47 formas de crear energía (ejemplo de vida)

47bisEste lunes, 29 de Abril, me junté en casa de Alejandrina y Artemio, como todos los lunes, a las 9 de la noche, a respirar. Nos acompañan en semanas alternas Pablo y Ana, compañera de oé corazón, instructora de la fundación el arte de vivir, persona preciosa donde las haya, amiga.

Ana me sorprendió con una tarta de la que dimos cuenta terminadas las respiraciones. De la reunión quedan dos instantáneas. Una preciosa, que no recoge cámara alguna, la de la sorpresa, la celebración íntima. Otra, la que recogió la cámara, la del poster de los recuerdos, la física, de la cual te participo. Refleja un número: el 47. O dos números, depende cómo se mire: El 4 y el 7.

Así, sin quererlo, me he acordado de algo que aprendí de Beatriz Goyoaga, instructora del Arte de Vivir con la que di mis primeros pasos en el Arte de Respirar. Beatriz lo llama las 4 fuentes de energía. Si me dejas que lo expanda, podemos pensar en las 47 formas de energetizarnos. ¿Probamos?

Si no te importa, tiro de repositorio.

Si te gusta jugar, antes de seguir leyendo, piensa cuáles son para ti las 4 fuentes de la energía de las que nos nutrimos. Mejor todavía, cuáles son tus 4 fuentes de energía. Y adicionalmente, qué orden tienen.

Hayas hecho el ejercicio o no, aquí están:

–          La alimentación sana,

–          El descanso reparador,

–          La respiración profunda,

–          El estado feliz de la mente.

Las 3 primeras se entienden especialmente bien, si nos hacemos 3 preguntas. ¿Cuánto tiempo podemos vivir sin comer? ¿Cuánto tiempo podemos vivir sin dormir? ¿Cuánto tiempo podemos vivir sin respirar?  La respuesta no deja de sorprendernos; 21 días, 3 días, 1 minuto. Porque podemos hacer dieta y no ingerir alimento alguno durante 3 semanas, que nuestro organismo tirará de nuestras reservas, momento a partir del cual se generan daños irreversibles en órganos y sistemas, que desembocan, de continuar en el empeño, en la muerte. En 3 días sin dormir (voluntariamente es imposible, hay que ir al modo tortura) estamos literalmente locos. En 1 minuto sin respirar estamos asfixiados. Con 3 minutos estamos literalmente muertos. 3 semanas, 3 días, 3 minutos, muy curioso.

Y más lo es que no le demos a la respiración el valor que realmente tiene. Respiramos como comemos muchas veces, de forma perezosa, desordenada, desorientada, sin un fin ni un para qué. Simplemente porque toca comer. Desayuno, comida, cena, ya. Y no reparamos en la calidad de la comida como no reparamos en la calidad de la respiración. Cuando estamos ansiosos, nerviosos, cuando nos entra el miedo, nuestra respiración se vuelve agitada, acelerada, superficial. Y su contrario; cuando entramos en nuestro Ser nuestra respiración es profunda como la inmensidad del mar, del espacio, del universo en el que nos ha sido regalado vivir.

Sobre la cuarta línea, me atrevo a abrir un debate. Yo la dividiría en 4 apartados, que te comento a continuación.

Desde dónde y para qué claros en la vida. Lejos del por qué (que sólo engendra victimismo). Para qué estoy aquí y desde dónde puedo ofrecer mi singularidad. Sin duplicidad ni lucha. Propósito claro de la existencia.

Agradecimiento. Reverencia. Amor por el mundo. Mucho más amplio que el amor de pareja. Amor por una flor, por una piedra, por la sonrisa de un bebé, por una cucaracha, por un amanecer. Sin queja.

Quietud, serenidad, silencio. Ese estado en el que todo está bien. Todo es perfecto. Es como es, y no puede ser de otra forma. Actitud que reconoce la perfección del presente. Sin distracción.

Servicio. Porque si sólo estamos para servirnos a nosotros mismos, no somos nada. La persona como ente social, necesita poner  sus capacidades en un entorno social. A disposición de la comunidad. Por el bien de la humanidad. Sin yo. Con nosotros. Compartiendo.

4 divisiones que se juntan nuevamente para ser una. Nuestra mente está feliz cuando tiene un propósito que minora duplicidades y luchas internas, cuando vive en el agradecimiento, en la reverencia, en el amor, lo que diluye toda posibilidad de quejas, cuando está quieta, serena, centrada en el ahorita mismo, evitando cualquier distracción de tiempos que no son (porque hace mucho que fueron o quién sabe si algún día serán), y cuando trasciende la enfermedad tan común del yo-yo. Yo, mí, me, conmigo, para pasar a trabajar por la comunidad. En común unidad con la vida, con mi entorno cercano, con un entorno ampliado, con las fuerzas todas del universo.

4 que no son 4.

4 que en verdad son 7.

7 que en verdad son 4, qué más da.

47 años, una imagen, 2 instantáneas, una de ellas para el recuerdo, dos velas, un número que son dos, la suerte de encontrarme en el camino (o la fuerza del destino) con Beatriz y con Ana. La suerte de seguir aprendiendo de las cualidades del Alma. Propósito, Agradecimiento (reverencia), Quietud, serenidad, silencio, Servicio. Ana, este post va por ti. Gracias por tu ejemplo de vida. Gracias por acompañarme.

47bismon   Así lo vimos…

Esta entrada fue publicada en Alegría, alimentación, autores, meditación, Mikel, respiración, vida sana y etiquetada , , , por mikeloecorazon. Guarda enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s