pero cuanto más tenemos, más queremos. Ahí es donde, el continuo de la responsabilidad, que desemboca en amor, se topa con el agradecimiento de estar vivos, de disfrutar lo grande, pero sobre todo lo pequeño, de trabajar los detalles. Porque “en los detalles está el demonio”, proverbio alemán, equivalente del español, “de tal palo tal astilla”, con una segunda parte mucho menos conocida, “y de la punta el sable”, en clara alusión a que lo grande es a lo pequeño como lo pequeño es a lo grande; y  en cualquier caso, significativo.

Y cuando dejamos de quejarnos nuestra vida cambia. Para que eso ocurra, tenemos que crear una nueva conexión neuronal, cosa rara que se consigue repitiendo el mismo comportamiento ante similar estímulo de forma consistente durante 21 días. 3 semanas para cambiar un trozo de nuestra vida.

Puedes decir sí pero vas a hacer no. ¿Apostamos algo?

Salvo que te propongas un ejercicio.

Comprar una goma de colores, de esas que tienen tus hijos, con forma de animal (mariposa, dinosaurio, araña, …) o de cosa (ufff, hay infinidad de cosas!!!). Póntela en la muñeca. Cuando te descubras quejándote de algo, o criticando, o diciendo pobre de mí, te das con la gomita. Si fallas no te preocupes. Gomitéate.

P1080142

Gorka, gracias por dejar la casa hecha un desastre. Ana, gracias por reforzar el paralelo entre la organización y la educación de nuestros menores =maestros.

Javier, gracias por explicarme que Gorka tal vez, en vez de hacerlo de mala fe, simplemente no era consciente.

Y ya entrando en el agradecimiento, el contrario de la queja, puedes correr otro ejercicio, igual o más interesante que el anterior.

Plantéate una nueva rutina. Haz el ejercicio de ser conscientemente amable 5 veces al día. Por ejemplo, sales a por el periódico. Lo compras en el kiosko de todos los días. El kioskero tiene una sonrisa radiante. Se lo dices. Estás de vuelta a casa. Está sentado delante de ti un perfecto desconocido. Tiene una camisa muy bonita. Se lo dices. 1, 2, 3, 4, 5 actos irrelevantes de poder positivo, de conexión con la vida, de arrojar un poco de luz a nuestro alrededor.

P1080142monAsí lo vimos…

 

Esta entrada fue publicada en autores, biografía, mi mapa del tesoro, Mikel, sinoloveo, talleres por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s