en la baja edad media ya sabíamos hacerlo

mibiotekeAntes, mucho antes de que apareciese la imprenta, incluso de nuestros primeros códices manuscritos, o lo que es lo mismo,… érase una vez en la historia, que el hombre, y la mujer, tanto monta, monta tanto, sabía contar historias.

Se les llamaba juglares, cuentacuentos, bufones, o con otros términos más familiares, como mamá, papá, abuela, el tato, … Algunos eran hombres de a pie, otras eran grandes sacerdotisas y miembros de la clase dirigente. Todos ellos tenían un don: sabían contar historias.

Llegó la imprenta y se jodió el invento. Porque una vez que se pudo imprimir y distribuir el saber en largas tiradas, menguaron las bondades e influencia de los monjes, que acumulaban saber en incunables manuscritos, cuidadosamente elaborados y guardados (ver el nombre de la rosa para más información), y de los juglares, con una capacidad siempre reducida de convocatoria.

Y el fenómeno, lejos de ser local (aplicable a la minoría mayoritaria del mundo occidental dominante, cada vez menos, todo hay que decirlo) es global, ya que aplica por igual a los chinos, mayas y egipcios, asirios, tiros y troyanos, sodomitas y gomorritas (no sé por qué nunca hablamos de ellos), visigodos y unos. Porque todos estos pueblos, los unos y los otros, como buenos hombres de las cavernas evolucionados, ya sabían contar historias. Mucho antes de que la palabra impresa existiese. O precisamente por eso. Porque una buena historia era la única forma en el que el conocimiento podía transmitirse de generación en generación. Proverbios, fábulas y cuentos constituían la forma en la que tradicionalmente la cultura se transmitía.

Llegó la imprenta y un poco más tarde (unos cuantos siglos tenían que pasar) las tecnologías de la información, con un monstruo que lanzó una bomba letal al mundo (del que todavía no se ha recuperado). El infame se llama Bill Gates, y se le reconoce como máximo responsable de la existencia de PowerPoint. En este mundo moderno en el que la capacidad de transmitir es más y más grande, en el que el acceso a la difusión se ha democratizado (hasta yo tengo acceso a escribir en un blog o colgar una presentación en slideshare), las formas y los contenidos que transmitimos son cada vez más pobres. Porque la herramienta pudo, en muchos casos, con el mensaje.

Presentaciones tecnológicamente preciosas que no resisten la prueba del algodón del guión, del contenido, que no provocan mayor interés en la audiencia, llenas de estadísticas y gráficos que nadie, literalmente nadie, recordará.

Y en eso estamos, hasta que una vez, hace ya unos años, érase así la historia más o menos, un contacto de una universidad mexicana me invitó a una feria de Pymes en la ciudad más grande del mundo, el DF, o distrito federal de México, una ciudad que te recibe con una explanada de luces a babor y a estribor, adelante y atrás que se pega en la retina durante más de 20 minutos, una ciudad que acogía una feria que ya de paso os cuento que fue un fiasco Y aprovechando el viaje me invitó también a la ciudad de las ideas, un congreso del conocimiento que congregó en Puebla a millares de oyentes y a reputados speakers del mundo anglosajón (muchos) y latinoamericano (Punset, el fundador del movimiento slow, y poco más).

A todos ellos les dieron una ayudita para condensar su saber y hacer la presentación amena: el libro PEGAR y PEGAR, una ayudita para que tus ideas peguen.

Todos los ponentes tenían 10 minutos para su presentación. Te dejo con las claves para que sus ideas, y lo que es más importante, las tuyas, peguen!!!

Si te ha gustado, prueba a aplicarlo. Tal vez no te creas un superdotado, pero no importa. Hay 6 claves que nos permiten construir una historia. Una buena noticia: se puede aprender!!!

Y lo que es más importante. No tienes por qué inventar nuevas historias. La vida es rica en historias. Mi abuelo los llamaba “sucedidos”. Si te vuelves una persona observadora, tienes miles de historias a tu alrededor. Lo que te pasó anoche con tu hijo, al despertar con tu pareja, en la ducha con tu jefe, … tal vez me estoy equivocando, … debía ser lo que te pasó anoche con tu jefe, al despertar con tu hijo, en la ducha con tu pareja, qué lío. Volvemos al hilo, las historias te rodean. Sólo tienes que reconocerlas y encontrar dónde aplicarlas.

Te sorprenderá que el público escucha atento las historias. Te sorprenderá que captas su atención e interés. Porque estamos programados con miles de años de historias. Estamos acostumbrados a que nos cuenten cuentos, fábulas, entendemos los proverbios, que se convierten en verbo, en acción. Pruébalo, y si te sirve compártelo. No hay nada más bonito que compartir historias, y, para qué vamos a negarlo, la forma en la que llegaste a ser una magnífica cuentacuentos.

Yo, en mi vida reciente, reconozco que la invitación de Fidel tuvo dos efectos: la desilusión de la feria, en la que supuestamente iba a realizar contactos para lanzar NAVEGA al otro lado del charco, y el encuentro con Pegar y Pegar. Desde entonces he contado un buen montón de historias. Pero me acuerdo de tres en especial que me ayudaron en una presentación en público (no me gusta especialmente las audiencias grandes), que disfruté como un enano, en la venta de un proyecto de consultoría a un cliente, y en el inicio de una nueva actividad profesional.

Creo que el viaje a México y Puebla mereció la pena.

Pronto te darás cuenta de que es muy divertido, … y además funciona. Espero que a ti también.

ojosmonAsí lo vimos…

(Como me vean los monjes del nombre de la Rosa, lo llevo chungo. Nadie me libra de mi ración de hoguera.)

Esta entrada fue publicada en artes, autores, community manager 3.0, cuentacuentos, la ruta de la seda, Mikel, musiquita, talleres y etiquetada , , , , , , por mikeloecorazon. Guarda enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s