sinoloveomelocreo 13: vidas para qué?

13 m Vidas paralelas. ¿Para qué?

En eso seguía en mi proceso de desarrollo de personas en Gestamp Toledo, realizando un diagnóstico de situación para iniciar un taller con base en los 7 hábitos de Covey, y charlando que te charla con Ignacio, un compañero de patines que resultó ser director del departamento de sistemas de la agencia tributaria, y con Mariano, padre del colegio, que resultó ser un crack de difícil definición que se caracteriza por su capacidad de escucha y no juicio en procesos de acompañamiento y desarrollo personal.

Ignacio pudo haber sido nuestro socio, y puede que lo sea en el futuro, y me lanzó una idea para el desarrollo de una sociedad que uniera lo antiguo (tecnologías de la información aplicadas a la responsabilidad social) con lo nuevo (desarrollo de personas). Ignacio me propuso que desarrollase una franquicia de desarrollo personal, también conocido como coaching. Y mariano me escuchaba mientras caminábamos un lunes o un martes, un jueves o un viernes por la mañana, en el pinar de la Dehesa de Navalcarbón, después de dejar a los niños en el cole. Así nacen varios de los discursos más bonitos de oé corazón. El karavanshar, o el viaje voluntario de desarrollo personal, como símil del camino que emprendían los emprendedores de antaño, que se aventuraban en la ruta de la seda, desde hogueras crepitando sueños al viento en una noche estrellada en Samarkanda, mientras contadores de historias maravillan y cautivan el deseo del viajero con la delicadeza de la seda y el olor de las especias, siempre aderezados con los azares, etapas y peligros del viaje. Y así nace la fábula de la sopa de piedras, o el gusto de compartir, del que a buen seguro volveremos a hablar.

elkaravanshar

En el camino, Mariano me acompañó en el duelo con mi ex, explicándome las diferentes fases del mismo. A mí, como no podía ser de otra forma, me encanta la de la negación. Es que tapar el sol con un dedo me pone. Mola mogollón. Y me contó de su historia personal. En el camino, te das cuenta de que te encuentras con espejos. Personas que te reflejan algo de ti. Algo que no quieres ver está, siempre, sí o sí, expuesto a plena luz del día, día tras día, hasta que tengas las agallas de reconocer que sí. Porque los opuestos se atraen de la misma forma que los iguales se espejan. Y sólo vemos en el otro los defectos que tenemos que corregir. Medio cuento, medio verdad, los filósofos de la nueva era cuentan que los indígenas no podían percibir las carabelas venidas del viejo mundo cuando llegaron a las costas del nuevo continente. Como no las habían codificado, era materialmente imposible para ellos poderlas descodificar.

Sin entrar en esa exquisitez, mejor no nos metemos en un charco cuya profundidad desconocemos, o como reza el viejo proverbio masai, no metas tu pie en un agujero, a veces me ha ocurrido que me quejo en mi madre con respecto a una característica que yo mismo tengo. O quiero enseñar a los otros algo que a mí me obsesiona, pero cuya práctica desconozco. A mí me pasó hace unos años con un material de 5S (organización, orden y limpieza en el puesto de trabajo). Me fascinó. Porque soy un desordenado compulsivo. Los papeles me sientan fatal. Recibirlos y archivarlos. Y mantenerlos cerca mientras trabajo con ellos. Por eso estoy tan contengo hoy. Porque he enganchado el ordenador y por fin siento que me ha servido para algo el curso de mecanografía que tomé para escribir el proyecto de fin de carrera. Entonces no, pero hoy, 20 años y tantito más tarde, por fin ha servido para algo.

Me acuerdo de repente de una broma que le hacían al padre de las 5 primas de María, Ernesto, él tan patriarca, y sin un hijo al que legar la maravillosa fábrica de autobuses que con el sudor de su frente construyó. A Ernesto le decían que no sabía para quién compraba su whisky, qué malos.

Y ya que he hablado de Ernesto, tengo que agradecerle, aunque ya murió, que él me dio la oportunidad de desarrollar uno de los primeros trabajos como consultor externo al salir de AENOR. Dos consultores locales habían fracasado en la implantación de un sistema de gestión ISO 9001 en su planta. Y nadie más fracasó en el intento después mío. Fuimos uno, dos y tres los que fracasamos en el intento. Como decía Coelho, lo que ocurre dos veces a buen seguro volverá a ocurrir. Lo puedo corroborar. A mí también me paso. Y si no me crees, fíjate en Ernesto. Dos hijas, tres hijas, cuatro hijas, cinco hijas. Hasta que, prudente él, paró.

Pues eso. Que Mariano y yo nos juntamos. Los dos venimos de una familia pelín desestructurada, sin la presencia fuerte de un padre fuerte. Son hechos que marcan el desarrollo de un Ser. Una circunstancia elegida, pero no por elegida menos cabrona.

En el trayecto compartimos algún que otro fracaso, algún que otra pena, alguna que otra visión, algunas que otras risas. Un día yo lo vi claro. María salía de casa cuando Mariano entraba. En esa etapa intermedia yo alquilaba un ático a escasos 13 metros de mi casa anterior, número precioso como pocos, y compartíamos portal y aparcamiento. Al cruzarse se produjo un curioso baile de marcha atrás y marcha adelante, con las ventanillas emparejadas y abiertas, el coche de María y el de Mariano parecían bailar. Y así se lo hice saber a mi amigo:

“Mariano, hoy entiendo que para que tú entrases en mi vida, María tenía que salir”.

Porque hay pocas personas que puedan ser más diferentes en esta vida: María y Mariano. Como los propios nombres indican: María y María-no. En el fondo, no hay nada nuevo bajo el sol … amarillo.

A Mariano le propuse escribir un libro que bien podría haber tenido como título Vidas paralelas. Se lo propuse y quién sabe si me lo acepte. Puede ser de la misma forma que puede no ser. En cualquier caso, yo estoy encantado esta tarde de sábado en este ejercicio de biografía personal. Gracias, Mariano, por existir, gracias Ignacio, gracias Ernesto, por la posibilidad de trabajar. De trabajar y fracasar.

Para terminar.

En esta vida el no tiene muy mala prensa y el sí está demasiado bien aceptado, coincido contigo Albert. De la misma forma que el éxito tiene demasiada buena prensa y el fracaso demasiado mala. Yo me acuerdo de muchos exámenes que aprobé sin tener ni idea. No aprendí nada. Y de muchos en los que sabía, suspendí. Los fracasos curten, dan forma a nuestro espíritu y a nuestra voluntad. Los éxitos nos relajan, nos ablandan y nos hacen creernos mejores de lo que realmente somos.

Haz una lista de tus éxitos, pero sobre todo de tus fracasos. Y muy importante, no te preguntes nunca por qué. Acarícialos, mímalos, dales las gracias por existir en tu vida. Ponlos en tu altar, quema un incienso, pon una canción preciosa y disfrútalos. Con el tiempo, observarás que tienen un sabor distinto. Y si alguna vez quieres hacerles alguna pregunta, pregúntales para qué existieron en tu vida.

13, un número precioso. No fue premeditado. Sólo fue así. En este capítulo no se podía hablar de otra cosa. De Ignacio, de Mariano, de Organizaciones con Espíritu y Corazón (oe corazón), de la sopa de piedras y el karavanshar.

 

elser

sopadepiedras

Así lo vimos, con el hatillo llenito de piedras…

lasopadepiedrasmon

Esta entrada fue publicada en autores, biografía, mi mapa del tesoro, Mikel, sinoloveo, talleres por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s