sinoveomelocreo1: Quien tropieza y no cae, adelanta un paso.

oecmon1 A Quien tropieza y no cae, adelanta un paso. Quien se fostia y no se mata, tiene todo el camino por delante.

De pequeño, en el instituto, como muchos jóvenes, tenía un clasificador lleno de frases que para mí tenían un significado especial. Eran lo más. Por aquel entonces yo estaba en segundo o en tercero de BUP. Me acuerdo de algunas de esas frases relativamente bien

Si lloras tus lágrimas no te dejarán ver las estrellas,

No se hizo el peldaño para descansar, sino para pasar al siguiente,

Una brújula no dispensa de remar,

 pero una de ellas, principalmente una, se ha hecho cuerpo en mi vida.

El que tropieza y no cae, adelanta un paso.

Con esta idea central empecé a caminar en mi vida. Siempre he sido acelerado y un poco precipitado. Siempre he ido corriendo de aquí para allá. Mi abuela, un día, me fue a recoger al jardín de infancia, y le preguntó a una niña.

          ¿Sabes si ha salido Mikel?

          ¿Qué Mikel? ¿Ese que al terminar sale siempre corriendo?

Efectivamente, ese era yo.  O soy. Porque tengo que reconocer que hay alguna que otra cosa que se mantiene a lo largo del tiempo. Por ejemplo, las frases.

Si avanzo en mi biografía, me hice ingeniero por causualidad. Se me daban más o menos bien las letras y las ciencias, pero disfrutaba más con el dibujo que con la lengua. Mis padres, típica pareja burguesa que vivió una época dura: la posguerra. Yo, hijo del boom demográfico de los años 60 español. Mis padres tenían trabajo, una hipoteca más o menos contenida y la ilusión de que sus hijos fueran licenciados superiores. En los recuerdos familiares, Mikel, decían, quería, de mayor, ser futbolista e ingeniero, “como mi padre”. Aunque mi padre fuera maquinista naval, qué curioso. En esto estaba, no sé hasta qué punto viviendo mi vida o la vida (anhelo) de mis padres, no sé si de mamá o de papá, en COU coincidí con un grupo de compañeros muy majos, de los cuales siete, ni más ni menos, acabamos en la escuela de ingenieros industriales de Bilbao. Los amigos de mi cuadrilla de fuera del instituto, Josu, Urkiza y Javier también harían ingeniería. Ya sea por la corriente (¿dónde va Vicente?, dónde va la gente), o por una vida orientada por mis mayores, acabé estudiando ingeniería industrial en Bilbao.

Aunque, ahora que lo pienso, totalmente consciente de dónde pasaba yo horas muertas en el auténtico limbo, sin tiempo y en absoluta paz, yo debía haber sido arquitecto. Me encantaba dibujar. Y me encanta, aunque, cómo es la vida, no practico. Seguramente, en su día tomé una decisión, mitad consciente, mitad inconsciente. Porque no quise forzar un gasto adicional para irme a estudiar arquitectura a Navarra o a San Sebastián,

Mis primeros dos años fueron normales tirando a buenos. Aprobé un curso llave difícil (había que aprobar todas las asignaturas) y en segundo pasé limpio después de haberme aburrido soberanamente. En tercero de carrera ya me había dado cuenta de que aquello no era lo mío. Hice un puzle de 3332 piezas de la serie Schmidt, con el que fundí un cuatrimestre entero. Después de haber hecho lo difícil, un suspenso en primero para setiembre, un suspenso en segundo para el verano, curiosamente en dos asignaturas en las que tuve el gusto de coincidir con un profesor que gritaba la clase (mi padre también acostumbraba gritar, sobre todo cuando se le mezclaba con la tristeza y el alcohol, un problema en el que no le supimos ayudar), en tercero me llevé cuatro de cinco para el verano. Estaba a punto de tirar la carrera a la basura.

Me rehíce y terminé una carrera de 6 años, que tortura, en 6 años. Dos de mis amigos la completarían en 9. No importa. Quién sabe si estaba en lo mío.

