la organización que aprende (con hache)

anacSubtítulo: aprender pasados los 21 se escribe con HACHE (Mikel, estás errado, con HACHE)

En mi primer trabajo hace cosa de 20 añitos tuve la suerte de compartir mis primeros pasos con Bernardo, un maravilloso profesional que actualmente trabaja en límite 0 al servicio de organizaciones (nunca ha sido más literal este comentario) que quieren mejorar su competitividad industrial (principalmente). Bernardo fue mi mentor. Fue mi ejemplo y guía. Y a su lado coincidí con varios responsables de líneas de fabricación de Nissan Motor Ibérica, en las instalaciones de Barcelona. Uno de ellos, de cuyo nombre no me acordaré hasta preguntarle a Bernardo, era un tío muuuuuuuy listo. Buen profesional. Simpático. Con un toque especial. De él me acuerdo una frase que hoy cobra un sentido adicional. Me decía de vez en cuando: “Mikel, estás errado, pero con HACHE”. Era una de sus bromas favoritas. Como nunca he andado corto de sentido del humor, me lo pasé muy bien con él, y con sus compañeros, Isidro Achau, … gente espectacular. Con ellos realizamos el primer equilibrado de lanzamiento a producción de la Nissan Serena, un monovolumen que hoy no se comercializa, pero que todavía se puede encontrar en la calle. Hace un par de semanas, azares del destino, volví a ver una (una pequeña alegría en el camino), qué curioso, como que de alguna forma reconocí “en esto algo tuve que ver yo”. En aquel proceso aprendimos cómo hacer compatible en la misma línea de producción dos productos (la Vanette y la Serena) con cargas de trabajo muy diferentes (en una proporción de 4 a 5), pero sobre todo aprendimos (yo a la cabeza, que era el más junior) de relaciones personales.

Pasó el tiempo y dejé el campo de la productividad y me especialicé en sistemas de información y gestión. En la plaforma NAVEGA desarrollamos sopadeletrIX (la sopa de piedras, con nuestro particular enfoque Galo, ix, ix, ae; es curioso cómo prepondera el recuerdo de Asterix, y no las declinaciones latinas, que nos habrían llevado a Roma en el recuerdo),  un gestor del conocimiento. Si bien la base (origen y propósito de Navega) era facilitara la integración todos de los procesos de gestión (calidad, medio ambiente, prevención, otros) así como la gestión asociada, para realizar esta actividad teníamos que tener gestión documental, y otras muchas cosas ( gestión de accesos de usuarios, de notificaciones, …). Desarrollando, desarrollando, hicimos una reflexión de qué era para nosotros la gestión del conocimiento, o cómo podíamos facilitar que la organización aprendiese. El resultado final fue sopadeletrIX: información de resumen relevante (y documentación de detalle asociada) accesible para la función, con etiquetas, clasificadores y con trazabilidad a personas de referencia en las áreas de conocimiento asociadas. En esta fase, nuestro enfoque fue ayudar a que las personas de la organización aprendiesen a partir de los aprendizajes que habían tenido lugar en el camino de otros proyectos, situaciones o experiencias previas (si abstraemos) de la organización. Aprendizajes a partir de éxitos y fracasos de otras personas de la organización aplicados en el trabajo. Adicionalmente, como siempre me ha gustado jugar, dotamos a las experiencias de clasificadores lógicos, y sus correspondientes dibujos: ANACs (A No hACeres), o malas prácticas tecnológicas, BUPAs (o BUenas PrÁcticas tecnológicas), NOKIAs (NO KIero Así), para las malas prácticas relacionales, YOAPIs (o YO APrendI), para las buenas prácticas en el ámbito de las relacionales. Estos cuatro clasificadores tipo los vistió kukuxumusu con una galería de imágenes, que a mí, hoy, me sigue pareciendo preciosa.

sopadeletrix

Si todavía no eres muy mayor, seguro que te gusta jugar. Tal vez puedes asociar cada imagen con su concepto. Fácil, ¿verdad? Maravillas del directo.

