sinoloveomelocreo 10: abriendo melones, limones y buzones

10 j Abre el buzón, Mikel: rojo, verde, azul y … amarillo.

En el proceso de separación, mi intención principal es crear un ambiente de no hostilidad, en el que todos nos podamos sentir bien. Gorka y Maitane en primera instancia. Quién sabe lo que el futuro traerá, pero sigo queriéndole a María, el gran amor de mi vida. Yo siempre le he puesto delante de todos, incluyendo a los niños. Delante de sus padres, de mi hermana, de mi madre … sin dudar. O esa es mi versión, jajajá. Quién sabe si hay alguna posibilidad para volvernos a encontrar …

En esas estaba, discutiendo con María el régimen de visitas de los niños, cuando me dejé influir por Andrea. Pero casi mejor te la presento. Andrea Henning es terapeuta en constelaciones familiares. El mes de diciembre ese en el que nos fuimos todos juntos a celebrar la navidad a casa de mi madre, poco antes de acabar las clases, una profesora, Nelly, me interceptó en el colegio, y me preguntó por Gorka. Le seguía viendo con reacciones que no eran normales. Como he comentado antes, Gorka, por un motivo o por otro, nunca ha dejado que nos acomodáramos en exceso. Si hubo una zona de confort, siempre fue relativa y temporal.

Fui de vacaciones de navidad a Bilbao con la intención de llevar a Gorka a terapia con Andrea. Y volví de Bilbao, tras el guirigai familiar que se montó, que se quiten las peleas de gallos si podemos ir a pasar con nuestra familia extendida la navidad, convencido de que el que tenía que ir a terapia era yo. Porque los hijos no dejan de ser nuestros reflejos. Un niño está mal porque la relación de sus padres, normalmente, está mal. Así de sencillo, así de radical. Si tu hijo está mal, no le lleves a analizar. Hazte analizar tú.

Con Andrea realicé la constelación relacionada con la energía de madre, mi relación con ama, y la relación de María con ella. María estuvo presente. Y revisé mi movimiento personal después de las perlas de la navidad. Un terapeuta tiene cierto grado de influencia sobre la persona a la que ayuda. Andrea, excediéndose en su función (que va, fui yo el que el preguntó, a instancias de María), me comentó que había estudios en el norte de Europa que demostraban que era mejor, en casos de separación, que los hijos tuvieran un hogar estable. Me aconsejó que le cediese la custodia de los niños a María. Por otra parte, María no aceptaba ninguna solución que incluyese la custodia compartida. Me dejé aconsejar y me dejé llevar. Cedí sin asesorarme más.

Llegamos a un acuerdo verbal por el cual yo me hacía cargo de las deudas contraídas por las empresas y María se hacía cargo de la manutención de los niños. Documentamos un convenio por el cual yo me comprometía a pasar 500 € mensuales a María en concepto de manutención de los niños. El acuerdo verbal quedó sin firmar.

Dentro de las capitulaciones, María me pidió que ese verano los niños los pasasen con ella en México. Entre las razones, una económica. No incurrir en gastos de cambio de billetes. Yo, tonto tontísimo de mí, accedí. Si soy neutral, y no me castigo ni me pego latigazos. Mi energía estaba tan baja que ni siquiera eso peleé. Mi estado ese mes de agosto, ya en mi nuevo ático, era catatónico. Me levantaba pronto por las mañanas y hacía nada. Nada al cubo. El símil visual creo que se va a entender. Mi vida era como una pared que se había derrumbado a martillazos. Primero observaba la pared a distancia. Cuando fui capaz de acercarme y coger un primer cascote, lo observé, le di una vuelta, le di dos, girando la muñeca y sin mover ni tan siquiera un dedo de su sitio. Para volver a dejar el cascote, en su sitio, en su misma posición. Así pasó el verano. Algo tenía que cambiar. Lo que no estaba claro era qué.

En eso estaba, intentando que algo se moviese, cuando me llamó Bernardo y me acerqué a la saca postal, para buscar aquel libro que me acababa de remitir. Abrí el sobre, lleno de esas pompas de aire que tanto nos gustan a los niños, y saqué un libro con una portada y contraportada amarilla. EL mundo amarillo acababa de entrar en mi vida.

En mi proyecto tecnológico, hemos ayudado a diferente organizaciones a integrar mundos y colores que muchas veces vemos como independientes:

          El azul, enorme como el mar y el cielo, para calidad,

          El verde, como los árboles que queremos legar a nuestros hijos, para medio ambiente,

          El rojo, como la sangre que queremos prevenir en nuestras organizaciones, para prevención de riesgos y salud laboral,

          El amarillo, para jugar al parchís, que se convertiría posteriormente en responsabilidad social.

Aunque no sepa por qué, nunca me ha gustado el color amarillo. Tiene algo que me da no sé qué. No lo puedo explicar mejor. Simplemente siento que es así. Yo diría que es un color destinado para el sol, un color que los humanos no deberíamos utilizar. No sé por qué.

Con el libro amarillo me pasó como con el vídeo de la demolición de las gemelas. Empecé, una mañana en horario laboral, y no pude acabar hasta terminar. Un mensaje precioso, un descubrimiento tras otro, una alegría, un enfoque de la vida super positivo, super juguetón, genial.

No sé si crees en los ángeles. Yo sí. Para mí, un ángel es una persona que se presenta en un momento de tu vida y te regala eso que necesitas: esa palabra de cariño, ese muro en el que apoyarte y reposar cuando no puedes más, una visión, un para qué, … Reconozco que han aparecido en mi vida en contadas ocasiones. Me acuerdo de un ángel con perilla al que conocí en la media maratón de ese mismo año en Madrid. Definitivamente, Bernardo está en esa lista de ángeles que me han ayudado a continuar. De muchos estoy seguro que no soy consciente. De unos pocos, sí. Aprovecho esta línea para agradecerles a todos por su ayuda. Por estar conmigo. Por acompañarme. Por ayudarme de una forma incondicional. Va por vosotros.

Para terminar estas líneas, te animo a que abras tu buzón, tu estantería, que revises entre tus libros olvidados, aquel libro que compraste y nunca leíste, entre tus películas favoritas, y entre aquellas que te regalaron y no has visto todavía. Date un regalo y mira qué mensaje tienen para ti.

Causualidades del destino, Laura, madre del colegio y amiga, me acaba de prestar Wings of Desire, una historia de amor de un ángel que vino aquí a ayudar. Este mismo fin de semana voy a aplicarme el consejo que te doy. Va por ti. Va por Laura, por Bernardo, por mi ángel gringo con la perilla pelirroja de la media maratón de Madrid, una prueba en la que acabé en camilla en el kilómetro 7. Pero esa es otra historia. Definitivamente, sí.

Por tu ángel de la guarda.

¿Te acuerdas de algún ángel que apareció de tu vida en un momento clave para ayudarte a seguir?

wingsofdesiremon

Y si no me crees, no importa. Qué más dará que los ángeles no existan en tu vida.

De cualquier forma, en un día tonto, siempre puedes alquilar WINGS OF DESIRE, pero por favor, no hagas un video forum. Tus amigos no te lo perdonarán. En este caso, invita a tu pareja. También hay una historia de amor muy bonita para vosotros dos. Por algo estáis juntos Para algo estáis juntos. ¿O no?

Esta entrada fue publicada en autores, biografía, mi mapa del tesoro, Mikel, sinoloveo, talleres por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s