En mi desarrollo profesional posterior he descubierto que, efectivamente, yo no soy ingeniero, o no soy, por decirlo de alguna forma, un ingeniero convencional. De lo malo malo, me orienté a organización industrial. De lo malo, lo mejor. Porque soy un auténtico desorden. Y no hay nada como enseñar lo que uno necesita aprender en esta vida. Somos espejos reflejantes. Dime de qué presumes y te diré de qué adoleces.

Mi desarrollo profesional inicial, mi primer trabajo, no tiene mayor importancia, aunque lo condicionó todo por unos buenos años. Me pasé 3 años en un trabajo de consultoría que me dio la oportunidad de vivir fuera de casa de mis padres, volví a mi casa para realizar la prestación social, ya que soy objetor de conciencia, sumé 6 años de trabajos forzados en una empresa que me permitió ver muchos clientes y mundo, hasta que decidí ponerme como independiente. 10 años de trabajo convencional para pasar, como consultor externo, a otro trabajo convencional. O eso parecía.

Porque la vida es lo que cada uno construye en su día a día. Mi vida profesional, poco a poco iba a demostrar lo diferente que puede ser una propuesta convencional y una que no lo es. Pero ya hablaremos luego de eso. Lo verdaderamente importante es que 10 años más tarde, de emprender una aventura profesional independiente como emprendedor, mi proyecto empresarial había fracasado. Mi mujer me pidió el divorcio, y una nueva vida comenzaba para mí.

Hoy, 2 años más tarde, mi ex y yo hemos llegado un acuerdo por el que Gorka y Maitane, mis hijos de 14 y 10 años, van a vivir con su madre en México a partir de Agosto. Una nueva etapa se abre ahí adelante en mi camino.

Quien tropieza y no cae, adelanta un paso, sí.

¿Pero qué pasa con quien tropieza y sí cae?

Quien tropieza y sí cae, tiene varias opciones por delante. Si decide levantarse, y es capaz, como el que se cae del caballo, de volver a montarlo inmediatamente, se levanta, y da dos, tres, cuatro pasos, afortunadamente observará que tiene todo el camino por delante.

Y quien ha descubierto que tiene un espíritu emprendedor, donde otras personas ven un fracaso, una vida rota, un desastre, “qué pena de chico, con lo listo que es”,me avergüenzo de ti, hijo”, no lo puede evitar. En el desastre ve una oportunidad. Y en su día a día, en su caja de herramientas, entre sus contactos, en donde quiera que esté y como esté, busca la llave, que a fuerza de constancia, de trabajo, de ingenio, con un poquito de suerte, con un poco de por favor, le abre esa cerradura, ese pasillo, que le permite acercarse a ese lugar donde aspira estar.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Donde una puerta se cierra, una ventana se abre.

Frases en un portafolios que se han hecho vida. Vida de emprendedor.

Alguna de estas frases, 30 años después de escribirlas, cobran un nuevo sentido, visto lo visto.

¿Te acuerdas de alguna de tus frases preferidas de juventud?

¿Tienen hoy el mismo significado?

¿Evoca alguna de tus frases de juventud tu compromiso con el cambio, con la transformación del mundo, con la ilusión de un mundo mejor?

¿Evoca alguna de estas frases tu impulso innovador o emprendedor?

Ya sea que encuentras o no encuentras tu clasificador de BUP o de COU, secundaria o bachillerato, quién sabe cómo se llame ya, deja que las siguientes frases resuenen en tu interior

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Antonio Machado

¿Tienen algún sentido o significado especial a día de hoy?

¿Cómo las interpretas en tu día a día, en tu desarrollo profesional y personal?

Quien tropieza y no cae, adelanta un paso, sí.

Quien tropieza y cae, y se levanta, y da un paso, dos, tres, tiene todo el camino por delante. Va a ser que sí.

 

oecmon   Así lo vimos…

Esta entrada fue publicada en autores, biografía, mi mapa del tesoro, Mikel, sinoloveo, talleres por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s