el café sobrante (buenismo en el parking de carrefour)

elcafependienteRecibo un correo de Luis Espiga, que reza así.

“Entramos en un pequeño café, pedimos y nos sentamos en una mesa. Luego entran dos personas.:
– Cinco cafés. Dos son para nosotros y tres “pendientes”.
Pagan los cinco cafés, beben sus dos cafés y se van. Pregunto:
– ¿Cuáles son esos “cafés pendientes”?
Me dicen:
– Espera y verás.
Luego vienen otras personas. Dos chicas piden dos cafés – pagan normalmente. Después de un tiempo, vienen tres abogados y piden siete cafés:
– Tres son para nosotros, y cuatro “pendientes”.
Pagan por siete, se toman los tres y se marchan. Después un joven pide dos cafés, bebe sólo uno, pero paga los dos. Estamos sentados, hablamos y miramos a través de la puerta abierta la plaza iluminada por el sol delante de la cafetería. De repente, en la puerta aparece un hombre vestido muy pobre y pregunta en voz baja:
– ¿Tienen algún “café pendiente”?

Este tipo de caridad, por primera vez apareció en Nápoles. La gente paga anticipadamente el café a alguien que no puede permitirse el lujo de una taza de café caliente. Allí dejaban en los establecimientos de esta manera no sólo el café, sino también comida. Esa costumbre ya ha salido de las fronteras de Italia y se ha extendido a muchas ciudades de todo el mundo.

Ojalá en España pudiéramos conseguirlo.

Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta y
gozamos poco por lo mucho que tenemos .” Shakespeare

Pensando en alto, me pregunto a mí mismo si el concepto de fraternidad (que debe aplicar al mundo empresarial, según los postulados de la triformación social, ver resumen) aplica igualmente a todo individuo, de la misma forma que la responsabilidad social, un concepto inicialmente empresarial aplica igualmente a la responsabilidad personal. Pienso en alto y veo claro que sí. Tendemos a fragmentar la realidad, a conceptualizar, a poner etiquetas y reducir en cubículos mentales la realidad, que es tan rica. Un corporativo es muy grande, y un autónomo es muy pequeñito. Un corporativo mueve millones y millones de euros, y yo escasos miles. Pienso en mi hija de 10 años y pienso que es un mini-corporativo en potencia. Ella tiene una asignación semanal (paga) de 2 euros. Sin embargo, muchos días, Maitane, cuando salimos con la compra del Carrefour, me dice: “Aita, ¿me puedes dar un euro?” Se lo doy, y baja corriendo, se acerca a uno de estos chicos tan majos, con una sonrisa como un sol, nacida en algún sitio del África subsahariana, blanca y negra como el tizón, y se lo da. A veces me veo en su espejo y pienso cuán ruin soy, que no se lo doy yo. A veces es peor, porque en vez de uno me pide dos. Y yo le digo que no, “dos no”.

Pienso en alto y no me cabe la menor duda de que la fraternidad es eso. Lo que mi hija pequeña me enseña en el parking de Carrefour.

Voy a algún foro de responsabilidad social y se me parte el alma cuando, escondido entre corbatas y trajes, oigo hablar de buenismo.

A alguno de esos directivos relucientes de relucientes corporativos le pienso invitar un día de estos a que conozca a mi hija Maitane, y vea la cara que se me queda cuando veo el gesto con el que le dice al chico o la chica de sonrisa reluciente “es de parte de mi papá”.

elcafependientemon   Así lo vimos…

Esta entrada fue publicada en autores, esfera económica, esfera social, fraternidad, fuentes externas, Mikel, solidaridad, triformación social y etiquetada , por mikeloecorazon. Guarda enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s