Dejarme que cambie la palabra ReSponsabilidad por ReSpeto

respect

JUEVES 15 DE ENERO DE 2009 10:46, Diario Responsable, Mikel BILBAO GARAY

Si a mí me preguntan hoy de responsabilidad social, tengo un enfoque muy simple. La responsabilidad empieza en los fundamentos de nuestro día a día. En la educación de nuestros niños. En el ejemplo de todos nosotros. El ejemplo al recoger del suelo o tirar una simple colilla, el respeto en nuestras relaciones, el ejemplo de Gidor, un amigo de infancia, recogiendo con escasos 16 años troncos de la playa que tenían un clavo, doblándolo y dándose un paseo de 100 metros para “retirarlo” de donde podía hacer daño.

Miro hacia atrás y me acuerdo la primera vez que salí de España con unos amigos camino de la fiesta de la cerveza, en una parada en Ginebra, nuestro estupor al ver un lago y un paseo enorme limpio limpísimo, sin una sóla bolsa, un sólo papel, una colilla, sin una sóla papelera. Nos paramos en un parque. Una señora (yo diría una viejecita si no fuese porque mis abuelos me enseñaron en su día que los únicos viejos son los trapos) nos enseñó cómo se mantiene limpia una ciudad; se acercó al banco, y antes de sentarse recogió un papelito minúsculo. Otro ejemplo.

Al final, no podemos cuestionarnos sobre qué tan responsable es la empresa en la que trabajamos o de la sociedad en la que vivimos si no nos cuestionamos cómo nos comportamos nosotros con el medio ambiente y nuestras personas más próximas: el respeto en nuestras relaciones en el trabajo ¿Es el mismo nuestro respeto para con nuestros colegas, subordinados, jefes, proveedores y clientes? ¿Dónde queda nuestra ética personal al reir la gracia del jefe que se mofó de un compañero que según nuestro criterio apuntaba un aspecto relevante en una reunión de la empresa? La Responsablidad Social que entiendo como base de una responsabilidad Social de empresa, Corporativa o Empresarial, mucho mejor si incluimos la O de Organizacional, aplicable a empresas del IBEX35, y por qué no a fundaciones, a pequeñas empresas, o a micropymes, por qué no, empieza en nuestra Responsabilidad Social, en tu Responsabilidad, en mi Responsabilidad, por ejemplo con el medio ambiente, a la hora de comprar una impresora nueva porque se nos acabaron los cartuchos de tinta y hay una oferta maravillosa y superbarata que incluye dos cartuchos semivacíos y un cable de conexión que ya tenemos (viva el consumismo consumista). Definitivamente todo parece indicar que estamos viviendo una crisis de la validez del modelo en el que se asienta nuestro día a día, una crisis del esquema del consumo, del despilfarro y del cuanto más grande y más, mejor. Mis palabras son las de la responsabilidad en minúsculas. No sé por qué me acuerdo de los indios americanos, respetuosos como todo pueblo primitivo con los misterios de la vida, amantes de la naturaleza, de su ecosistema, de sus mayores. Os recomiendo googlesearch, manifiesto indio

“…No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar cómo se abren las hojas de los arboles en primavera o como aletean los insectos.Pero quizás tambien esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada.
noah
Deben enseñarles a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra esta enriquecida con las vidas de nuestros semejantes a fin de que sepan respetarla. Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a si mismos. Esto sabemos: la tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra. Esto sabemos. Todo va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo va enlazado”.

Si os soy sincero, creo que cambiaría la palabra responsabilidad por respeto. Respeto hacia abajo (nuestros subordinados) y hacia arriba (nuestros jefes o superiores), respecto hacia abajo (nuestra fuerza de trabajo, aportando los recursos necesarios para el correcto desempeño de sus funciones) y hacia arriba (el capital que promueve la empresa para la que trabajamos, haciendo un uso correcto de la impresora, su tinta y su papel, el teléfono e internet), respeto hacia abajo (el suelo en el que nos sustentamos) y hacia arriba (el aire que respiramos). Si fuésemos un poco más indios, creo que nos iría mejor.
noahmon respectmon Así lo vimos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s