En la reunión de emprendedores sociales de Luis Espiga de ayer, estábamos desentrañando los misterios del aprendizaje de mayores, y no he podido evitar una carcajada cuando hemos compartido la diferencia entre aprender y aprehender, y la reaparición, 20 años después, de la HACHE en mi vida. Luis defiende que aprendemos muy poco a partir de los 21. Si soy sincero, estoy totalmente de acuerdo. Pero déjame que lo reformule: Luis defiende que aprehendemos muy poco a partir de los 21. De la misma forma que defiende que las organizaciones no aprenden. Porque somos las personas las que aprendemos. En este punto también estoy absolutamente de acuerdo, pero volveremos sobre ello más tarde, con la ayuda de asterIX y de sopadeletrIX, si todo va bien (la salud y la fortuna nos es propicia).

Si te parece bien, paso a exponer las 7 fases del aprehendizaje de adultos,  con una breve descripción de los riesgos asociados (que nos impiden un aprendizaje mejor) y sus analogías con 7 procesos de nuestro cuerpo, a modo de introducción.

Fase 1: observar. Analogía física. La respiración (en el acto de inspirar).

Fase 2: relacionar – conectar. Analogía física: calentar

Fase 3: desmenuzar. Analogía física: digerir.

Fase 4: individualizar. Analogía física: alimentar y excretar.

Fase 5: ejercitar – practicar. Analogía física: mantener.

Fase 6: descubrir nuevas capacidades. Analogía física: elaborar.

Fase 7: desarrollar la creatividad / encontrar la propia voz. Analogía física: reproducir.

Si el cuerpo nos da permiso, lo mismo y completamos / complementamos los comentarios de detalle de las 7 fases. Porque cada fase, como todo en la vida, tiene una función, que le es propia, y unas características, ya lo veamos en clave de factores de éxito, o de riesgo, que hacen toda la diferencia. Respetarlas o no es nuestro trabajo. Los resultados hablarán, pero los podemos predecir si observamos el cariño con el que respetamos el proceso (y los factores que le son propios).

Como observarás, he dejado los riesgos para más tarde. Porque a jugar se aprende jugando.

Estas 7 fases dibujan una U maýuscula. 1-2-3 en el ramal descendente, con 4 como conector (punto de inflexión) con la rama ascendente: 5-6-7.

¿Te atreves con la mera descripción a buscarles un sentido conjunto que les es propio? O puesto en otras palabras, ¿qué diferencia sustancial existe entre el proceso de bajada (1-2-3) y el de subida (5-6-7)?

Recapitulando, aprender o no aprender (o no aprehender), esa es la cuestión. Ha pasado el tiempo entre el equilibrado de Nissan y Mikel errado con hache (“con herradura de caballo”, hacía especial hincapié mi amigo) y Mikel en la reunión con Luis Espiga (aprender o aprehender), y me pregunto por qué sopadeletrIX no tuvo HACHE. SopadheletrIX, sopadelhetrIX, sopadeletrhIX, no sé, tal vez no se pueda enmendar.

anacmon   Así lo hemos visto …

Y el que fuera mi primer jefe, Bernardo, es hoy mi amigo. Uno de los maravillosos regalos que el trabajo nos aporta: nuevas relaciones. Bernardo, gracias por tu guía. Gracias por permitirme mis primeras equivocaciones profesionales. Gracias por dejarme atreverme y probar. Gracias por permitirme aprehender.

Esta entrada fue publicada en aprender se escribe con hache, autores, educación, ejemplo, la organización que aprende, Mikel, nuestros básicos y etiquetada , , , , , por mikeloecorazon. Guarda enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Un pensamiento en “la organización que aprende (con hache)

  1. Pingback: relacionar (aprender se escribe con Hache: segundo paso) | organizaciones con espíritu y corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s